Personal Trainer Screaming At Weight Lifter
  • Lifestyle

    Carta abierta a mis enemigos del gimnasio

    Share on Facebook252Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Queridos enemigos:

    A ti, TÍA DESCOORDINADA

    Sí, a ti. A la que no estimularon de pequeña pero supiste mantener engañados a los pediatras porque de coordinación ojo-brazo-pie, CERO; a ti, a la que tanta falta le hace comprarse los DVD de Billy Blanks porque, hija, no tienes ni ZORRA IDEA de moverte; A TI, la que no tiene ritmo pero TE DA IGUAL, tú te plantas ahí en primera fila en la clase de Zumba y te encanta patearme, golpearme y pisarme;

    Ella baila mejor que tú

    A ti, ACAPARADORA

    Sí, tú: la que cree que toda la sala es para ti y no nos dejas vernos a ninguno en el puto espejo ya que tú no te crees que estás en el gimnasio, tú te crees que estás en el Fama a Bailar;

    A ti, VIAJERA EN EL TIEMPO

    Porque no sabemos si vienes de tu casa o de los 80 y te enfundas en tus mallas fosforescentes y tus tops lycrados y tus pelos de Mufasa y es que tú no crees en nadie;

    Bragas sobaqueras GO!

    A ti, FARSANTE

    A ti, que le dices a tu marido que te vas al gimnasio a sudar la gota gorda cuando lo único que haces es ir a la cafetería a mordisquear galletas de alpiste y a rajar con Cucuchi, Maricuchi y Cocó de lo estupenda que es tu vida; a ti, que nos tienes hartos con tus chácharas de lo fantástico que es tu hijo Jorgito y lo magnífica que es tu sobrina Albita, sí, A TI, a la que muy Deepak-Chopramente yo le diría, deje de engañar a su marido, deje de engañarse a usted y váyase a merendar a algún café cuqui en Malasaña;

    A ti, ANSIA VIVA

    Que me taladras con la mirada mientras corro(*) y me esperas al lado de la cinta como un poseso, y yo no sé si tienes la misión de matarme o qué coño tienes;

    (*) Corro del verbo Correr, según el diccionario de la Real Academia de Mariella: Sufrir con un trote cochinero mientras sudo profusamente e intento descifrar cómo cambiar la música en mi iPhone.

    Este tío da menos miedo que tú

    A ti, GUARRO

    Que dejas las máquinas cubiertas íntegramente con tu sudor y, mientras te miras brillante al espejo y te besas los bíceps, nosotros los mortales tenemos que zambullirnos en el charco de fluídos que has dejado: sí, tú, el de las glándulas sudoríparas sobredesarrolladas y sin toalla a la vista;

    A ti, MUGROSO

    A quien Rexona abandonó hace tiempo y quien piensa que las camisetas Dry-Fit obran milagros sin el más mínimo ápice de piedad por nosotros, ya que nos dejas a todos KO con esa bomba fétida que guardas bajo el sobaco;

    A ti, SMS DESGRACIADO

    Que llegas terminando el verano y lo único que consigues es que me tumbe en la bañera a llorar;

     A ti, MARIMOÑA

    Sí, tú, esa tía que se pasea en pelotas por cinco horas en el vestuario subida en unos taconazos y contando su vida entera (vida que a todo el resto nos importa CERO) y que no tiene reparo en subir el pie a un banco y DEPILARSE LA MARIMOÑA, ahí, con todos nosotros mirando y sin anestesia;

    A ti, EXHIBICIONISTA

    Sí tú, desgraciado, ese tío que va con los micropantalones más micropequeños que pudo encontrar en el Decathlon y que cuando se sube a la máquina de los abductores nos muestra su micropene todo aquello que dios buenamente le dio mientras todos nos queremos morir;

    A ti, HUMILLADOR

    Sí, tú, monitor de gimnasio, al que sólo porque soy buena persona no le rompo todo aquello a lo que llaman cara: tú que me miras con condescendencia cuando no sé cómo coño funciona una máquina y ay qué ansiedad me entra cada vez que tengo que preguntarte cómo puerqui hacer para estirar los deltoides porque sé que te burlarás y me señalarás y te reirás;

    A ti, ABDOMINALES ABOMINABLES

    Este punto no necesita explicación.

    HOY NO TOCÓ HACER ABDOMINALES AMICHIS

    A ti, TÍO MÍSTICO

    Sí tú, el que sabotea por completo mi experiencia con el Spinning: lo único que yo quiero es entrar en una sala oscura donde no haga falta ser coordinada para escuchar a Whitney Houston y berrear que I WANNA DANCE WITH SOMEBODY, pero lo que tú me das es ENYA versión DANCE (AaaaahhhAAAAAAHHHHaaahhhh -NSSS NSSS NSSS NSSS- Oooohhhh ohhhhh ohhhh -NSSSSS NSSSS NSSSS NSSSSS-) y me cuentas que estamos subiendo por una montaña y que estamos pedaleando para llegar a la cima y yo me pregunto PERO DE QUÉ CIMA ME ESTAS HABLANDO, TERRORISTA DEL DEPORTE, que esto es Spinning y no un trance cósmico donde estamos todos poseídos por dios;

    A ti, TOLI

    Que en el vestuario me ves envuelta en una toalla, con el pelo empapado, encremándome el body con todas las existencias de The Body Shop y me preguntas: “¿Ya te duchaste?” y yo quiero darte un golpe en el cráneo y preguntar si hay alguien en casa;

    GENTE LISTA

    A ti, EL DEL AGUA

    Y mientras me estoy desmayando deshidratada tengo que esperar a que llenes tu cochina botella de quince litros;

    A ti, NOMOFÓBICA

    Que te llevas el móvil a clase y te suena siempre a la mitad y VAS Y LO COGES, hija de mil frutas;

    A ti, SEÑORA ESTUPENDA

    Que tienes ciento siete años pero ya quisiera yo tu culo y tus abdominales; a ti que te vas a hacer aquagym a la pisci con tus colegas y eso más que una pisci parece Cocoon pero qué garbo, qué prestancia; a ti que me miras con compasión, con cara de ay pobre esta gordi, porque todos sabemos que tú llegarás fácil a los doscientos nueve años y yo a lo mucho llegaré a los sesenta y derrapando;

    Let’s Disco

    A ti, EL DEL CIRCUITO

    Que monopolizas treinta y siete máquinas a la vez con tus sucias toallas porque ay de ti si no haces tu circuito perfecto por nonagésima vez;

    A ti, QUE GIMES

    Y yo no sé si estás haciendo deporte o corriéndote, y yo no sé si estás haciendo deporte o eres un oso, y yo no sé si estás haciendo deporte o te ha caído una pesa encima, y yo no sé si morirme yo o llamar al Samur porque te estás muriendo tú;

    A ti, QUE ME HABLAS

    Y me cuentas tus milongas y a mi qué me importan, y me das consejos de cómo darle más caña a los cuádriceps y a mí qué me cuentas;

    A ti, QUE ME MIRAS

    Y qué haces observándome así desgraciado, desnudándome con la mirada, con esa mirada con más nombre y apellido que una canción de Taylor Swift;

    A todos ustedes:

    GRACIAS.

    Gracias por ser personas tan horribles y alejarme así de ese horrible lugar. Y es que en el Retiro, amichis, donde sigo trotando cochineramente y sigo sudando como un puerco y sigo sin entender cómo poner música chachi en mi iPhone no me tengo que encontrar con ninguno de ustedes, panda de infraseres, lo cual hace de aquel magnífico parque un MARAVILLOSO LUGAR.

    Yo en unos pocos años. SALUD.

    Fuente de imagen destacada

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mariella Villanueva

    (Lima, 1980) Escribo porque me permite abrir una puerta o cerrarla para siempre. Escribo porque es más barato que ir al psiquiatra. Escribo porque no sé, y quiero saber. Escribo para perder los escrúpulos y gritar cosas que yo nunca gritaría. Escribo porque cuando escribo miento y cuando miento, digo la verdad. Escribo porque escribir es una forma de nostalgia. Escribo porque no sé hacer nada más.

    

    Login