libros de papel
  • Cultura

    Larga vida a los libros de papel

    Share on Facebook351Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hace cinco años se anunciaba que el papel como formato de lectura moriría, ¡¿qué puñetas  le pasa al mundo?!! Chillábamos todos a merced del pánico. Pero el apocalipsis digital nunca llegó, mientras que los analistas predijeron que una vez que los libros electrónicos salieran podrían superar a la impresión en 2015, las ventas digitales en lugar de aumentar han disminuido drásticamente según The New York Times.

    ¡¡¡Bien por nosotros!!! Gritamos mientras nos secamos el sudor frío que lleva años bajándonos por la sien.

    Amo los libros. Creo que cualquier lector que se precie ha soñado con tener su propia biblioteca en casa, en la que contemos con la comodidad de una buena butaca donde acomodarnos, disfrutar de la lectura y dejar volar nuestra imaginación.

    Tenga-una-biblioteca-en-casa

     “El papel no está muriendo y, sobre todo,  el digital no es una amenaza, sino que veremos como aprenden a convivir. Se crearán dos tipos de lectores diferentes o existirán géneros que funcionarán mejor en un formato y otros en el otro”, nos explica Álex Fernández, de 24Symbols.

    Está claro que hoy en día las nuevas generaciones se saben desenvolver de manera más efectiva ante todo lo que nosotros tuvimos que aprender con mayor dificultad. Los e-books consiguen llamar la atención de los más pequeños por la dinámica de su lectura, mucho menos sobria que la que los mayores preferimos. Entonces podríamos decir que no está mal para entretener a nuestros sobrinos pillarnos un cuento en el que puedan interactuar ellos también, sin embargo la mayoría de los adultos seguimos prefiriendo el papel al pixel. Si miramos atrás veremos como el vídeo no mató a la radio, ni el cine y la televisión al teatro. Se trata entonces de piezas tan únicas y carismáticas que jamás lograrán ser sustituidas.

    0e5ab9373252fcc2c1b37dccd5e4ceff

    “La gente hablaba de la desaparición de los libros físicos como si fuera sólo una cuestión de tiempo, pero incluso 50 a 100 años a partir de ahora, la impresión será una gran parte de nuestro negocio”, dijo Markus Dohle, el director ejecutivo de Penguin Random House , que tiene cerca de 250 sellos editoriales a nivel mundial.Los libros impresos representan más del 70 por ciento de las ventas de la compañía en los Estados Unidos.

    Todo indica que quedan libros de papel por mucho tiempo.

    Los libros consiguen definirnos, hay lectores a los que les gusta tener el libro impoluto, otros suelen doblar las esquinas de las páginas donde aparezca cualquier cosa que le resulte interesante, algunos leen con lápiz en mano y garabatean alrededor de palabras o subrayan frases dignas de recordar. Hay libros que tienen manchas de café en ellos, símbolo de que nos acompañan desde buena mañana. Otros tienen pequeñas gotas ya secas de lágrimas que cayeron sobre él, signo de que también están en nuestras horas bajas. Cada libro tiene una historia detrás, y eso es lo que lo hace especial. ¿Cómo podría un e-book intentar igualar tan siquiera esas sensaciones?.

    4d37473ba3ed098fc5c054aedafc3898

    Y es que tengo más que claro que los bibliófilos podríamos pedirle matrimonio a los libros sin miedo al tiempo, sabemos a ciencia cierta que nunca los cambiaremos. Amamos el olor a nuevo que desprenden sus hojas, el peso que sentimos cuando lo llevamos sujeto del brazo contra nuestro cuerpo, y el alivio de poder tenerlo siempre a mano cuando finalmente lo colocamos en la estantería. Quizás sea la próxima generación la que adorará leer los libros en sus teléfonos o tablets, pero esta, a la que estoy orgullosa de pertenecer les aseguro que no.

    Larga vida a los libros de papel.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Liza Peter

    Estudiante de periodismo y esperanzada futura escritora. Domadora de gatos a tiempo parcial, escribo para comprobar que no soy la única que pensaba que la vida sería otra cosa. Escorpiona de pies a cabeza, me encanta viajar, adoro leer y disfruto viviendo.

    • Berta Medina

      No hay que negar que los e-Books facilitan la vida pero yo siempre preferiré el olorcito a papel de los libros impresos aunque LO IMPORTANTE ES LEER en el formato que sea….

    • Joelle

      Yo era de esa misma opinión de “Oh el olor a libro nuevo, oh el sonidito de pasar las páginas, oh que romántico tó” hasta que me regalaron mi BIENAMADO Kindle. Se acabó para mí el descoyuntarme el hombro cargando libracos en el bolso o el sufrir porque la novela que quiero leer no está en la biblioteca y yo soy pobre.
      Sigo prefiriendo un libro en papel pero, si de verdad eres una persona lectora, no le haces asco a un Kindle (o sucedáneo). Tienes un mundo de novelas al alcance de tu mano. Fácil, rápido y barato. Larga vida a los libros de papel, pero larga vida también a los e-books.

    • http://tierrasdeerethia.blogspot.com.es/ Aradlith

      Al final a mucha gente le pasa lo mismo: les señalan la luna y se quedan mirando el dedo. Que sí, que puede ser estupendo el camino que puede recorrer un libro en papel… pero lo importante siempre es, y será, la historia.
      Personalmente considero que se ha santificado demasiado el soporte físico, que se imprimen demasiados libros, libros que puede que no merezcan la pena o que sean simplemente un boom del verano que acaben convirtiéndose en basura en unos meses… Esos libros, lo siento mucho, pero considero un crimen imprimirlos en papel.
      Por otro lado, tengo la teoría (o más bien esperanza) de que el libro permanezca como soporte más de colección, con ediciones mucho más cuidadas, para que los lectores podamos seleccionar los libros que más nos gusten y que queramos conservar en cualquier momento.
      Sea lo que sea, no entiendo ese odio al formato electrónico: es más cómodo en viajes, te da privacidad en las lecturas, y es una forma algo más sostenible de leer (ah, y no cogen hongos, ni enfermedades, ni bichos).
      El oler un libro se puede hacer en un momento puntual, y subrayar y escribir se puede hacer en los dos formatos. Aparte hay e-readers que emiten una luz sutil que no daña la vista y que permite leer en condiciones de mala luminosidad. No se, supongo que decantarse por uno u otro depende del momento, y que cerrarle las puertas a una de las bandas es… bueno, cerrar puertas.

    • Nerea Gonzalez Lopez

      Pienso que como un buen libro (que pese y ocupe espacio) no hay nada, pero, claro, a falta del dinero para comprarme la cantidad de libros que soy capaz de leerme, tengo un Reader. Aunque, claro está, siempre que tengo posibilidad me compro esos libros que tanto adoro (véase Harry Potter o Hush Hush) para colocarlos en mi pequeña biblioteca personal <3.

    

    Login