Pilar_slide
  • Cultura

    Pilar o cuando una gorda se sincera en un reality

    Share on Facebook36Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Gordas del universo, pregunta seria: ¿no os pasa que cuando entra una gorda en un reality (o cualquier otro programa de televisión), empatizáis mogollón con ella? ¿Soy la única en la sala levantando timidamente la manita? Pues sí, a mi me pasa y no me escondo. Normalmente, superado el hype inicial ya regular (por eso de que soy una hater y suele caerme mal todo el mundo), pero de primeras siempre amor muy a tope.

    Las valientes que estéis siguiendo GH Revolution estaréis al día de todos los dramas de esta señora y sí, es muy pesada. Pero es que Pilar saltó un potro del demoño en directo, se pasó una semana muy nerviosa por un posible embarazo y se le escapó una mamella tirándose a la piscina. Así que da igual como haya terminado cayéndome, no hay hype que valga… es una fucking genia y punto pelota.

    giphy

    He leído por ahí muchas críticas a Pilar por hacerse la víctima con cuestiones relacionadas con su cuerpo y sobrepeso. Y qué queréis que os diga… sin ser yo mucho de montar dramita por esos temas, puedo llegar a entender la presión mental que supone que tu físico se interponga en una prueba semanal que puede afectar a la dieta de todos tus compañeros. Por no hablar de las intensidades de la juventud y de que dentro de la casa de Gran Hermano todo se magnifica (ya está, ya lo he dicho). Entiendo que te suene marciano si no lo has vivido, pero las inseguridades de una persona con un cuerpo no normativo expuesta a según qué cosas se manifiestan de formas extrañas.

    Yo sigo abrazándola mucho, por maruja que sea (que lo es). Encima el otro día tuvo una conversación intensita con una compañera de concurso en la que le contaba sus miserias, llamando a las cosas por su nombre y bien de honestidad (que si queréis ver el vídeo darle click a este link y a partir de 02:00:00, cuquis).

    Ha habido gente que me lo ha hecho pasar muy mal con mi cuerpo.

    (…)

    Yo, por ejemplo, hasta que encontré a mi novio, sí que me había liado con algún chico, pero nunca pensaba que me podría llegar a querer.

    (…)

    No se por qué yo hay veces que me miraba al espejo, te lo juro que me parecía que era horrorosa.

    (…)

    No es que yo lo piense, es que me han hecho llegar a pensar que yo no podría tener a alguien que realmente me quiera y eso duele.

    Te entiendo tanto, Pilar.

    Sé que a más de una (y de dos) estas palabras le suenan mucho, probablemente las hayan escrito en su diario siendo adolescente. También es muy posible que, aunque hayan pasado los años, estas palabras aparezcan por las cabezas más veces de las deseadas. Y sí, por mucho que lo importante sea quererse a una misma, es terrible pensar que nadie te va a querer (y es todavía peor sentirte juzgada por querer sentirte deseada).

    Sé que, quien más y quien menos, todo el mundo tiene sus malas experiencias y sus cosas, pero no puedo evitar sensibilizarme mucho con lo que me ha tocado vivir. Me da mucha pena ver que estos patrones de frustración se repiten una y otra vez. Pero Pilar no está sola y, aunque el proceso no será sencillo, esto nos tiene dar fuerzas para seguir luchando por construir un mundo diferente.

    giphy (1)

    Estaréis de acuerdo conmigo con que todas somos un poco Pilar, ¿no?

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Beatriz Romero

    Politóloga y divina. Defensora a ultranza de la cultura popular y del pecho grande y natural. Sufro de la terrible enfermedad de lo cuquis pero intento llevarlo con dignidad.

    

    Login