ID
  • Lifestyle

    Navidad, dulce Navidad

    Share on Facebook8Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Llamadme antigua, pero a mí la Navidad me encanta. Bueno, en realidad me gustan todos los saraos que impliquen una excusa para poder poner la casa como si fuese un parque temático, sin que nadie me cuestione por ello. Cualquier día salgo en Telemadrid haciéndole la competencia a la familia Mendoza, ya os aviso. Y aunque yo llevo desde el Black Friday con el espíritu navideño subido (y mi cuenta bancaria temblando), es en estas fechas cuando soy la viva imagen de Jack Skeleton descubriendo Christmastown. El humor me cambia y hasta mis impulsos a lo Dexter Morgan de trocear a mi tía “La odiosa” cada vez que se mete conmigo, son bastante más reprimibles. Incluso puedo cantar “Los peces en el rio” sin sentir que estoy cometiendo un sacrilegio contra la biología básica. ¡Bendita parafernalia navideña y su efecto conciliador! Yo tengo la teoría de que son los adornos y la cantidad ingente de cosas de suma moñez que nos rodean durante un mes entero, lo que nos hace a algunos agilipollarnos un poco, con el fin de podernos enfrentar a la maratón de tortura social que se nos avecina y a las pelis navideñas de Antena 3. Es por ello, que mi post de hoy va a modo de guía completita para crear un ambiente Christmas time total por dos duros, aunque solo sea para no cometer un homicidio.

    tumblr_mxvbteoa0L1t6o9c1o1_500

    DECORACIÓN

    Dile adiós a ese espumillón despeluchado que año tras año bajas del trastero y al belén que con mucha ilusión comparaste en la Plaza Mayor, pero que te diste cuenta tarde de que  el niño Jesús parecía estar poseído.

    Deco 1
    árboles

    Deco 2

    WRAPPING

    Cada vez que alguien envuelve algo con el papel que te dan gratis en los centros comerciales muere un gatito. Aviso.

    regalos 1 regalos 2

    MESAS

    Ya que eres la pringada a la que le ha tocado poner patas arriba la cocina, diviertete al menos en poner chula la mesa.

    mesa 1 mesa 2

    COMIDA

    Navidad = comer sin parar. Es un hecho. Pero ya que vas a lamentar todas esas ingestas hipercalóricas que a tu abuela le ha faltado meterte con un embudo como si fuese la bruja de Hansel y Grettel, al menos que la comida tenga pinta similar a la del cuento.

    comida 1 comida 2

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ana López

    Interiorista y escenógrafa por amor al arte. Considero que la gente a la que no le gusta comer no es de fiar. Adicta a las cosas bonitas, a mis perros y a la tortilla de patata de mi madre. Instagram: @curiositykilledthecat

    

    Login