Descarga NO CONTROLES seccion oficial
  • Cultura

    9 películas para una tarde de bajona

    Share on Facebook111Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    La bajona no perdona. Eso lo sabemos todos. Cuando menos te la esperas se presenta y arrasa con todo, la hija de puta. A mí, al menos, me deja apática perdida rollo “es que no me apetece nada” (tanto, que a mí hay veces que no me apetece ni comer helado de la bajona tan grande que tengo). Catastrófico.

    Cuando yo la veo venir, porque después de tantas bajonas una ya aprende, suelo tirar de uno de mis recursos favoritos para convivir con ella (porque si algo he aprendido también es que es muy difícil luchar con ella, suele ganar. Es mejor dejarla hacer y luego que se vaya cuando quiera). Al primer síntoma de la bajona… ¡cuevita y peli! ¿Que qué es la cuevita? Pues chica, que cuando yo me encuentro triste, por lo que sea, me apetece estar a oscuras. Aunque sean las tres de la tarde: bajo la persiana todo lo que se pueda, me pongo mi pijama y me enrosco en una mantita (por eso siempre llevo peor las bajonas en verano, porque no puedo enroscarme en nada y me encuentro desprotegida).

    Y me pongo una peli. Generalmente, las pelis siempre funcionan cuando estoy en la mierda. Bien sea porque me divierten, me hacen reír, y me olvido durante un par de horas lo terrible que me parece mi vida ahora mismo, o bien porque me evadan por completo de mis problemas (reales o inventados por mi cabeza) contándome alguna historia tan loca que consiga desprenderme de mi mundo real en el que estoy viviendo una auténtica tarde de bajona. Y luego tengo el plan C: el más arriesgado. Pocas veces recurro a él pero alguna vez he tenido que hacerlo. El plan C consiste en elegir una peli tan dramón que te haga escurrir hasta la última lágrima que te queda. Y después de una buena panzá a llorar, como nueva.

    Quiero compartir con vosotras una pequeña selección de esas películas que me han ayudado cuando me he sentido muy abajo. Os propongo los tres planes, está en vosotros elegir qué tipo de arma elegís para mantener a raya la tristeza pasajera.

    Plan A: unas buenas risas

    Es un poco de lógica aplastante que la pena negra debería mitigarse con una buena dosis de carcajadas. Por eso suelo recurrir a comedias cuando me da la bajona. Aunque no me vale cualquier comedia: la necesito desternillante. (Por cierto, me encanta que me haya salido un trío tan patrio, porque me encanta el cine español)

    Sexy Killer

    2-sexy-killer-e1449547589799

    Vale que es un poco sangrienta y asquerosita y si no os molan las tripas mejor ni lo intentéis, pero os juro que yo me meo de la risa con el personaje protagonista. Y ya la habré visto diez veces, pero sigo meando igual.

    El mundo es nuestro

    el-mundo-es-nuestro-01

    ME A DA. Lo que me puedo reír con esta película no es ni medio normal. ‘El Cabesa’ y ‘El Culebra’ consiguen hacerme reír a carcajadas con un tipo de humor (el de los tópicos sevillanos) que a mí, así de primeras, no me llama nada.

    No controles

    no_controles_1

    Dos palabras: Juan-Car-Li-tros. No azafata que os dé más razones para que veáis esta película. (Bueno sí, que Unax Ugalde siempre ha sido tan mono… y pasan los años y sigue siendo mono).

    Plan B: algo tan jevy que te distraiga

    Muchas veces la bajona suele tener menos sustancia que el agua del grifo, es decir, que prácticamente somos nosotras solitas las que nos la creamos porque nos entra el miedito ante algo gordo que se venga o porque nos ha dado por el autosabotaje o movidas de esas. Y quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Por eso yo a veces recurro a esas pelis que te cuentan movidas tan chungas que sin querer te obligan a relativizar tus dramas del primer mundo.

    Funny Games

    1-s

    ¡Alerta! Peli MUY fuerte. Es de lo más violento que he visto yo nunca, pero mira, aún así, es una película que me encanta. De lo más perturbadora y de lo más… rarito que podrás encontrar en la historia del cine. ¡Eso sí! Si te animas a darle una oportunidad, ten cuidado porque hay dos versiones: la estadounidense y la austriaca. Yo soy más de la austriaca.

    Musarañas

    MG_3282

    Pues mira, sí. Me habéis pillado. Me encanta Macarena Gómez haciendo de loca. Bien sea de loca de morirte de la risa o de loca de cagarte la pata abajo. En Musarañas interpreta a una mujer que tiene fobia a salir de su casa y la acaba liando tan gorda que habría que contratarla en Weloversize.

    ¿Qué fue de Baby Jane?

    Que-fue-de-Baby-Jane-002

    Ahora que se ha vuelto a poner de moda esta peli gracias a la (magnífica, por cierto) serie de televisión Feud, no perdáis la oportunidad de echarle un vistazo a esta peli, estéis o no estéis con bajona. Pero si estáis llora que llora por los rincones, tenedla en cuenta, porque vais a ver algo tan fuertecito que, como mínimo, vais a dejar de berrear para no perder detalle de semejante peliculón.

     

    Plan C: bien de llorera

    Repito que no me gusta tener que recurrir al dramón que me deja muerta en vida, pero a veces situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. Eso sí, no me conformo con una peli de echar la lagrimita al final cuando muere la madre, no, quiero una que me destroce bien, a ver si así espabilo.

    Alabama Monroe

    Alabama-Monroe-pelicula-2014-002

    Terrible. Apocalíptica. Niña enferma. No os digo más.

    El olivo

    olivo1

    Terrible. Apocalíptica. Una joven española se aferra a algo inalcanzable. Y además su abuelo está enfermo.

    Historia de una pasión

    historia-de-una-pasion

    Terrible. Apocalíptica. Una mujer escritora se encierra en sí misma y en toda la amargura que conlleva ser una persona tan sensible y asistes a cómo la pobre señora se va apagando poco a poco.

    ¿Vosotras tenéis alguna otra peli de cabecera para cuando se os presenta la bajona?

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Perradesatan

    Soy gorda por parte de padre, de madre, de abuela materna y de abuela paterna. Ha habido cocidos completos que me han hecho más feliz que muchas personas. Autora de "Perra de Satán, kilo arriba, kilo abajo", novela en la que cuento mi relación de amor con la tarta de tres chocolates.

    

    Login