margot
  • Lifestyle

    Sin querer queriendo: el horror de ser gorda para el periodismo actual

    Share on Facebook341Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Y ahí está el asunto. En el sin querer queriendo.

    Estaba yo tranquilamente mirando mi Facebook cuando de repente me encuentro con un artículo que reza: Margot Robbie, de sex symbol a engordar 20 kilos por exigencias del guión. Sigo haciendo scroll hacía abajo porque no sé ni quién es la tal Margot (sí, ahora ya sí que sé quien es. Gracias Ceci) ni me importa su nuevo papel; cuando de repente digo: Eh eh eh… ¿de sex symbol a…?

    Me estás diciendo entonces que con 20 kg no se puede ser sex symbol ¿no? Porque con este tipo de narración das por hecho que pasas de una cosa a otra que no tiene nada que ver absolutamente. Además, dejan bien claro que es porque la obligan. Pobrecita ella que ahora va a tener que ser gorda por exigencias del guión.

    Como ya me han calentado un poquito digo, venga, voy a hacer un esfuerzo y voy a leer la publicación porque esto promete. Y efectivamente, no me equivoco. El artículo no es más que una declaración de intenciones gordófobas.

    Margot Robbie se caracteriza además de por su talento, por increíble figura.

    Sin embargo es noticia porque va a perder su hermosísima figura y no porque haya conseguido un papel

    Pero para su nuevo proyecto cinematográfico la actriz no va a lucir sus curvas de infarto, sino más bien otro tipo de curvas al tener que aumentar su peso 20 kilos por exigencias del guión.

    Otro tipo de curvas. ¿Qué tipo de curvas? me pregunto yo. Si son otro tipo, es que las de infarto no son ¿no? Son de las malas, de las feas, de las que dan asco ¿verdad? Volvemos a repetir que la culpa no la tiene ella, que es el guión, no vaya a ser que nos metamos con la pobre chica. Ya nos metemos con las gordas del mundo que es mucho más fácil. Además, ¿cómo se atreven a pedirle que engorde 20 kg? Se va a convertir en un adefesio fijo. Entonces ¿qué pensará de mi el redactor cuando me sobran más de 20 kg? No lo quiero ni imaginar.

    Por suerte, el director no le ha hecho engordar 20 kilos “reales”, sino que se trata de un traje especial para aparentar ser más robusta y menos tonificada.

    Uff, que sustito nos habíamos dado, que es todo de bromi, que ni siquiera va a tener que engordar, que es mentirijilla. Desde luego, ¿a quién se le ocurre pensar que esto iba a suceder? ¿Cómo atreverse a pedirle eso a una sex symbol hombre? Si todo el mundo sabe que lo importante hoy en día en el cine es tener cuerpazo ¿verdad? En todo caso, adelgazar, que eso es lo bonito, pero de ponerse fea y gorda ni hablamos. (Nótese la ironía por mi parte, por favor)

    Capture

    Si habéis pinchado en el link de artículo, os habréis dado cuenta de que además de estos tres párrafos no dicen nada mucho más allá. Ah sí, que es conocida por interpretar a la mujer de Leonardo DiCaprio en El Lobo de Wall Street.

    Después de analizar el texto, yo me pregunto: ¿es consciente el redactor del pedazo de mensaje que acaba de trasmitir con sus palabras? ¿Somos conscientes del daño que hacemos al escribir en un medio público? A veces creo que no; quiero creer que no. Y me da más pena todavía.

    Me da pena porque el mensaje de que ser gorda no es bonito está tan sumamente metido en nuestras cabecitas que no nos damos cuenta de las barbaridades que decimos y que escribimos o de los comentarios que hacemos en nuestro día a día.

    ‘Es que si está gorda, está gorda’, me diréis muchos. ‘Es que es un cambio muy drástico‘, me diréis otros. ¿Cómo contarlo sin caer en el tópico típico? Bien, aquí un ejemplo de noticia en la que se cuenta absolutamente lo mismo. Y otro, y otro más. Juzgad vosotros mismos.

    Basta ya, por favor. ¡Basta ya! La sociedad os está demostrando que estáis más que equivocados. Se puede ser perfectamente una sex symbol utilizando una talla 50, porque ser una mujer orgullosa de sus curvas no es cuestión de lo que digan los medios, es cuestión de lo que sientan por dentro las personas. La belleza no es lo que unos cuantos decidan. Hay tantas formas de entender la belleza como personas en el mundo, así que por favor, dejad de imponer vuestros criterios estéticos y de minar la autoestima de la gente, porque con vuestro discurso, aunque sea sin querer queriendo, es lo único que conseguís.

    Imagen de portada extraída del artículo digital: Margot Robbie, de sex symbol a engordar 20 kilos por exigencias del guión.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Beatriz Emperatriz

    Entre píxeles y fotogramas vivo aunque estudié para juntar letras. Fan del color verde y de las composiciones armónicas. Queso del que se muerde no, gracias.

    

    Login