femylenia-3
  • Lifestyle

    ¿Qué pasa si Ylenia decide abrazar el feminismo?

    Share on Facebook408Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Pues sí, resulta que Ylenia Padilla se ha declarado feminista en sus redes sociales y no nos íbamos a quedar sin dedicarle un artículo porque hace mes y medio aproximadamente que Twitter no para de lanzar opiniones al respecto. Y mirad, nosotras estamos bastante living (que me gusta a mi un palabro millennial) con todo esto porque por lo menos no es una croqueta.

    Bésame-poco-a-poco-sí-bésame.

    Perdonad, que me he puesto su hit buscando un poco de inspiración para escribir este artículo y no puedo parar de menear el bullarengue que dirían Siniestro Total (he conseguido relacionar a Ylenia con los Siniestro en un mismo post, logro desbloqueado y un pin para mi).

    Y-arráncate-siento-que-me-excito.

    Vale, YA.

    tumblr_nymxo3ZH7Q1qlgh5qo1_500

    Siempre me parece curioso el fenómeno que se da en el internec cada vez que una persona famosa se posiciona sobre cualquier tema. Entre los haters, los graciosillos y los fanes se me llena el timeline de cosas divertidas que, la mayoría de las veces, me hacen replantearme un montón de cosas. En este sentido, el tema del feminismo es especialmente sensible y exigente. Esto es así porque, en general, estamos bastante concienciadas y ya no nos vale cualquier cosa. Muy bien, esto es muy positivo, pero también tiene un lado oscuro: tendemos a juzgar bajo nuestros propios parámetros a cualquiera que quiera acercarse a este movimiento todavía tan necesario.

    Lo que pasa cuando una señora como Ylenia dice ser feminista es precisamente eso, que se la juzga. Qué raro ¿verdad?, otra mujer siendo criticada y ninguneada… el pan nuestro de cada día. Resulta que, como Ylenia ha tenido un pasado, televisado y muy televisivo, en el que ha practicado slutshaming, bodyshaming y todos los shamings que os podáis imaginar, queda exenta de revisarse y, por supuesto, de reconstruir su identidad. Debe ser que todas hemos nacido aprendidas, con las gafas violeta puestas y que jamás hemos tenido que luchar contra nuestras propias contradicciones. Y si encima tiene la suerte de contar con una plataforma desde la que poder dar sus opiniones, como lo es su recién estrenado vlog en Mtmad, peor, porque se le atribuirá una responsabilidad exacerbada y se mirará con lupa cada una de sus intervenciones.

    tumblr_nwfbryGGpb1tpddfio1_500

    Puede que un puntito de desconfianza al principio sea humano; aún no sabemos bien con lo que nos vamos a encontrar, además siempre estará presente el fantasma de la mercantilización del feminismo. Ya tenemos el vídeo de presentación, pero hacerse una idea todavía es complicado. Es posible que no nos encontremos ante una Simone de Beauvoir de nuestra época y seguro que muchos de sus planteamientos iniciales resulten insuficientes e incluso superficiales para algunas activistas feministas, pero no por eso es menos necesaria. Amigas, el feminismo no es un movimiento estático ni mucho menos único. Siempre he creído que lo mejor es hablar de feminismoS (con S final mayúscula) bien contextualizados, porque cada mujer tiene que tener el derecho de sentirse representada dentro de una corriente concreta en la búsqueda de su emancipación del patriarcado.

    Todavía queda mucho trabajo por hacer en eso de despenalizar el feminismo. Todavía existen muchas mujeres que no se declaran feministas por miedo a parecer radicales y, qué queréis que os diga, en mi opinión hacen falta muchas Ylenias que, con sus errores y sus cosis, alcen la voz y se sumen a las demandas de un mundo más justo. Se podrá etiquetar esto de libfem, feminismo rosa, blanco o chámalle equis, pero no podemos negar el potencial transformador y empoderante que tiene. Este experimento puede salir mal pero, solo por la capacidad de generar un imaginario nuevo en determinado público, deberíamos darle un voto de confianza.

    Así que, hasta que se demuestre lo contrario, larga vida a #FemYlenia, ¿vale?

     

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Beatriz Romero

    Politóloga y divina. Defensora a ultranza de la cultura popular y del pecho grande y natural. Sufro de la terrible enfermedad de lo cuquis pero intento llevarlo con dignidad.

    

    Login