pretty
  • Lifestyle

    Dependientas tocapelotas que te quitan las ganas de comprar

    Share on Facebook350Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    En ocasiones, ir de compras puede volverse muy complicado. A veces porque no se tiene dinero para todo lo que se desea, otras porque no se encuentra nada que te guste y que sacie tu espíritu consumista y otras, porque te encuentras con un dependiente que hace que te preguntes quién fue el lumbreras que le contrató.

    Aunque no es para generalizar, pues yo valoro bastante a esas chicas y chicos que están taitantas horas de pie, sonriendo y aconsejando a todo aquel que se lo pida y aguantando a los clientes impertinentes, hay algunos que, nada más tener contacto con ellas, solo puedes decir ¡PERO A TI QUÉ TE PASA!

    Y es que hay muchas dependientas* tocapelotas que sacan de quicio a cualquiera y que hacen que se te quiten las ganas de volver a entrar en esa tienda.

    La que huele a carne fresca.

    No falla, es pisar en la tienda y tenerla frente a ti sonriéndote de forma inquietantemente amable y preguntándote si deseas algo.

    La que te vigila.

    Da igual que la tienda esté llena o vacía, te ha visto cara de ladrón y te perseguirá por todo el establecimiento. Estará detrás de ti cual halcón, vigilante silencioso al que no ves pero notas su presencia. Te das la vuelta porque sientes que hay alguien detrás y ahí está ella, mirándote. Algunas sonríen como diciendo Lo siento a mí me han dicho que vigile y yo vigilo y otras no mueven un músculo y te observan con seriedad Sí, ya sé lo que intentas pero NO. No importa a qué parte de la tienda vayas, ni si hay más clientes con cara más sospechosa que la tuya, vayas donde vayas, mires donde mires AHÍ ESTARÁ.

    halcon

    La que cree conocerte más que tú:

    Todos nos hemos encontrado alguna vez con una persona a la que le pides una cosa y te dice que eso no es para ti o te aconseja otra muy distinta que realmente no quieres. A lo mejor quieres un sujetador normal y te dice que para ti mejor uno con push up, o un libro y te aconseja otro que no tiene nada qe ver o le pides una talla 40 y te dice que tú esa no usas y te da una mayor o menor, porque TÚ NO TIENES NI IDEA. Lo que se os ocurra. ¿Lo mejor de todo? Que si no le haces caso, se enfada

    really

    La borde

    Es así de borde. No eres tú, es ella. TÚ has decidido entrar en SU tienda ¿cómo te atreves? Ahora tendrá que atenderte ¿Pero de qué vas?

    La que busca vender y no sabe cómo

     Hola, mire quiero un pantalón vaquero gris de corte recto.Pues de esos no tenemos, pero tenemos unos pantalones de corte capri con volantes en la cintura y flecos en la pernera que tanto se llevan ahora. Ya pero pero es que yo quiero uno gris vaq… Y sin saber cómo te encuentras en el probador con unos pantalones que no te vas a comprar y otros tantos más que te quedarán monísimos.

    risa

    Las que juzgan

    No importa si vas a la librería porque te apetece leer algo ligero y decides comprar la trilogía de Bridget Jones, porque hace frío y piensas leértela enterita este fin de semana bajo una manta o, por el contrario, si buscas un libro de un autor no le conoce ni su padre; ni si entras en la sección de hombre porque te gustan más las camisas o si compras ropa demasiado sexy o si no te consideran “idónea” para comprar en dicha tienda, como te salgas un poco de lo que ella crea que es normal, te mirarán de arriba a abajo TE JUZGARÁN.

    arriba abajo

     

    Y, por último, pero no por ello menos importante…

    La que en cuanto ve que no vas a comprar nada, te da la espalda de la misma.

    Tienen un sexto sentido para eso. Si notan que solo has entrado a mirar porque no tienes una idea clara de nada, pasarán de ti, porque no quieres que les hagas perder el tiempo.

    Y tú ¿Con qué tipo de dependientes te has encontrado?

     

    *NOTA ACLARATORIA: hablo de dependientas porque es lo que yo más me he encontrado, pero obviamente que hay de todo, así que nadie se me ofenda.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Danae N.

    Duermo con un libro bajo la almohada y canto sin saberme la letra. Necesito escribir tanto como respirar. Todo lo que pasa por mi cabeza termina en sintintaenelboli.wordpress.com

    

    Login