wlsemma
  • Lifestyle

    Emma, la mala feminista por enseñar las (medias) tetas

    Share on Facebook701Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Emma Watson, por siempre Hermione Granger en nuestros corazones, ha sido una abanderada del feminismo en los últimos años. Además de una pedazo de actriz es la portavoz de la iniciativa HeforShe de la ONU, activista por los derechos de las mujeres, creadora del club de lectura feminista Our shared shelf y, sí, modelo.

    La polémica se desata cuando en su último posado para Vanity Fair, Emma ha tenido la desfachatez de demostrarnos que aparte de ser todas esas cosas, tiene tetas. ¡TETAS!, ¡COMO LO OÍS!

    ¡Sí, señores! Le hemos visto dos medias tetas a Emma Watson, lo que hace… ¡UNA TETA ENTERITA! (siendo generosos) ¡Qué vergüenza!, citando a uno de mis amigos indignados de Facebook “¿Cómo se atreve a defender la libertad y ejercerla?, ¡qué hipócrita!” (#Sarcasm)

    La foto de la discodia. A mi lo que me indigna de esta foto es el papel de pared peludo.

    Los ataques, como suele ocurrir en Internet cuando en el foco de mira está una mujer que se autodefine como feminista, no han tardado en llegar desde todos los frentes imaginables. Incluyendo a la periodista inglesa Julia Hartley-Brewer, que no se ha cortado ni un poquito a la hora de relacionar la credibilidad de una mujer con su forma de vestir. Claro que si guapi.

    El centro del debate es la idea de que si una mujer es feminista, no puede ser femenina (véase definición sociocultural de turno de “femenina”), ni sexy, ni enseñar su cuerpo.

    Deduzco que gran parte de estas críticas provienen precisamente de personas que se sienten incómodas ante el feminismo, porque salta a la vista que no tienen ni  idea de lo que es.

    “El feminismo va sobre dar poder de elección a las mujeres. El feminismo no es un palo con el que golpear a otra mujer. Es libertad, liberación, igualdad. De verdad que no entiendo qué tienen que ver mis pechos con esto. Es muy confuso. Estoy confusa y mucha gente también” Es la respuesta clara y contundente de Emma.

    Es irónico que Emma sea tachada de incoherente precisamente por hacer uso de libertades cuya defensa se ha popularizado en los últimos años entre los colectivos feministas ¿qué ha sido del “free the nipple”? ¿nos molesta que instagram censure un pezón y censuramos a una mujer por enseñar un cuarto de teta? Por no hablar de la lucha contra el slut shaming. A lo mejor, todas estas personas preferirían que Emma vistiese un cuello vuelto y falda hasta los tobillos, a lo mejor estarían más tranquilos si pudiesen seguir insistiendo en que las feministas somos mujeres feas (véase definición sociocultural de turno de”fea”) y amargadas.

    Como si los valores y las ideas de una persona tuviesen que ver con su código genético o su forma de vestir.

    ¿Hipocresía? Hipocresía es atacar y culpabilizar a las mujeres HAGAN LO QUE HAGAN. Porque no te preocupes, Emma, si fueses una celebrity tan solo preocupada por su aspecto te criticarían por superficial, por respaldar cánones de belleza irrealistas etc. ect. (porque la culpa es 100% suya, obvio), si fueses poco agraciada y recatada te pedirían que sonrías más y darían por hecho que no tienes autoestima (ahí es cuando te critican por ser poco femenina), si eres un modelo para millones de jóvenes a las que inspiras con tus mensajes ya se encargarán de inventarse alguna excusa para intentar restarle fuerza a su voz. Menos mal que eres Bella, y no la sirenita, porque a esta princesa va a ser difícil hacerle callar. 

    Espero que Emma siga demostrando durante muchos años que una mujer puede ser TODO lo que le de la real gana.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Raquel Brune

    Booktuber, Bookstagramer y muchas cosas con Book. A parte de leer libros me encanta montarme películas, ser melodramática y meterme en líos "por el bien de la research". A veces escribe por mí un gremlin que tengo en la cabeza.

    

    Login