cats
  • Lifestyle

    NO es NO

    Share on Facebook214Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Tení­a muchas ganas de ir a aquella fiesta con mi novio. Con mi novio y con nuestros amigos. Llevamos mucho tiempo juntos y nuestra vida es muy tranquila. Así­ que el plan, era un planazo: fiesta, música y amigos. Inmejorable.

    Me puse un vestido súper mono, una flor en el pelo y mi mejor sonrisa. Estaba radiante. Me lo dijo mi chico, me lo dijeron mis amigos y me lo dije yo misma. Esos días en los que te sientes preciosa, por dentro y por fuera.

    GIF1

    La noche fue maravillosa. Bailando y bebiendo hasta el amanecer. No sé a vosotros, pero yo cuando llevo mogollón de tiempo sin salir, la cerveza se me sube a la cabeza cosa mala. A mí y a todos. En el punto álgido de la noche hicimos nuevos amigos. Un grupito de gente súper maja que se acopló al nuestro en plan buen rollo. Todos nos caímos fenomenal y seguimos la noche de fiesta juntos.

    A partir de aquí mis recuerdos son algo difusos, pero tengo clarísimo cómo me sentí. Uno de los chicos del grupo acoplado empezó a hablar conmigo, que iba muy guapa, que le encantaba mi flor y mi estilo. Que era la bomba. Muy bien gracias. Le dije que mi novio, ahí presente, me lo dice todos los días. Pero el tío seguía. Recuerdo que intentó abrazarme, que estaba como cada vez más pegado. Recuerdo comentarles a mis amigas que me estaba agobiando. Recuerdo comentárselo a mi novio. No recuerdo exactamente cómo, pero recuerdo que en algún momento se acercó más aún e intentó besarme mientras (imagino) que el resto de mis amigos y mi novio no veían. Recuerdo apartarle. Recuerdo decirle que no. Recuerdo volver a comentárselo a mi novio y a mis amigas. Recuerdo que me ignoraron. Que no me hicieron caso. Recuerdo que me dijeron que pasara. Que no era para tanto. Que eran muy majos todos. Recuerdo que todos íbamos muy borrachos. Recuerdo decirle a mi novio que me quería ir a casa.

    Esa noche apenas dormí.

    A la mañana siguiente seguía fatal. Me sentía fatal. ¿Si delante de mi novio y mis amigos, un tío intentaba meterme mano y besarme, algo habría hecho yo? ¿Qué sentido tenía esto? ¿Iba provocando, iba borracha, era por mi escote? Como siempre, ya sabéis, la víctima culpándose.

    Lo cierto es que no pasó nada “grave”. Pero suficiente para que me sintiera mal, sucia, maltratada, acosada. Me sentí mal por mí, por mis amigos y por mi novio. Porque no hizo nada. Porque no le dio importancia. Porque no me creyó.

    GIF 3

    Me pasé unos cuantos días dándole vueltas. Dándole vueltas a lo indefensas que estamos. A lo difícil que tiene que ser demostrar una agresión sexual y no sentirse juzgada. A lo jodido que es ser mujer. Si ni siquiera mi novio o mis amigos me hicieron caso ¿cómo un juez iba a creer a muchas mujeres violadas en circunstancias en las que se conjuga noche, alcohol y fiesta? Me sentí indefensa y muy cabreada. Hasta que hablé con mi novio y le expliqué lo que recordaba y como me había sentido. Hasta que por fin me comprendió. Me alivió, me pidió disculpas por no haberle dado importancia. Me tranquilizó ligeramente. Pero me hizo reflexionar más.

    Necesitamos seguir concienciando de que las agresiones y los abusos sexuales no pueden permitirse. No paraba de pensar que, si un tío es capaz de intentar comerme el morro delante de mi novio y mis amigos, ¿qué hubiera pasado si hubiera estado sola o volviendo a casa? Me aterra pensar en todo lo que queda por luchar y por concienciar.

    No es no. Siempre.

    Anónimo

     

     

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login