cats
  • Lifestyle

    La verdad sobre la igualdad de tallas

    Share on Facebook394Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Porque sí, porque es una mierda, porque si para las que no tenemos una 38 ir a comprar ropa se convierte en un calvario, si encima en cada tienda usas una talla, esto ya es una juerga que ni las que se monta Pocholo.

    Ir de tiendas es lo más parecido a una jungla que tenemos en las ciudades. Si encima tallas de una 46 para arriba, ríase usted de las andanzas de Tarzán.

    Lo primero que hay que señalar es que las tallas superiores a la 42 brillan por su ausencia en la mayoría de sitios, no hablo de Inditex, que ya sabemos que para el Señor Ortega ni si quiera existen. Me refiero a sitios donde sí las comercializan, pero en su infinita inteligencia, de cada modelo a lo mejor traen 2 prendas de cada talla “grande”. Entonces tú llegas a comprar y hay como dieciocho pantalones de la talla 34, catorce de la 36, once de la 38, dos de la 40 y uno de la 42. Si tienes mucha suerte, a lo mejor queda una 48 por ahí suelta, o quizá una 44. Sabéis de lo que hablo, ¿a que sí? Como si las que tenemos ciertas tallas no tuviéramos derecho a vestirnos y fuéramos sólo dos o tres las que estamos en esa situación, cuando es de sobra sabido que es más bien al contrario.

    Bien, superado este tramo de la frustración de las cantidades que piden de cada talla, pasamos al siguiente nivel. Cuando vas cargadita de ropa al probador pensando que entre tanta cosa como llevas algo te entrará y encima te quedará bien, y entras y te pruebas cada cosa y ves que aquello es un desastre, te vas desmotivando, se te quitan las ganas de comprar y sólo quieres irte a casa, sentarte en el sofá e hincharte a palomitas mientras ves una peli de esas de las de llorar. Pero no, porque hoy es tu día de compras, y no puedes tirar la toalla tan pronto. Así que sigues intentándolo. Vas a otra tienda, vuelves a realizar la misma operación, y entonces sí, encuentras ese pantalón que tanto deseabas, sabes que es tu talla, te queda de maravilla, y memorizas ese número como si fuera tu fecha de nacimiento. Ya no te pillan más. Voy a buscar más modelos con la misma talla, alguno habrá. Y los hay, con la misma talla. Sólo que si tú te acabas de probar una 46 y te queda de maravilla, resulta que del modelo de al lado, la 46 no le cabe ni a tu Barbie.

    Truquis para que abroche

    Truquis para que abroche

    Sí señores, así es. Seguimos en la misma tienda, y de un modelo a otro, las tallas ya no son iguales. Por no hablar de tiendas diferentes, que lo que aquí es una 46, allí igual ni existe porque sería una 50, y si lo que buscas es una 40, que sepas que allí será una 44. Y así funciona el mercado, a las mil maravillas. Una ya no sabe qué talla usa, no sabe si es que paseando los 10 metros que separan ambas tiendas has engordado las tallas que hay de diferencia porque en ese momento el aire estaba muy cargado, o si es que los fabricantes no saben hacer la o con un canuto. ¿Tanto es pedir una guía de tallas igual para todos los sitios? Ya no pido el imposible de que se comercialice con más de la 42 en todas partes, porque sé que eso no va a pasar, al menos mientras Inditex lleve la voz cantante, pero qué menos que si aquí una 48 me está maravillosamente, allí una 48, por lo menos, me entre.

    Pero en fin, de sueños también se vive, o eso dicen, porque yo creo que más bien nos toca morirnos del asco mientras nos pintamos las rayas en la cara, nos calzamos los zapatos de guerra y nos dirigimos a pasar una “agradable tarde de tiendas”.

    Vanesa C.

     

    Foto destacada. 

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • Micra

      Es un cachondeo…… En Mango comprobé con varios pantalones que la 42 y la 44 eran exactamente iguales, y por supuesto unos sólo me subían hasta las rodillas y otros me quedaban sueltos. En Primark me probé desde la 40 a la 46, y todos me valían. De Zara ya ni hablamos….. desde que vi que hay ropa en la que sólo fabrican tallas S y M está claro que no me quieren allí, ni yo les quiero a ellos.

    • Ana G. Ruiz

      Unificación de tallas, no digo más.

    • Lara Rodríguez González

      Tengo unos pantalones de la 46 que ya no me entran y unos de la 42 que se me caen. De la misma tienda y el mismo modelo (y estoy segura de ello porque el día que compré los de la 46 llevaba puestos los de la 42), sólo que comprados en años diferentes. Y ejemplos así tengo para dar y regalar. Como en camisetas: normalmente uso una L, pero a veces se convierte en una M y otras en una XXL. Total, pa mear y no echar gota.

    • Carmen Carpena

      Mejor todavía cuando es el mismo modelo de pantalón PERO en un color diferente y la MISMA talla en el MISMO modelo no te entra, ¡no te entra! Yo me convenzo diciéndome que son los mierditintes que les echan a las telas, pero es que es de traca…

      • Micra

        Eso me pasó en Blanco hace poco! Increíble! Me probé un vaquero, me quedaba super bien y quería aprovechar ese momento histórico comprándome otros colores (eran todos azul vaquero más o menos oscuro). Pues nada, que sólo me valía ese! Me cabree tanto que ni me lo llevé!

    • https://anonimoesnombredemujer.wordpress.com/ Anonimilla

      Misma tienda, mismo modelo de pantalón, dos colores diferentes, dos tallas diferentes para que me queden exactamente igual, true story.

    • AnitaBe

      Jamás olvidaré cuando , para una boda, me pateé tiendas en Jerez, Cádiz y Sevilla…. Bueno. … contaros que en esos días entré en una 46, en una 48, en una 50, una 54… También recuerdo probarme una 64 y que me faltase más de un palmo para abrocharme .. cuando entraba en una tienda y me preguntaban por mi talla les decía: juro que me encantaría saberlo señora! Se lo prometo! !.
      De vergüenza de verdad! Por cierto, al final me compré un vestido rojo de la 50 rollo griego con una sola tiranta y estaba pa comerme de guapa!

    • Laura Prieto

      Con decirte que acompañé a mi amiga el otro día a ZARA y ella con una 36 que gasta se tuvo que coger unos pantalones de la 40. Me parece indignante.

    • Leticia Garcia

      Ya te digo que aunque tengas una 38 es un puto infierno comprarte pantalones. Sobre todo en inditex

    • ladyheartphilia

      El que de un modelo a otro en la misma tienda la talla que necesitas sea diferente es normal, no es lo mismo unos boyfriend que unos pitillos, y más si tienes unas buenas piernacas como las mias XD

    • Nazaret Lawliet

      Pero es que hasta en camisetas, tengo camisetas desde la s a la xxxl y son exactamente iguales. ¡De locos!

    • Ariadna GF

      Y eso lo sabemos nosotros pero una niña de 16 años va a una tienda y se tiene que meter en una 44 (que en realidad en otra tienda será una 40 o incluso menos) cuando hace un mes se compro un pantalón de la 38 y le entra una depresión que no veas y se meterá en una de esas dietas suicidas, porque es la edad y porque es el mensaje que mandan las tiendas “si unas una 42 estas gorda, si usas más eres una ballena”.

      • https://freitagichbinverliebt.wordpress.com/ sXeRiotWiccanDoll

        Exacto, de la mier**.

    • Miriam

      Yo he llegado a caber en una 44 o una 52, dependiendo de la tienda. Vamos a ver, que son 5 tallas de diferencia, no una o dos. Que no es normal.

      Y soy muy fan de las tiendas que tienen “talla grande”, pero que tienes que preguntar por la sección, porque la tienen escondida, para que te de vergüenza, y que oigas en tu cabeza cuando pasas “vaca, ballena..:”. ¿Tanto les costaría a las marcas hacer cosas bonitas y de talla grande también? ¿O para jóvenes?

    • Sweetilly

      Ir a una tienda es una locura, me he comprado una 40 en una tienda cuando soy de una 42 o 44… Deberían ponerse de acuerdo en hacer unas tallas estándar para todas las tiendas.

    • Uskglass

      Yo tengo la descabellada teoría de que no es que traigan más tallas de la 34 sino que se vende menos. El otro día intenté comprarme unos vaqueros en el H&M y la dependienta me dijo que mi talla (la 38-40) y la 42 eran las que se acababan antes. De todas mis amigas sólo tengo una que quepa en una 34 (y mide 1’55 de estatura, se compra la ropa en tiendas de niños a veces -muy cabreada ella-) y suele quedarle rara por esa manía de hacer una perneras inverosímilmente largas. Mi sobrina de 15 años, que mide como 1’60 lleva la 36, por ejemplo y os aseguro que con 12 años ya no cabía en la talla más pequeña.
      Por no hablar de que en la misma tienda yo me pruebe pantalones (distintos) de tres tallas diferentes y me queden igual (a saber: 38, 40 y 42).

    

    Login