Gabrielle Deydier
  • Lifestyle

    La gordofobia contra esta mujer francesa se ha vuelto viral

    Share on Facebook589Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    En agosto de 2015, Gabrielle Deydier, de 37 años de edad, fue a una entrevista de trabajo en la que pasaba los requisitos de forma sobrada. El trabajo era para un puesto como asistente de enseñanza en una escuela parisina de necesidades especiales y el director de la escuela, estaba tan impresionado con Gabrielle que incluso le dijo que estaba preocupado por si se iba a un trabajo mejor remunerado. Cuando Gabrielle caminaba por la puerta, el director dijo: “El maestro con el que trabajarás puede ser bastante difícil“.

    No pasó mucho tiempo antes de darse cuenta de que “difícil” era un eufemismo colosal. “Eres Gabrielle Deydier“, fue lo primero que dijo el maestro en cuestión cuando se conocieron. “No trabajo con gente gorda“. Gabrielle trató de reírse, pero el otro profesor no estaba sonriendo. “No fue una broma“, dijo.

    Podríais preguntaros por qué no llevó la escuela a los tribunales. Gabryelle lo explica así:

    Tenía miedo de no ser creída”, dice ella. No es un escenario improbable. Ella había experimentado muchos eventos similares. Su ginecólogo una vez se quejó explicando que: “Hay tanta grasa aquí que no puedo ver”; el colega que negó haberla acosado sexualmente con el argumento de que su esposa parecía mucho mejor: “¿Por qué iba a tratar de violar a una mujer gorda?” “La policía fue muy buena, pero dijo: ‘Usted tiene derecho a presentar una queja, pero le aconsejamos que no lo haga porque un tribunal no estará de su lado‘”.

    Gabrielle tiene dos carreras, una personalidad agradable y abierta y pesa 150 kg. También tiene la mala suerte de ser francesa y vivir en Francia, lo que significa que su aspecto físico cuenta para todo, incluida su empleabilidad. En Francia, dice, ser gordo se considera una grotesca discapacidad autoinfligida. En algún momento dado, el 80% de las mujeres francesas se han puesto a dieta y en el sur del país, la industria de la cirugía realiza 50.000 operaciones al año. Gabrielle ni siquiera podía ver una foto de sí misma hasta hace seis meses, estaba deprimida y engordó 30 kilos. Pensó en quitarse la vida.

    Según ella “Las mujeres francesas se enorgullecen de ser las más femeninas de Europa. Existe el sentimiento de que las mujeres tienen que ser perfectas en todos los sentidos“. Es sorprendente que la publicación del libro de Gabrielle, “No naces gordo“, haya atraído el interés de la población francesa, una combinación de admiración y pánico moral.

    gabi

    De repente, a los 38 años, a Gabrielle, a quien le han contado toda su vida adulta que no era apta para el trabajo, es considerada ahora una heroina intelectual. Ha sido comentada en Le Monde, Figaro, la revista de noticias política Le Point, y apareció en los programas de televisión más serios de Francia. Lo que significa estar gordo se debate por primera vez en Francia. “Decidí escribir el libro porque ya no quiero disculparme por existir. Si la obesidad se ha duplicado en los últimos 10 años, no es algo que debamos alabar. Pero eso no significa que discriminemos a los obesos al decirles que no pueden trabajar e insultarlos “.

    Entre las cartas que ha recibido está entre otras:

    Querida Gabrielle, después de la universidad, empecé a trabajar en Dior, donde me convertí en un ejecutivo de éxito. Toda mi vida he despreciado a mujeres como tú porque mi madre siempre ha sido gorda. Pero ahora está en el hospital, muriendo. Ella me dio tu libro y es la primera vez que entiendo cómo se debe haber sentido ella. Gracias. “

    Volverse obeso le puede pasar a cualquiera y comenzó a sucederle a Gabrielle a los 17 años. Cuando tenía 15 años era deportiva y musculosa, con un poco de sobrepeso (65 kg solamente). Pero su madre decidió que su hija necesitaba tomar medidas urgentes y la llevó a un endocrino donde comenzó una terapia hormonal, combinado con una dieta estricta de verduras y carne hervidas.  “Cambió la forma en que pensé en la comida. Y me encontré comiendo cosas que nunca había comido antes, escondiendo comida, robando dinero de mis padres para comprar comida. Todo tipo de tonterías “.

    gabrielle deydier adolescente

    Gabrielle sabía que había algo específicamente francés sobre su experiencia. Había pasado un año en España como parte de su formación. “En España, no fue un problema. Si alguien comentaba cómo me veía era solo para dar un cumplido. En Francia estaría unos minutos en una conversación y luego preguntarían: ‘¿Pero por qué estás gorda? ¿Fue una elección? ¿Es una enfermedad?

    Finalmente mis amigos me obligaron a ir a un lanzamiento de libros donde acabé emborrachándome completamente y terminé preguntando “¿Sabéis qué es la gordofobia? Y nadie sabía de qué estaba hablando. Entonces describí todas las cosas que había experimentado. Me dijeron que lo sacara del papel y se lo enviara por correo electrónico lo antes posible. Me salvó la vida“.

    Gabrielle Deydier

    El libro es todavía más revelador sobre las reacciones que ha desencadenado, especialmente en las cartas de los lectores que Gabrielle ahora recibe todos los días (casi ninguno de los cuales tiene sobrepeso). “Una mujer me dijo que había estado bulímica durante 20 años porque tenía miedo si aumentaba de peso y que perdería a su marido y su trabajo“. Una respuesta más escalofriante vino de un hombre que le escribió: “Tu libro me hizo darme cuenta que soy una mierda total. Durante cinco años trabajé con jóvenes. Si tenían sobrepeso, los humillaba. “Me pidió que lo perdonara, como si fuera un sacerdote en un confesionario“. Ese no es su trabajo, dice ella. Sin embargo, las cartas confirman una cosa: ahora es el turno de Francia de sentir lo mismo que Gabrielle: avergonzada y cuestionándose a sí misma.

    @LuciaLodermann

    Foto destacada

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de LuciaLodermann
    

    Login