1446129278CRAFT_4
Lifestyle

15 situaciones cotidianas que de micromachismo nada, MACHISMO y punto

Imagen de perfil de Beatriz Romero
Share on Facebook571Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Se supone que el concepto “micromachismo”, hay quien también lo llama machismo de baja intensidad, hace referencia a esas actuaciones, cotidianas y sutiles, que jerarquizan las relaciones de poder (simbólico o no) entre hombres y mujeres en los espacios privados. Sí, ya sé que mucho Foucault y blablabla, pero en mi opinión “micromachismo” es esa palabrita que se han inventado para que las personas se sientan un poco menos mal cuando se dan cuenta de que se siguen reproduciendo todos y cada uno de estos estereotipos machistas. Pero me encuentro que aún se sigue usando esa expresión en 2018 y me hierve la sangre.

Vamos a dejarnos de eufemismos. Estos son algunos (no están todos los que son pero son todos los que están) de los micromachismos a los que tenemos que hacer frente todos los días de nuestra vida y que, aunque caigan de cajón, merece la pena recordar…

giphy (1)
Juzgar el cuerpo de las mujeres. Ya sea por la ropa que llevan o por los kilos que pesan. El bodyshaming y el slutshaming deberían estar superados pero no. Se nos sigue llamando puta por llevar la falda corta.

El fucking mansplaining (o machoexplicación). Es que me ponen mala los señoros que se dedican a explicarnos cosas así con condescendencia. Esto nos lo hacen, casi sin darse cuenta, nuestros padres, novios, amigos, compañeros de trabajo… Y es todavía peor cuando, por lo que sea, vas a adquirir algo considerado tradicionalmente masculino, entonces se las explican a tu pareja -hombre- porque en tu cerebro debe haber un monete con platillos. Debe ser que las mujeres no sabemos de música, no nos interesa la política y no queremos saber lo genial que es el nuevo sistema ABS de ese coche que nos vamos a comprar. Pero lo más chachi de todo es cuando quieren enseñarme cosas sobre cómo debe de ser el feminismo. Gracias, señoros.

“¿Tienes pensado tener hijos?”. La pregunta estrella de las entrevistas de trabajo.

“Yo es que no soy como las demás, no me gusta ir de compras, ni el maquillaje, ni nada de eso”. Sí queridas, esto también es machismo interiorizado y las que pensáis así quizás estáis un poco alienadas de más y os queda mucho trabajo personal por hacer. ¿Quiénes son “las demás” exactamente? ¿Me lo podéis explicar?

giphy (1)

“¿Qué pasa, que estás con la regla?”. Uno: mi ciclo menstrual no te interesa nada. Dos: mi pequeño desbarajuste hormonal no puede ser una excusa para ningunear mi crítica, cabreo o lo que sea, joder. Tres: no siempre que me enfado tengo el periodo y viceversa. Cuatro: stop condescendencia, joder.

Individuos desconocidos que te miran con deseo. Vas tranquilamente por la calle con tu música (esa de la que no sabes nada) y de repente lo notas: te están mirando de arriba abajo con cara de depravado sexual. Se te eriza el vello de la nuca, te pones de mala hostia y miras mal. Tu arrugamiento de nariz no ha sido suficiente para frenar al individuo en cuestión que se cree con el derecho de decirte cosas: “mmmquerica”. Váyase a cagar.

“¡Mujer tenía que ser!”. Un clásico entre los clásicos de la historia de las mujeres al volante. Pues cariños míos, hay muchos estudios cuantitativos que demuestran que las mujeres tenemos menos accidentes que los hombres. Que no se trata de una guerra en la que mujeres chachi y hombres fatal, pero es todo muy curioso.

La cuenta y la cerveza siempre al hombre. Amichis del mundo de la hostelería por favor, BASTA. Me da igual con cuanta regularidad ocurre que la CocaColaLight la pidan las señoras, no me violente y deme esa cerveza que NO ha pedido el muchacho con el que me ve sentada. ¿Tan difícil es preguntar y así dejar a un lado los estereotipos de género?

“Con ese carácter no vas a encontrar nunca novio”. ¿Te has parado a pensar que quizás tener un novio no sea el único objetivo de mi vida? ¿Para qué quiero yo compartir mi vida con una persona a la que no le gusta mi carácter? ¡Ah! Que no me acordaba, que como soy una mujer tengo que ser como una corderita.

giphy

“El peor enemigo de una mujer es otra mujer”. Ahí la tenéis, la gran mentira machista del mundo en el que vivimos. Qué jodido es que nos hayan hecho creer esta mierda durante tanto tiempo.

“Esa seguro que ha chupado muchas pollas para estar ahí”. ¿PERDONA? ¿De verdad estás poniendo en tela de juicio el éxito profesional de una persona solo por no ser un hombre? Sí, estos comentarios (y similares) se hacen todos los días.

“Es que no me pediste que te ayudara a recoger”. Ya, claro. Entonces es culpa mía que, mientras tu te tocas el higo, yo lleve los platos a la cocina y todo lo demás. Me sale así de forma espontánea. No es que me tengas que ayudar, es que tienes que hacerlo y ya está. Lo de trabajar la empatía y romper con los estereotipos no va contigo… ahá, entiendo.

En la disco de moda las chicas no pagan. Pues entonces yo no entro en ese antro en el que usan a las mujeres como ganado, como reclamo para que los hombres vayan y consuman. Me niego.

¿La zona de cambio de pañales dónde está? EN EL SERVICIO DE MUJERES. ¿Cómo iba a ser de otra forma? ¿No os dais cuenta de que, según la sociedad, los hombres no pueden perder el tiempo en limpiarle el culo a su prole?

El manspreading y el uso del espacio público así en general. No invadas mi espacio, gracias.

giphy (2)

Mejor llamar a las cosas por su nombre… ¿estamos?

 

 



Login