luna miguel
  • Cultura

    El dedo de Luna Miguel que ofendió a Facebook

    Share on Facebook242Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Un dedo. Un dedo puede servir para señalar. Para pulsar. Para insultar. Y también para dar placer. No, no me refiero sólo al placer de rascar cuando pica. Hablo de la masturbación.  ¡Oh, sí! La masturbación femenina existe.

    Un par de generaciones más atrás, para hablar de “la regla” o “bragas” se decía  por lo bajo, en susurro y en la intimidad. Así que hablar de la masturbación y, encima, en las mujeres… “Eso, eso no se hace”, dirían.

    Pues bien, hoy día, un simple dedo también ha causado revuelo. Si bien el dedo da placer y también insulta es algo que, en principio, no va unido. Pero parece ser que el dibujo del dedo que ilustraba la portada del libro de Luna de Miguel ha ofendido a más de uno. A más de uno en Facebook, claro.

    MR03_VII_ElDedo

    ‘El dedo. Breves apuntes sobre la masturbación femenina’ es el nuevo libro de Luna de Miguel que recopila diversos artículos, entrevistas, relatos, etc. acerca de la masturbación femenina.

    Uno de sus amigos de Facebook denunció la publicación porque le parecía ofensiva y la red social decidió cerrar su cuenta.

    Pero, un momento. Recapitulemos. ¿Ofensiva? ¿Qué es lo que ofende? No se está hablando de pornografía. No hay ninguna imagen hiriente. ¿Qué ofende a estas alturas? A pesar de estar en el año en el que estamos, todavía se sigue con el tabú de la masturbación (masculina y femenina).

    Señores de Facebook, ¿no se supone que vuestra red social es un muro en el que compartir, en el que comentar con amigos? Si tus seguidores no están de acuerdo con tus opiniones, ¿no es más fácil que dejen de seguirte o te den su opinión?

    Pero claro, puede que para mentes muy puritanas hablar de algo natural y que no hace daño a nadie como es el autoplacer puede que sea “sucio”. Igual que para muchas mentes, ver amamantar a una madre es grotesco. Y, claro está, aquí también hay que hablar de Free the nipple.

    En redes sociales no comparto imágenes ofensivas, hirientes ni digo comentarios que puedan afectar. En primer lugar, porque no me gusta, porque no soy así y porque no creo que sea el lugar ni la forma. Puede que haya tenido comentarios que no hayan gustado a todos. Algunos me habrán dejado de seguir y otros me habrán dado su opinión. Pero ahora, puede que si mi palabra o mi frase resulta “sucia” o “inapropiada” para según qué mentes  decidan expulsarme de la red. ¿Seguimos con los temas tabú? ¿Quién dicta la moral en Facebook? ¿Si publico una fotografía artística alguien se puede ofender? ¿Si digo Fuckin me cierras la cuenta?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mireia Clavero

    De pequeña quería ser trapecista. Ahora me lanzo al vacío contando historias. De vocación, cuentista. De corazón, teatrera. Me gusta lo rarito, lo hortera y los chistes malos.

    

    Login