donut-eating-face-799255
Lifestyle

Cómeme el donut: mamarrachada o fenómeno fan

Imagen de perfil de Alba Somoza
Share on Facebook257Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Yo, que he visto “a la Sole con el mechero”, el fumar para hacerse el chulo del Diario de Patricia, a Tojeiro con su “droja nel Cola Cao”, a una mujer cantando que había que ponerse el cinturón y a un chaval diciendo “viva España, viva el Rey, viva el orden y la Ley”. Yo, que he visto a la Leti impedir una foto de Sofía con sus nietas, he comprobado como se “liaba parda con cloruro…”, yo, que he abierto la boca de cuarta con Amaia y Alfred en City of Stars, DIGO sin ningún género de duda: CÓMEME EL DONUT.

Estamos ante un fenómeno televisivo que recordaremos por siglos y que como bien decía un miembro del jurado de Factor X “es mucho más serio de lo que nos creemos”.

Vale, yo fui la primera que cuando vi la actuación pensé que era una mamarrachada y agarré fuertesito mi mantita (que la uso para taparme la cara cuando algo de la tele me da mucha vergüenza ajena) pero a los 10 segundos estaba FAS-CI-NA-DA.

No sé si tienen factor X, G o Y pero reconozcamos que no han dejado indiferente a nadie. Los creadores del hit (porque os digo que lo va a petar) son Pilar y Alejandro Robles. Ella estilista, diseñadora, bailarina y coreógrafa. Él poeta, director de teatro y filósofo. Vamos… que de tontos tienen poco.

comeme el donut

Rafael y Pilar Robles, los Glitch Gyals.

La canción tiene todo lo que a mí me gusta: mamarracheo, donuts, meneíto de bullate y una letra “mu chusca” camuflada:

“A la que busca la llaman “buscona”,

la que juega es una juguetona.

A la que ladra la llaman ladrona

Y la que bombea es una bombona”

Esta última frase me escaralla. Me parece lo más. Es el símil a la mítica frase de “ya… y si mi abuela tuviera ruedas sería una bicicleta”.

Y continúa con:

“No somos pussy, somos leonas.

Nos sobra el estilo y las neuronas.

Somos guerreras, amazonas”

Y es que yo creo que la expresión CÓMEME EL DONUT va a ser el nuevo “vete a la mierda” pero como más glam.

Imaginad: alguien te propone un plan que no te motiva nada. Pues le sueltas un “cómeme el donut”. Un baboso en un garito te suelta alguna de sus gilipolleces guturales: cómeme el donut. Tu churri en la cama se pone tontorrón: cómeme el donut.

Aunque en este último caso mejor que te lo coma literalmente.



Login