padres forzosos serie
  • Cultura

    Las 7 series de tu infancia que tus hijos también deberían ver

    Share on Facebook1,101Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hay gente que dice que las series están de moda, pero la realidad es que yo las llevo consumiendo toda la vida. La diferencia es que ahora lo hago pegada al ordenador y más bien por las noches, mientras que antes era algo de veranos por la mañana enganchada a la televisión o ratitos de fin de semana. Las series de los 90 forman parte de nuestra cultura y tanto es así que algunas de ellas están volviendo a la pequeña pantalla en forma de spin offs.

    Ya os hablé de las pelis de mi infancia que deberían ver también vuestros pequeñuelos. Pues bien, es el turno de las series.

    1. Full House (Padres Forzosos en castellano)

    Si digo obsesión probablemente digo poco. Sin capítulo de Padres Forzosos en Canal +, en mi casa no cenaba ni el tato. Fue de las pocas series que llevé al día siendo tan pequeña y os juro que escuchaba la melodía de la sintonía inicial y me ponía nerviosita…

    Aunque mi personaje favorito siempre fue DJ (por aquello de ser la mayor y la que ya ligaba con chicos y cosas chachis), Padres Forzosos dio pie a mi posterior amor por las Olsen. Recuerdo el día que me dijeron que no era una sola actriz la que hacía de Michelle, sino dos, y fue algo así como enterarte de que los Reyes son los padres. En realidad todos los personajes son bastante adorables y los capítulos tienen una moraleja cuqui, familiar y amistosa. Entrañable, atemporal (excepto por los tremendos outfits de la época) y perfecta para disfrutar en familia hasta con niños muy pequeños.

    Como ya os he contado mil veces, soy muy de coleccionar cosas y me gusta tener en formato físico todas mis pelis y series favoritas. Llevo años buscando la caja con todas las temporadas de Full House pero es misión imposible. Por ahora solo  venden los DVDs de formato estadounidense y no quieren darme por el palo. Me conformo mientras tanto con tenerla bajada enterita y vérmela de lustro en lustro. A día de hoy me provoca la misma ternura que antes y es que tan solo ha cambiado una cosa… antes todas queríamos tener un tío Jesse, tan cuqui el tío Jesse. Mientras que ahora solo puedes pensar en darle un repaso a ese John Stamos con pinta de empotrador. Cosas de la edad…

    Actualización: Netflix ha escuchado mis plegarias y anuncia spin off de Padres Forzosos con DJ y su amiga Kimmy como protagonistas.

    2. Boy Meets World (Yo y el mundo)

    Mi segunda favorita de la que ya os hablé cuando comentamos que los frikis suelen acabar con la prota más guapa. Aunque Yo y el Mundo acaba con sus protagonistas en la Universidad, es una serie cuyos inicios van dirigidos a un público infantil. La serie se emitió de 1993 al 2000 por lo que se puede decir que crecí literalmente con Cory, Topanga y Shawn, sobre todo con Shawn <3 <3 <3 Muy en la línea de Padres Forzosos, Boy Meets World también hace reflexionar a los más jóvenes sobre los problemas del cole, con la familia o los amigos. El pobre Cory es el que suele equivocarse, pero de cada paso en falso aprende una valiosa lección, sobre todo gracias al genial Señor Feeny, el director del colegio y que será el consejero de toda la pandilla hasta el final de serie.

    giphy (2)

    Yo disfrutaba sobre todo con los amoríos, claro. Las idas y venidas de Cory y Topanga cuando todos sabíamos que acabarían juntos y sobre todo, las desventuras de Shawn, el guaperas que aún a día de hoy me hace perder un poco las bragas. Odié al personaje de Angela (su novia en las últimas temporadas) con todas mis fuerzas, pero no sirvió de mucho.

    "Once" - Los Angeles Opening Night  - Arrivals

    Ay mamasita, que el tiempo pase así para todos <3

     

    Una serie entretenida y divertida a pesar de lo predecible que ahora tiene su versión actual con ‘Girl meets World’. La nueva producción cuenta la vida de la hija de Cory y Topanga y que está protagonizada por los mismos actores, ahora ya más talluditos. Para frikis de la original (véase, como yo), esta nueva versión merece la pena por los cameos que están haciendo todos los actores. Te harán sentir viejo, pero merece la pena.

     

    3. Punky Brewster

    Aunque la serie dejó de grabarse en 1988, en Antena 3 la repusieron sin respiro hasta más allá de 1994. No recuerdo mañana de sábado sin capítulos de Punky, it’s a fact. Soleil Moon Frye (que por cierto se redujo las tetas con 16 años para que dejaran de llamarla ‘Punky Boobster’ y para mi sentó precedentes) es la protagonista de este dramón convertido en entretenimiento infantil. En realidad, como casi todas las pelis de Disney, la historia empieza con una pobre huérfana que no tiene donde ir. La pequeña Punky se mete de okupa en un piso abandonado, se hace amiga del vecino y al final consigue que la adopten. Así, resumiendo rápido. Por supuesto el vecino es un viejo gruñón que al final resulta ser adorable. No os creáis que tengo una memoria prodigiosa, pero es que me he ido a Wikipedia a comprobar los datos y he corroborado lo que me temía. Incendios, úlceras, abandonos. Punky Brewster tiene poco de comedia y sin embargo yo la recuerdo con el mayor de los cariños. Me divertía mucho y me importaba cero que los capítulos fueran repetidos.

    humor,punky brewster,¡PLEBEYOS!,envejecer,soleil,serie,henry

    ¿Lo mejor de la serie? Los estilismos coloridos de Punky que ella misma se apañaba, el perro Brandon y la amiga pija (Margot) que se dirigía al resto llamándoles ‘plebeyos’. Una diva de la época. Ah! Y que sepáis que Henry (el abuelete), sigue vivo a la preciosa edad de 97 años.

    4. Celia

    Mis amigas dicen que si algún día me hago famosa sacarán a la luz un vídeo casero en el que versionábamos un capítulo de esta mítica serie. Yo, por supuesto, hacía de Celia, y mi hermana (que por aquel entonces llevaba gafas de culo de vaso y no tenía dientes) hacía de mi padre. Sé que estáis deseando verlo pero no caerá esa breva.

    La primera serie española de la lista está basada en los libros de Elena Fortún y cuenta las historias de una niña madrileña de buena familia en los años 30. Aunque tuvo bastante éxito, los problemas de financiación de TVE obligaron a cancelarla tras el sexto capítulo. Pero eh, a mi en seis episodios me dio tiempo a obsesionarme pero bien. Cuando miro mi armario lleno de vestidos con gasas, lazos, flores y volantes, me da por pensar que quizás mantengo el trauma infantil de querer ser Celia. Juzguen ustedes.

    celia6

     

    Hay que reconocer que la chiquilla tenía una imaginación de aúpa y yo me lo pasaba genial con las pajas mentales que se hacía. A pesar de ser Celia una niña bien de la Calle Serrano, a ella le gustaba juntarse con las sirvientas y liarla bien parda. Recuerdo especialmente el primer capítulo, en el que la protagonista le regala todos sus juguetes de los Reyes Magos a Solita, la hija del portero. O aquel otro en el que se va con su familia de vacaciones a Santander pero no hay manera de meterla en el agua ‘hoy no, mañana sí, pero hoy no!’. Lo recuerdo como si fuera ayer. Mención especial a la escena favorita de mis amigos Carol, Laura y José Tomás en la que un niño con peluca hace esta brillante aparición:

    Ojo al debate que se forma en los comentarios. Otro motivo más para pasar el amor a Celia de padres a hijos. Palabra de fan.

    5. Sabrina

    Las brujas nunca pasan de moda, y Sabrina menos. Melissa Joan Hart es la protagonista que vive con dos de sus tías. El día que cumple 16 años descubre que es bruja y que con sus poderes puede hacer un poco lo que le de la gana. A pesar de tener actores adolescentes, es una serie muy blanca y que gusta para todas las edades. Es probable que si la ves muy pequeño se te pasen cosas. Yo por ejemplo tardé en enterarme de que Salem (el gato de Sabrina), es en realidad un hombre al que castigaron convirtiéndole en minino por querer conquistar el mundo.

    SABRINA THE TEENAGE WITCH

    El uso indebido de la magia para situaciones en las que no debería utilizarla, le hace a Sabrina aprender en cada capítulo. Por ejemplo, si intenta cosas como enamorar a quien no está predestinado para hacerlo o dar talento a quien no lo tiene, cambiará la vida de los mortales de forma que empiecen a sucederse cosas terribles como consecuencia. Vamos, moralejas made in USA de las que tanto nos gustan.

    Yo como siempre, fan de los amoríos. Me encanta la escena en la que Sabrina huye de la iglesia a punto de casarse con Aaron para reencontrarse con el tontito de Harvey, su novio de toda la vida. Y como fact, que sepáis que la compañera de piso de la bruja en las últimas temporadas no es otra que… Punky Brewster!

    6. Dinosaurios

    Aunque al principio me daban un poco de miedo, pronto me acostumbré a esta familia de Dinosaurios que eran en realidad una parodia de la sociedad de los 90. Un poco como los Simpson pero en muñecos gigantes representados con características humanas aunque con la misma guasa. Mi perdición era y es el pequeño Peque Sinclair que se pasaba la vida dando por saco al padre y pegándole a sartenazo limpio. ¿Quién no recuerda aquello del ‘tú no, mami’?

    Lo veo ahora y me sigo partiendo. Influye en gran parte el genial doblaje que tuvimos en España y que lo hacía todavía más divertido. Estoy seguro que los más pequeños de la casa se partirán de risa con esta peculiar familia de dinosaurios.

    7. Farmacia de Guardia

    Reímos, lloramos, y sobre todo, nos acostamos tarde con Farmacia de Guardia. Es hasta el día de hoy la serie más vista de la historia de la televisión española con más de un 48% de cuota de pantalla y fue la primera producción propia de Antena 3 allá por 1991. Me apuesto a que no hay ni un solo español que no la recuerde con cariño. Los desencuentros de Adolfo y Lourdes, la novia de Quique que se queda enganchada a su aparato dental cuando se besan, Guille y los inolvidables Piña y Marmota. La adorable Pili y los míticos policías de ‘para adentro, Romerales!’.

    farmacia--647x231

    Jueves tras jueves, toda la familia entera pegada a la televisión. Farmacia de Guardia fue la primera gran serie familiar española cuya estela siguió un poco más adelante Médico de Familia. Mitad drama, mitad comedia pero aptas para todos los públicos y que de paso que ves con tus peques, a ti te removerán un poquito el corazón. Mejor que la mierda que suele haber ahora en la tele… ¡eso seguro!

    Pd: Antes de que empecéis a decir las 473 series que me he olvidado en mi lista, comentar que esta es mi selección personal. Que yo nací en 1984 y por lo tanto los que más identificados se sentirán serán los de mi quinta. Todo lo que aportéis sobre vuestras favoritas, ¡bienvenido será!

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Elena Devesa

    Periodista del 84. Coleccionista de todo aquello digno de coleccionar. Felizmente rodeada de música, moda y libros, muchos libros. Adicta a la actualidad y experta en adelantarse a los acontecimientos.

    

    Login