maxresdefault
  • Cultura

    La tontería del día: Josemi, las gordas y los jeans

    Share on Facebook154Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    En primer lugar tengo que reconocer que siento adoración por Josemi Rodríguez Sieiro, en parte porque es de Vigo y en parte porque es como un personaje de una novela decimonónica. La señora que llevo dentro estaría encantada de ir con el a merendar sandwichitos de pepino (que es lo que merienda la gente fina) al Ritz mientras comentamos los últimos cotilleos de la “biutiful pipol” de nuestro país. Sus crónicas sociales me fascinan y suelo estar de acuerdo con algunos de sus tips protocolarios pero el pobre se está quedando muy antiguo.

    Este señor tiene una sección en el programa “Más de Uno” de OndaCero, “Consultorio de buenas maneras” se llama, un resquicio de los tiempos pasados en los que la gente pudiente se tuneaba para ir a jugar al bridge. En realidad parece un Celebrities de Muchachada Nui (¡Nui!) en bucle, os prometo que yo me muero de la risa. La realidad siempre supera a la ficción. Pero, querido Josemi, tus últimas declaraciones me han ofendido mucho y llevo desde entonces llorando acurrucada en una esquina (¡NO!). Aquí podéis escuchar el programa en cuestión.

    ¿Cómo que una gorda (o un gordo) no puede llevar vaqueros? ¿Qué es eso de que parecen pantalones de Mahón? ¿Quién carallo utiliza esa expresión hoy en día? Soy plenamente consicente de que te has quedado anclado en el siglo pasado, cuando los jeans no eran una tendencia constante y tal, pero, amigo mío, soy una albóndiga y los pantalones vaqueros me quedan chachi y me hacen culazo. Ahora yo podría contraatacar con una verdad como un templo: no tienes edad para andar con esos pelos por la vida y el tema de los “ciertopelos” esos que tanto te gustan están muy demodé. Jode ¿eh? Perdón, espero que disculpes mi grosería… Fastidia ¿eh? Pues déjanos en paz, que las gordas podemos ponernos lo que nos pete, guapis.

    mom-jeans-outfits

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Beatriz Romero

    Politóloga y divina. Defensora a ultranza de la cultura popular y del pecho grande y natural. Sufro de la terrible enfermedad de lo cuquis pero intento llevarlo con dignidad.

    

    Login