8a
  • Cultura

    5 películas de amor poco convencional

    Share on Facebook1,721Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Chica poco agraciada conoce a chico guapo, se enamoran, se compran perro, se casan. Joven obsesionada con el matrimonio no encuentra quien la quiera; aparece el príncipe azul, eligen vestido, se casan. Patito feo que consigue convertirse en cisne, se cruza con el amor de su vida en una cafetería, se sonríen, se casan.

    A todas (y todos, me niego a pensar lo contrario) nos gusta una peli con buenas dosis de azúcar de vez en cuando. Una de esas en las que el ‘The end’ viene acompañado de unas alegres campanadas de boda y las que en fondo son las culpables de que alguna siga creyendo en sapos y princesas.

    Pero el amor que una servidora disfruta en el cine es el complicado, el que duele, el que te araña el corazón mientras disfrutas de la peli y te deja pensando una vez se acaba. Aquí 5 de mis favoritas del mundo mundial.

    The Dreamers, 2003

    Los Soñadores de Bertolucci son mis mejores amigos imaginarios desde que la vi por primera vez allá por el 2004. Supongo que visionarla for the first time con 20 años recién cumplidos influyó en mi forma de obsesionarme con la peculiar historia de amor de este trío ambientada en París del 68.

    tumblr_nk5h0leUfb1uniimqo1_500

    Olvídate de las convenciones sociales, Theo, Mathew e Isabelle viven el amor y el sexo de una forma pura, caprichosa e intensa (sí, son unos pedantes que abogan por la revolución pero viven de los cheques de sus padres y beben vino del caro). Dos hermanos parisinos acogen en su casa a un estudiante estadounidense y surge entre ellos una química que traspasa la pantalla.

    Soñadores es una declaración de amor al séptimo arte. Referencias y extractos de películas de la Nouvelle Vague se entremezclan con la realidad de los protagonistas que a su vez imitan fragmentos de grandes clásicos en un juego constante que pondrá en ridículo a quien no sepa de qué se trata. Me consta que varias escenas de la película están rodadas a una sola toma. La naturalidad y la química entre los protagonistas era tal que Bertolucci optó por dejarles hacer y deshacer a su antojo, fijándose en detalles y planos mágicos, olvidándose a ratitos de la verdadera historia del guión.

    Mención especial a la banda sonora y a un Michael Pitt del que me obsesioné hasta el punto de traerle a España con su grupo. Pero eso es otra historia…

    Hedwig and the angry inch, 2001

    Otra vez Michael Pitt, como no, aunque esta vez el rubio no es el protagonista. El auténtico prota es Hedwig (John Cameron Mitchell, además guionista y director), un transexual nacido en Berlín oriental que consigue alcanzar la libertad y casarse con un soldado americano (del que se divorciará poco después). Sin embargo, hay algo en su operación de cambio de sexo que no salió del todo bien y que le deja a Hedwig una ‘pulgada irritada’ de carne que acaba por dar nombre al grupo de rock que decide montar una vez se muda a Estados Unidos: ‘The angry inch’.

    La cantante conoce entonces a Tommy Gnosis (ahora sí, Michael Pitt), un joven junto al que escribe algunas de sus mejores canciones y que le baila el agua hasta que decide abandonarla. Lo que Hedwig no espera es que su hasta ahora amante consiga convertirse en una gran estrella del rock utilizando las canciones que habían compuesto juntos.

    Un drama inclasificable con una banda sonora que deja huella y una profundidad inesperada. No todo son pelucas y maquillaje. Hay mucho de sentimientos, superación y del verbo amar en todas sus formas.

    La película fue originalmente un musical que en su día pasó por los teatros americanos sin pena ni gloria, probablemente porque la temática en el año 2001 no estaba tan asentada como puede estarlo actualmente.  Se reestrenó en Broadway recientemente y esta vez sí, fue todo un éxito. El papel de Hedwig fue interpretado por el mismísimo Neil Patrick Harris, aunque actualmente en cartel aparece el propio John Cameron Mitchel. Un genio adelantado a su tiempo, no lo dudéis.

    Like Crazy, 2011

    Supongo que a todos nos llegan más las pelis con las que nos sentimos identificados y lo de las relaciones a distancia (a muuuuuuuucha distancia) es algo que muy a mi pesar, me tocó de lleno en su día. ‘Like Crazy’ cuenta la historia de Anna y Jacob, una británica y un estadounidense que se enamoran a lo loco durante la estancia de ella en América. El visado de Anna finaliza y tiene que volver a su país, iniciando así una relación separada por medio mundo y que refleja de manera impecable el esfuerzo parejil que esto implica.

    tumblr_myof3wrE8j1rjxbmho1_500

    La cuenta atrás de los días que faltan para verse. Las tremendísimas despedidas sin saber la próxima fecha de encuentro. Los maravillosos reencuentros. Mantener el equilibrio a miles de kilómetros de distancia, la intención de permanecer unidos pase lo que pase. Los 15 primeros minutos de la película me atravesaron. Tanto, que le di a ‘pause’, entré en Amazon, me la compré, y entonces ya pude seguir viéndola tranquila. El tema está tratado con una sorprendente delicadeza y dosis elevadísimas de realidad. Obvia decir que me pasé los 89 minutos de película llorando a moco tendido y que jamás pensé que un film pudiera retratar tan bien esa sensación que se le queda a uno cuando tiene que separarse de lo que más quiere. Sin un brazo, así sentía yo que me quedaba. Si te atreves, no te olvides los kleenex.

    Eternal Sunshine of the spotless mind, 2004

    Uno de los guiones (a mi parecer) más originales de la historia del cine. Una peli de ciencia ficción que relata sin embargo un amor real como la vida misma. ¿Qué harías tú si te enteras de que tu ex pareja ha acudido a un médico especialista en eliminar recuerdos? Joel (Jim Carrey) lo tuvo claro y decidió someterse él también a este lavado de cerebro que elimina de tu mente todo lo relacionado con esa persona a la que ya no quieres.

    gQOcv

    ¿Nos hace olvidar realmente libres? ¿Si eliminan por completo nuestros recuerdos no hará eso que volvamos a cometer los mismos errores? Causalidad frente a casualidad, ‘Olvídate de mi’ es una historia de siempre contada como nunca. Cada uno hará su propia lectura sobre la película, la mía ha variado a lo largo de los años según he vuelto a verla, pero hay algo que se mantiene: lo importante en las relaciones es el ‘mientras’. No podemos obsesionarnos con el final, aún a sabiendas de que llegará tarde o temprano, porque eso nos impedirá disfrutar del día a día. Si no la has visto, estás tardando.

    La femme de acote, 1981

    Mathilde y Bernard se conocieron hace más de 7 años y vivieron un apasionado romance que no terminó bien. Ahora están casados y viven una vida tranquila, pero el destino les tiene preparado un nuevo reencuentro ya que se convierten irremediablemente en vecinos en una pequeña localidad francesa.

    Una historia de amores que el tiempo parece interrumpir, pero que siempre vuelven a atormentar nuestros corazones, a desequilibrar nuestras vidas, siendo estos imposibles en una sociedad, y por tanto, en un círculo hermética. Pero también habla del odio que implica el propio amor, de cómo los corazones humanos viven en continua contradicción. Dos vidas atrapadas en el amor, del cual no podrán escapar aunque lo intenten por todos los medios – Dreamers.com

     Eso es ‘La mujer de al lado’. El reflejo del abismo sentimental al que se someten dos personas que se aman de forma tan intensa que resulta autodestructiva. Un ‘ni contigo ni sin ti’ elevado a la máxima potencia y que Truffaut supo tratar a la perfección.

    femme-d-a-cote-1981-06-g

    ‘Tienes que ver esta peli, somos nosotros en versión gore’, me dijeron a mi en su momento. ¿Quién no ha tenido en su vida un amor que se sabe dañino pero que regresa, una y otra vez?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Elena Devesa

    Periodista del 84. Coleccionista de todo aquello digno de coleccionar. Felizmente rodeada de música, moda y libros, muchos libros. Adicta a la actualidad y experta en adelantarse a los acontecimientos.

    

    Login