Collage_Fotor
  • Cultura

    ¡Paren las rotativas, Taylor Lautner tiene papada!

    Share on Facebook761Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Una noticia de última hora está causando histeria en las redes sociales, una foto de Taylor Lautner con papada y “varios kilos de más” está circulando por los teléfonos de todas las fans de Crepúsculo que, consternadas, se preguntan cómo es posible que su tableta de chocolate haya desaparecido de la noche a la mañana.

    Titulares como «La transformación de Taylor Lautner», «El cambio físico de Taylor Lautner: ¿Se ha descuidado el musculado hombre lobo?» o «El increíble aumento de peso de Taylor Lautner» despertaron mi curiosidad así que decidí buscar una foto del susodicho en la actualidad.

    TLM-06

    «Pues yo le veo igual», pensé, pero como olvidé forrar mis carpetas con fotos del actor sin camiseta tal vez no tenía la habilidad para descifrar sus abdominales a través de una sudadera. Quise dar un paso más allá así que busqué la entrevista que ha despertado la alarma social. Tras tragarme 9 minutos de humor británico he de decir que no he encontrado ningún atisbo de sobrepeso en el hombre lobo, como mucho alguna postura de esas que te sacan papada. La única diferencia que encontré entre el Taylor de 2010 y el actual es la barba, punto a su favor.

    Tras resolver mis dudas quise leer a fondo las noticias y me encontré con que para los medios, la única explicación posible del supuesto aumento de peso del señor Lautner es «una exigencia del guión». Le di un par de vueltas al proceso mediático y al fin lo he entendido, es sencillo. Primero debemos encontrar una foto del famoso en cuestión en la que salga “poco favorecido”, es decir, una foto con una pequeña característica que no encaje en los cánones apolíneos que rodean al físico. Después es fundamental encontrar un titular jugoso como por ejemplo “¿Qué te ha pasado, Lautner?” para que el drama que rodea a la apariencia llegue al corazón del lector. Posteriormente atribuiremos ese “defecto” a factores externos como que está rodando una película sobre un gordo gracioso, que sufre un problema con las drogas o que se comió a Caperucita, porque todos somos parte del movimiento curvy hasta que despedazamos a los famosos que engordan y echamos sus pedazos a los lectores anónimos de Internet. Finalmente hay que esperar a que la foto en cuestión se vuelva viral para hacer un recopilatorio de memes graciosos.

    Esta experiencia me ha hecho darme cuenta de una cosa, tu peso da igual porque siempre habrá personas dispuestas a criticarte sin tener ni idea. ¿Que llevas ropa holgada? Diagnóstico: obesidad mórbida. ¿Que tienes una salud de hierro pero has engordado varios kilos? A la hoguera por ballena. ¿Que te sale papada al agachar la cabeza? Puta foca. ¿Que en bañador se te marcan los michelines? Tápate, das asco. Al fin y al cabo todo el mundo tiene una opinión sobre tu cuerpo pero pocos la fundamentan porque en el siglo XXI el IMC, las fotos de celulitis y la talla del pantalón son la Biblia 2.0.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Marina Pinilla

    Escribo sobre psicología por amor al arte y a la ciencia, no necesariamente en ese orden. 🗨️ [email protected]

    

    Login