cats
Lifestyle

Cosas que sólo un auténtico gordo de corazón entiende

Share on Facebook1,981Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Hay muchas cosas en la vida que unen a las personas: el amor, la amistad, la raza, la religión, las preferencias sexuales, la música, el arte… y las cosas de gordos. Ser gordo es un manifiesto de vida. Las cosas de gordos son cosas que sólo un auténtico gordo de corazón comprende y acepta como parte de su día a día. Incluso aunque no estés gordo físicamente, tienes alma de gordo si haces este tipo de cosas:

 

 

– Pedir mucha comida pensando en que vas a compartirla pero rezar interiormente para que todos hayan cenado ya y poder comerte tú todo.

– Nunca dejar los bordes de la pizza. Ni los tuyos, ni los de los demás.

– Si queda leche en tu bol de cereales, te pones más cereales hasta que se acabe la leche. De siempre.

– Comprar el pan y que llegue a tu casa con los codos ya comidos.

– Empezar una bolsa de papas y no parar hasta terminarla.

– Comenzar una dieta el lunes. Saltártela dos horas después.

– Aguantar un programa en la tv que no te gusta por no levantarte a coger el mando.

– No salir de fiesta por quedarte en casa comiendo cosas ricas.

– Ser incapaz de ver la tv/una película sin comida de por medio.

– No comer con normalidad delante del chico/a que te gusta por miedo a espantarle.

– Tener una mala hostia completamente desorbitada cuando tienes hambre.

Hablar de comida mientras comes.

– Muchas veces, prefieres comer a follar (reconócelo)

– Pedir Cola Zero o agua porque prefieres invertir las calorías extra en algo que puedas masticar.

– Rezar internamente para que tu amigo/a no se lo coma todo y poder comerte sus sobras.

– Enfadarte con la tele o con los de al lado porque ves que tienen un montón de comida en la mesa y no prueban bocado.

– Llevar siempre contigo provisiones de Almax y Fortasec.

– Hacer 6 comidas diarias y excusarte en que es para ‘activar el metabolismo’.

– Levantarte temprano para desayunar dos veces.

– Que ir al supermercado sea el momento más feliz de la semana, y procurar ir en viernes o sábado, que es cuando los súpers están llenos de promotores dando a probar comida gratis.

– Conocerte las ciudades por sus sitios para comer.

– Ponerte triste cuando se acaba la comida.

– Desear que se vaya la gente para comer tranquila algo que te apetece mucho.

– Y recuerda, no importa lo lleno que estés; siempre hay sitio para el postre.

Embedded image permalink

 

¿Se os ocurren algunas más? 😀



Login