chicosdelosflyers
  • Cultura

    Sonrían al chico de los flyers

    Share on Facebook375Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hace un par de años o tres o seis o diez, un chico a la salida del metro me dio una publicidad de algo que no me interesaba una mierda. Sonreí y guardé el flyer, sabiendo que iba a seguir sin interesarme su publicidad ni lo más mínimo. En el primer contenedor (de papel, por supuesto) que encontré, lo tiré.

    Hoy estoy seguro de que al chico de los flyers le dio todo igual menos la sonrisa.

    Estoy seguro porque hace un par de meses (ni tres ni seis ni diez), que yo mismo fui el chico a la salida del metro, el que importaba una mierda a la gente con prisa y al que le cambiaban la mañana un par de sonrisas.

    Por aquel entonces, participaba en un concurso de escritura online, al cual por cierto os recomiendo echar un ojo o incluso que os animéis a participar en siguientes ediciones (www.theedgarallanpoets.com). Había conseguido llegar a la final y nuestro reto era, esta vez, crear un vídeo. Siempre busco la inspiración en lo que tengo más a mano, a los pocos segundos de recibir el reto, tuve clarísimo de qué quería hablar.

    En las semanas que llevaba en la calle me había acostumbrado al rechazo como respuesta habitual, y llegó a sorprenderme que la gente dijese de vez en cuando “gracias”; es más, cuando alguien de una forma amable, recogía de mi mano el papel que le estaba ofreciendo y además me miraba a los ojos, era yo el que me sorprendía a mi mismo diciéndolo de manera inevitable.

    Igual de inevitable era dejar de pensar en si realmente somos quién para mirar tan mal a los demás, para juzgarnos y categorizarnos unos a otros teniendo sólo en cuenta lo que somos -o parece que somos- de una forma hipersuperficial. No podía dejar de preguntarme si lo que nos define son nuestros sueños cumplidos, o los que están por cumplir.

    Porque señoras y señores de gris, igual esto les suena a cosa loca, pero atentos al dato, que lo traigo de primera mano: ningún chico de los flyers quiere ser chico de los flyers.

    Ni eso, ni dar pena a nadie. Y si no quieren el flyer, bastará con un “No, gracias”.

    Reuní todas mis preguntas y rodé este vídeo-poema en forma de respuesta:

    Ha pasado ya un tiempo de esto, y varias veces me habéis dicho cosas como: “hoy me han dado un flyer por la calle, me he acordado de tu corto y le he sonreído al chico. Creo que se ha puesto súper contento“. Y entonces yo sonrío más, porque creo que podía estar en lo cierto cuando escribí que son las cosas pequeñas las que cambiarán el mundo.

    Me vine a Madrid porque estaba harto de soñar en voz baja, porque me habían dicho que de Madrid al cielo y todas esas cosas y porque creía tener muchas historias que contar. ¡Y qué cojones! Creía y creo, las tenía… y las tengo. Y me he dado cuenta de una cosa: la gente se apiada de los valientes mientras estamos en el camino. Luego, cuando cumplamos nuestros sueños -porque los cumpliremos-, dirán que tuvimos suerte.

     

    Así que aflójense las corbatas y sonrían muy fuerte a los chicos de los flyers. A ustedes no les cuesta nada y… como mínimo, recibirán otra sonrisa a cambio.

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Lluis Mosquera

    Dibujante de corderos. Zorro sin domesticar. Nunca iría de público a la ruleta de la suerte. Todo es tan de verdad que parece de mentira. Ser joven es una actitud que dura cien años. En redes soy el @tazodemew.

    • Nhio

      Estupendo.A mí, que sonrío hasta a las farolas y que voy por la vida libreta en mano escribiendo para poder respirar,me has alegrado el mes con tu vídeo poema. ¿Por qué tan solo hablar si puedes hacer lírica? Gracias.

    • Laire

      Cuando leo estas cosas siempre tengo sentimientos encontrados. En casa me enseñaron a saludar, dar las gracias, ser amable y sonreir, porque en mi casa se dice que la buena educación no cuesta nada. Así que siempre he sonreido por la calle (con las consecuentes miradas de qué le pasa a esa loca que va tan alegre) pero luego, el día que me da por ser algo más observadora, veo que a mi alrededor la gente tiene un gesto serio, que no dan las gracias, que atropellan a la gente y solo puedo sentirme triste e incluso fuera de lugar.

      Así que gracias por escribir esto, al menos se que le alegro el día a quien le cojo el flyer o a mi conductor del autobus o mi camarero. Ahora desde luego seguiré haciéndolo y más fuerte y con más motivos.

    • Saru Fernández

      Yo, afortunadamente, no he tenido la necesidad de ser la chica de los flyers. Pero si hay algo que creo, es que una simple sonrisa puede cambiarle el día A CUALQUIERA: al chico de los flyers, a la cajera del supermercado, al barrendero o a la señora a la que cedes el asiento en el autobús. Gracias por la confirmación 😉

    • Alba VC

      Veo que no soy la única que sonríe por la calle y da las gracias al recibir un flyer de cualquier persona! Como ex-chica de los flyers y mil y una otras mini-jobs, se agradece un montón ver a alguien que te agradece conla mirada, te sonríe o te dedica ni que sean dos palabras. Gracias por tu texto y corto Lluís, me has hecho sonreír al recordar mi sonrisa. :)

    • Empress Cat

      Es curioso que a muchos les hace falta estar en el lugar del perjudicado para empatizar… Cuando realmente no es necesario. Basta con sentido común. A nadie le hace gracia estar en posiciones desagradecidas: aburridas, donde la gente te tiene como “un pesado”, te hace de menos, te riñe por cosas que no te corresponden a ti (probablemente sí a algún millonario que esté en su piscina con su copa de champán).

      Y tampoco hace falta que alguien esté en una posición roña para sonreírle. O mínimo ser educado. Lo que más me gusta, lo que más me anima en este mundo, es cuando me encuentro gente educada y agradable en la calle. Cuando en mi trabajo viene un cliente que es adorable, que me da las gracias de forma sincera. Cuando un niño te pide perdón porque te ha tocado su balón y no te importa devolvérselo dándole tú la sonrisa (aunque odies a los niños).

      Infinitas pequeñas cosas que dejamos pasar por estar pensando en lo malo. Y lo bueno aunque pequeño, está en cualquier esquina.

      :)

    • Olesya

      Siempre he pensado que una sonrisa abre mil puertas, del tipo que sean. Subir al autobús y sonreír al conductor con un buenos tardes y ver que devuelve la sonrisa, sorpendido, llena; porque igual has sido la primera persona que le ha sonreído y saludado en todo el día. Y quien dice al conductor de un autobús, dice un paciente durante un traslado, cuando entras a tomar café en un bar, cuando llegas al lugar de trabajo…
      Respecto a los chicos y chicas de los flayers yo siempre les cojo el papelito y siempre lo hago con una sornisa. No me cuesta nada, no me van a pasar factura en el banco por una sonrisa. Y, como dice el vídeo, puedes hacer el día de ese chico o chica de los flayers. La sociedad actual está de tal manera que sonreír a un desconocido o, incluso, a algún conocido, es un gesto titánico. Y eso me parece un poco triste.
      Así que, a sonreír todos, porque lo mismo tu sonrisa hace el día de alguien, pero igual ese alguien hace tu día con una sonrisa.

    • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

      http://i.imgur.com/SCbwPgW.gif
      A partir de ahora va a ser imposible no acordarnos de sonreir cuando nos den un flyer
      😉

    • Ruth

      Yo siempre les digo gracias y les sonrío,pero de siempre.lo que pasa es que yo sonrío a todo el mundo y también les hablo a los que piden porque creo que no cuesta nada al menos reconocer su presencia y hacerles sentir personas.me piden un pitillo y si tengo se lo doy y charlamos un poquito.yo no tengo para darles mucho (con mi miserable contrato de supervivencia) aunque de vez en cuando las vueltas si las doy.
      Sobre todo creo que es importante reconocer como personas a la gente que está en la calle,no hacer como que no existen,porque lo hacen.esten trabajando o pidiendo da las gracias,sonríe,mírales a los ojos o charla con ellos brevemente.no les dejes olvidar que son personas y merecen todo mi respeto

    • Rocío

      simplemente perfecto :)

    

    Login