marceline5
  • Lifestyle

    Oda a mi blancura: odio tomar el sol

    Share on Facebook17,830Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Ya sé que hay que respetar y querer a la gente tal y como es y esto es lo que defendemos en esta querida web. Pero hoy quiero hacer una oda a mi blancura y para eso os aviso que igual me meto (con cariño) con las que os pegáis el día en la tumbona con el único y exclusivo propósito de poneros cuanto más morenas, mejor.

    Y no es que necesite meterme con los demás para reivindicarme pero es que no puedo soportar más que vengáis a decirme eso de ‘TÍA, QUÉ BLANCA ESTÁS!!’. A ver, claro que estoy blanca, no tomo el sol. Permanezco bajo la sombra siempre que es posible, solo estoy al sol el tiempo necesario para que mi piel absorba suficiente vitamina D.

    marceline1

    ¿Por qué os molesta que esté blanca? A mí me da igual que estéis naranjas. Y eso que no consigo entender que estéis bien cuando sudáis protector solar mientras intentáis refrescaros con vuestros sprays de agua. Es más, SUFRO POR VOSOTRAS, ¿vale? Os estáis achicharrando de calor y yo que lo odio y no soporto ese sufrimiento, queréis que me una a vuestra secta del bronceado. Siempre eligiendo la parte con sol, las terrazas sin sombrillas, los parques sin árboles. ¿Por qué no me dejáis ser blanca?

    Amigas, tenéis que saber que me da igual no estar morena, me gusta mi tono de piel pálido. En verano, gracias a ese tiempo inevitable de sol, adquiero el tono necesario para no parecer una muerta viviente. Os aseguro que no necesito más. Me veo más guapa así, veo mi piel más limpia, no me quemo, no me he pelado desde que era pequeña, mi piel está fresca y suave todo el año. No siento la necesidad de someterla a horas innecesarias de radiación solar. No puedo soportar la idea de tener que ponerme toallas húmedas porque he decidido pasarme de 12 a 5 al sol, sin hacer nada más que achicharrarme y quemarme sin darme cuenta.

    Ya sé qué la ropa blanca queda mejor cuando estás un poco morena. Genial. Creo que tengo un vestido blanco, puedo sobrevivir sin otro más. Cómo os he dicho, adquiero un tono más en verano, además de no parecer muerta, me permite poder ponerme vestidos de verano sin parecer que acabo de salir de una cueva, pero no necesito más.

    Y luego están las competiciones por ver quién está más morena. He visto chicas comparando su tono de piel con el de sus amigas, a ver quién está más tostada, más marrón. Y la que pierde se pica. ¿Qué trofeo dan a la más morena? ¿Suministro de aceite solar de por vida?

    marceline4

    Y qué me decís de las que se empeñan en tomar el sol cuando lo máximo que consiguen es un rojo quemado. Color gamba. Esos quemazos que te duelen solo de mirarlos y nunca se transforman en moreno. Amigas gambas, serías más felices si no os dejaseis atrapar por la obsesión por el morenismo. ¡Vuestra piel blanquita es bien bonita cuando está simplemente un poco rosa!

    A pesar de todo este odio, he de decir que me parece chachi tirarse al sol un rato, descansar, desconectar mientras el sol te calienta la cara. Pero creo que hay un límite, quizá el mío es un límite muy limitado, puede ser. Pero dejadme en paz con mi palidez, ¡me gusta ser pálida!

    Si a vosotras os gustan más los tonos de rojo a marrón, estupendo. Pero no me volváis a decir eso de ‘¡pero qué blanca estás! ¿Qué no has tenido vacacioneeees?’ Sí y ¡me las he pasado debajo de un árbol tan contenta!

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de María Escobedo

    Periodista, craftera y grrrl dj. Retroadicta, 60's y mod lover, la vida sin buena música y buena cerveza no la entiendo. Todo lo DIY me parece mejor y más bonito.

    

    Login