12015245_885886264819023_932169749340665105_o
Lifestyle

Las meriendas de antes que echo de menos

Imagen de perfil de Alba Somoza
Share on Facebook258Tweet about this on TwitterEmail this to someone

A medida que te haces mayor te das cuenta de lo poco que valorabas aquello que tenías de pequeño y una de esas grandes cosas era LA MERIENDA.

Pese a que mis carnes recuerdan estar abonadas al pavo ya desde temprana edad, recuerdo con una nostalgia infinita mis meriendas. Salir del colegio y que te dieran la merienda para ir a jugar al parque. Eso no era vida, era un vidón.

¿Y tú que merendabas?

  • Pan con mantequilla y azúcar. De mis favoritísimas aunque en mi caso era Tulipán con azúcar y, si estábamos en casa, con el pan tostadito y la mantequilla ya fundida… Babeo sobre el teclado. Remember especial: Tulicrem. No hay más preguntas señoría.

  • Bocadillo de paté. Daba igual si era en pan de molde (SIEMPRE SIN CORTEZA #muertealacorteza) o en barra pero eso era un manjar de dioses. Vale que luego te tirabas media tarde eructando y con reflujo pero… compensaba.

  • Bocadillo de mortadela con aceitunas. Creo que hace como 15 años que no como mortadela con aceitunas y no sé el porqué. Me parece un alimento injustamente desprestigiado, el punching ball de los fiambres. Hoy que tengo que ir al súper ya me he creado necesidad.
  • Bollería de los 80-90: Tigretones, Phoskitos, Bony, Pantera rosa, Bollycao, Círculo rojo… Somos una generación con un colesterol a prueba de riesgo eh? Porque mira que estaban buenos los Círculo Rojo. En mi casa se comían en ocasiones especiales, como premio por las notas, ir al dentista o cosas similares. Eso sí, en tu pastelería del barrio me juego 25 pesetas a que teníais también palmeras de chocolate, cuernos, herraduras y donuts “caseros” que también hicieron nuestras delicias. NOTA: Soy la única que se acuerda de la gochada del Bollycao bombón? Que SIEMPRE venía derretido y te ponía las manos hechas un Cristo?

bollycao

  • Pan con vino y azúcar o queso con membrillo. Confieso que esto no lo he merendado jamás (o si lo hice mi cerebro lo reseteó) pero según he ido contrastando con colegas el vino con azúcar lo daban los yayos a los nietiños y el queso con membrillo no era muy bien visto entre los chiquillos. ¿Alguna afectada en la sala?
  • Las galletas María con mantequilla. En mi caso eran más un desayuno que una merienda  y recuerdo que me chiflaban pero que me daba una pereza tremenda untarlas. Gracias abu por hacerme el trabajo sucio.
  • LOS BOCADILLOS DE NOCILLA. Así: en grande, mayúsculas, subrayado, negrita y porque no hay destellos fluorescentes, que si no también lo ponía. Que te recibieran con un bocadillo de Nocilla (o pan con chocolate) ERA EL MEJOR REGALO DEL MUNDO. Con pan de molde (#sincorteza), en pan de pueblo, en rebanadas, calentito del tostador, en galletas (esto hacía bola)… Ains, bendita infancia.

Y  luego estaban los bifrutas, los yogures Pascual y los Yoplait, los zumos de melocotón, los yogures de chocolate, las copas Danone, los petit suisse, las cantimploras, los Rufinos y los chicles de fresa ácida.  Que esto todo ni alimentaba ni nada pero… tenía morriña. Perdón.



Login