cats
Lifestyle

Cosas que sólo un auténtico gordo de corazón entiende

Imagen de perfil de Ceci Wallace
Share on Facebook1,981Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Hay muchas cosas en la vida que unen a las personas: el amor, la amistad, la raza, la religión, las preferencias sexuales, la música, el arte… y las cosas de gordos. Ser gordo es un manifiesto de vida. Las cosas de gordos son cosas que sólo un auténtico gordo de corazón comprende y acepta como parte de su día a día. Incluso aunque no estés gordo físicamente, tienes alma de gordo si haces este tipo de cosas:

 

 

– Pedir mucha comida pensando en que vas a compartirla pero rezar interiormente para que todos hayan cenado ya y poder comerte tú todo.

– Nunca dejar los bordes de la pizza. Ni los tuyos, ni los de los demás.

– Si queda leche en tu bol de cereales, te pones más cereales hasta que se acabe la leche. De siempre.

– Comprar el pan y que llegue a tu casa con los codos ya comidos.

– Empezar una bolsa de papas y no parar hasta terminarla.

– Comenzar una dieta el lunes. Saltártela dos horas después.

– Aguantar un programa en la tv que no te gusta por no levantarte a coger el mando.

– No salir de fiesta por quedarte en casa comiendo cosas ricas.

– Ser incapaz de ver la tv/una película sin comida de por medio.

– No comer con normalidad delante del chico/a que te gusta por miedo a espantarle.

– Tener una mala hostia completamente desorbitada cuando tienes hambre.

Hablar de comida mientras comes.

– Muchas veces, prefieres comer a follar (reconócelo)

– Pedir Cola Zero o agua porque prefieres invertir las calorías extra en algo que puedas masticar.

– Rezar internamente para que tu amigo/a no se lo coma todo y poder comerte sus sobras.

– Enfadarte con la tele o con los de al lado porque ves que tienen un montón de comida en la mesa y no prueban bocado.

– Llevar siempre contigo provisiones de Almax y Fortasec.

– Hacer 6 comidas diarias y excusarte en que es para ‘activar el metabolismo’.

– Levantarte temprano para desayunar dos veces.

– Que ir al supermercado sea el momento más feliz de la semana, y procurar ir en viernes o sábado, que es cuando los súpers están llenos de promotores dando a probar comida gratis.

– Conocerte las ciudades por sus sitios para comer.

– Ponerte triste cuando se acaba la comida.

– Desear que se vaya la gente para comer tranquila algo que te apetece mucho.

– Y recuerda, no importa lo lleno que estés; siempre hay sitio para el postre.

Embedded image permalink

 

¿Se os ocurren algunas más? 😀



Login