Tristeza de la película Inside Out de Pixar
  • Querido diario

    La crisis de los 25 existe, doy fe

    Share on Facebook614Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    La crisis de los 40 es vox pópuli, llegas a la mitad de tu vida y te preguntas si eres la persona que tení­as planeado ser y si, en el mejor de los casos, tienes aún espacio para redirigir el rumbo. Sin embargo se habla muy poco de otro impasse que cada vez afecta a más jóvenes, provocándoles incertidumbre, ansiedad y en algunos casos hasta depresión. La crisis de los 25 no es como el ratoncito Pérez, existe y hay que darle visibilidad.

    Pese a que se lleva hablando de ella desde 2001 cada vez son más las personas entre 20 y 30 años que confiesan haber pasado esta crisis. Al mismo tiempo que muchas otras le restan importancia porque ¿Qué problemas podría tener alguien que tiene toda la vida por delante?

    Miedo a lo desconocido

    Ansiedad

    Según los psicólogos, la incertidumbre a no saber dónde estaremos al año que viene, qué estaremos haciendo o incluso con quién compartiremos nuestra vida son motivos suficientes para desencadenar ansiedad. Pensad que esta crisis afecta normalmente a jóvenes que acaban de terminar sus estudios, todo lo que han conocido ha sido el colegio, el instituto, la universidad y ahora deben salir de su zona de confort para enfrentarse a un mundo muy diferente del que les habían enseñado. Ni mejor, ni peor, simplemente diferente.

    Altas expectativas

    Ansiedad

    La crisis de los 25 no ataca sólo a recién graduados, tiene un alto espectro de jóvenes que podrí­an llevar años trabajando y un día se dan cuenta que no están haciendo lo que esperaban o que conseguir lo que se han propuesto les va a costar más de lo que están dispuestos a dar.

    Cumplir con las expectativas que nos propusimos con 15, 20 años o incluso hace 6 meses a veces es sencillamente imposible. La realidad cambia constantemente y aceptar la nuestra a veces requiere tiempo, esfuerzo y muchos días en los que repasar mentalmente nuestros pasos y las opciones que se nos presentan.

    Relaciones que se acaban

    Ansiedad y soledad

    Un cambio de ciclo tan importante trae consigo consecuencias y en muchas ocasiones éstas están ligadas a las personas que nos rodean. ¿La relación con tus mejores amigos ha cambiado? ¿Tu pareja parece no entender tus nuevos propósitos? ¿Te has distanciado de personas que hace unos años parecí­an indispensables en tu vida? Todo evoluciona y las relaciones humanas no son una excepción.

    Es muy triste decir adiós a alguien o sentir cómo vuestros caminos se separan porque habéis madurado de forma distinta y vuestros objetivos no son tan compatibles como hace unos años. Duele mucho y promete largas noches de lágrimas y hasta amargura por dentro porque ¿por qué no puede ser todo como antes? Serí­a tan sencillo.

    Si has leído esto y te has sentido identificada, tranquila. El primer paso para superar cualquier obstáculo es darnos cuenta de que existe y una vez enfocado el problema es más sencillo saber cómo afrontarlo e incluso pedir ayuda externa si lo necesitamos. Recuerda que para lo que el gusano parece el fin, para el mundo termina siendo una mariposa.

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Luz Mar Rebollo
    

    Login