E.T-beso-niña-620x264
  • Cultura

    Películas infantiles con las que seguimos llorando

    Share on Facebook67Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Puede que sea porque me estoy haciendo mayor (o precisamente porque nunca he dejado de ser una niña), pero hay historias que conocí hace muchos años, en esa infancia lejana y cercana a la vez, que nunca se han marchado. Historias a las que siempre recurro, en las que muchas veces caigo y que cuando decido volver a vivir, no puedo dejar de emocionarme (y sí, echar una lagrimica de nuevo). Pueden ser libros, canciones y también películas. Es una lista grande y bonita pero aquí sólo van algunas de esas películas que nos siguen emocionando igual (o más) que cuando las conocimos en nuestra infancia.

    La historia interminable

    No lo puedo evitar. Esta película (y el libro. Y que sí, que la adaptación no tiene que ver con el libro) me emociona como el primer momento.

    Es superior a mí. Repito diálogos, tarareo la banda sonora y vivo la peli con mi Auryn colgado al cuello. Ahí estoy con el llanto como cuando era pequeña. No me avergüenza reconocer que en el reestreno de la película hace unos meses, con motivo de su aniversario, me eché unos lloros muy majos en el cine.

    #drama

    Y como siempre digo: “Artax, caballo cabezota” es una de las frases más demoledoras de la Historia del Cine (sobre todo si sabes lo que pasó durante el rodaje de esa escena… En fin).

    ¡Bastian! ¡Atreyu! No estáis solos. Nosotros también estamos viviendo vuestra aventura al otro lado.

    E.T., el extraterrestre

    Vamos a ver. Preparemos los kleenex. ¿Quién no se emociona con este peliculón? Nada más empezar tenemos al pobre E.T. que le han dejado/se ha perdido sus amigos con los que recogía muestras de plantas (siempre he dudado de si le habían hecho una broma sin gracia y le habían dejado aquí sufriendo o como castigo). La pobre criatura perdida por el monte con el señor del llavero en el cinturón venga a perseguirlo. Luego se nos hace amigo de Elliott y compañía. El drama está servido.

    pelicula-et-03

    No puedo evitar emocionarme la escena en que E.T., tumbado en el suelo pide ayuda a la madre de Elliot y le llama mamá (bueno, bueno… Piel de gallina y lágrima asomando ahora mismo). Desde ese momento, hasta el final de la despedida más triste de la infancia (pasando por el momento de la maceta con flores y de E.T. ultra pachucho y blanco cual miguelito de La Roda) es un no parar de llorar. Montaña rusa de emociones.

    Casper

    ¿Casper?, os preguntaréis. O puede que no y también hayáis sufrido (y sigáis haciéndolo) con esta historia que nos habla de la muerte. No sólo eso. Es una historia para niños que nos habla de la muerte de un niño. Que sí, que Casper es redondo, muy mono… Pero es el fantasma de un niño. Y la escena de la fiesta (Devon Sawa nos enamoró), sabemos que no durará, que tras el beso Casper seguirá siendo un fantasma mientras que Kat seguirá su propia vida…

    Y esa sensación la tenemos clavada a fuego.

    El Rey León

    No, Disney no puede faltar al hablar de películas que nos han hecho llorar en la infancia (Lo de Dumbo y su mamá me provocó un berrinche terrible cuando decidí verla por primera vez ya adulta…) y una de ellas es El Rey León.

    Pensemos en ese momento. Navidad de 1994. Una generación de niños estábamos en el cine cuando ocurrió… Pasó algo que nos marcaría para siempre… ¡La muerte de Mufasa! Así, sn avisarnos. Mirad niños: drama. Perdón, DRAMA con mayúsculas. Y las lágrimas y el trauma se gestaron. Y nos han acompañado hasta ahora. Este Hamlet felino nos tocó el corazón y seguirá haciéndolo.

     

    #DRAMÓN

    En busca del Valle Encantado

    Es cierto que tengo que volver a ver esta película. Pero a muchos de los que les rodean, está película marcó sus primeros años.

    El dulce Piecitos, mejor dicho, Piesito, se enfrenta a la pérdida, al miedo, hace amigos, se enfrenta a peligros y nos hace llorar en 69 minutos.

    Creo que tengo plan para un finde: manta, Piesito, pañuelos y a llorar.

    Mi chica

    Y uno de los megadramones de la infancia nos lo trajo Macauly Culkin: Mi chica.

    Antes de Solo en casa, lo conocimos y lloramos con su historia y la de Vada: dos niños, un verano y mucho drama.

    Si alguien no ha visto esta película (¿Alguien?) que se la ponga y se ponga el más triste primer beso.

     

    <3

    Estas son sólo algunas de las muchas películas… Seguiremos… Pero como bien nos dice el narrador de la historia de Bastian: Eso, es otra historia…

     

    Imagen destacada: E.T. – The Extra-Terrestrial – 1982, Amblin Entertainment

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mireia Clavero

    De pequeña quería ser trapecista. Ahora me lanzo al vacío contando historias. De vocación, cuentista. De corazón, teatrera. Me gusta lo rarito, lo hortera y los chistes malos.

    

    Login