preliminares-no-existen-
  • Sex & Love

    Los preliminares no existen

    Share on Facebook364Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    “Lo más importante de las relaciones sexuales son los preliminares porque aumentan la excitación y la lubricación”

    “Los preliminares van a garantizarte un sexo de 10”

    “Antes de meter el bollo al horno, hay que precalentarlo”

    “Antes de pasar a la acción hay que tener unos buenos preliminares”

    ¿Qué pasaría si os dijera que todas estas frases tan populares, recurrentes y utilizadas incluso por nosotras, forman parte de la cultura machista? Recapacitemos unos segundos sobre el significado de la palabra “preliminar” o “preliminares” en el sexo.

    Cuando decimos que algo es “preliminar” es porque queremos expresar que va “antes de” otra cosa más importante, o sea, que sirve de preámbulo. Si aplicamos esa definición al contexto ¿qué es lo que, en un encuentro sexual normativo, va después de los preliminares?

    coito-gif

    Exacto, el coito.

    Eso es lo que hemos aprendido y sí, deja mucho que desear. Tranquilos/as, la culpa no es nuestra, nuestras fuentes de información no han podido ser peores. La educación sexual del país es pobre, triste y deprimente. ¿Dónde acude a buscar información sobre sexualidad cualquier persona interesada en el tema? Hoy en día, en Internet, y ¿qué solemos encontrar en Internet cuando ponemos en el buscador la palabra “sexo”? En su mayoría porno, artículos de revistas de marujeo de dudosa fiabilidad, blogs de personas sin especialización alguna que van de expertos en la materia porque follan mucho pero todavía no se han enterado de que el epicentro de una relación sexual no es una polla y por último, en una clara minoría, contenido contrastado publicado por profesionales de la sexología. Bueno, vale, también habrá gente que no busque en Internet y pregunte a amigos/as y personas del entorno, pero no sé qué es peor. Alguno/a habrá que consulte directamente con un especialista, pero os aseguro que si hablásemos en porcentajes, sólo un 5% de personas que buscan información sobre sexualidad acuden directamente a un profesional. Finalmente el/la que busca encuentra, pero cuando de sexo se trata, querer encontrar información fiable es como querer dar con la aguja del pajar.

    Buscador yahoo sexo

    Cuando buscas “sexo” en Yahoo saben lo que quieres, PORNO.

    buscador google sexo1

    buscador google sexo2

    Al menos Google se ha molestado en pensar que lo mismo la sexualidad va más allá del porno

    Sexo oral, masturbación y coito como la guinda del pastel. Esa es la progresión ideal de un encuentro sexual según las fuentes populares de información; una progresión in crescendo que culmina en un coito de larga duración y alto rendimiento, multiorgasmos, siquirtings y tropecientas posturas del Kamasutra con opción a una corrida en la cara/tetas/culo/boca de la pareja. Eso es lo que hay que hacer si queremos un polvo de 10; lo dicen las fuentes. Tres prácticas de un amplio abanico con cientos de posibilidades. Tres. Las dos primeras “los preliminares”, o sea, la antesala al placer de verdad; la otra el epicentro de la relación, el apoteósico coito, el placer del bueno, el nirvana del sexo.

    No tengo nada en contra de estas prácticas, mi intención no es demonizarlas, (eso faltaba, son muy placenteras) pero sí estoy en contra de limitarlas y dar prioridad a una de ellas por creer que es así cómo ha de ser un encuentro entre dos personas y por creer que el máximo placer se va a alcanzar a través de ésta. Según los datos, tan sólo un 20% de mujeres que mantienen relaciones sexuales tiene orgasmos a través de la penetración. Ahí lo dejo.

    LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE EN SEXUALIDAD

    Sí, al usar la expresión “preliminares” estamos admitiendo que una relación sexual ha de ser un encuentro entre dos personas cuya práctica principal es la penetración. Con este uso del lenguaje reforzamos la idea de que el coito es lo más importante de una relación y afirmamos de forma inconsciente que cualquier encuentro que no desencadene en meter la polla en un orificio anal o vaginal no es un encuentro sexual completo; no es “follar”.

    – ¿Qué tal te fue con Menganito/a?

    – Bien, nos besamos e hicimos sexo oral

    – ¿Pero follasteis o no?

    – No

    Esa conversación es muy común. La habré oído a lo largo de mi vida profesional y personal más veces de las que me gustaría. ¿Cómo que si no hay coito no habéis follado? ¿Y qué son entonces el resto de expresiones de la sexualidad? Preliminares. En estos encuentros no se “folla” porque no se ha llegado al centro de la relación, a lo importante, al pene. Con esto volvemos a la falocracia del sexo, al coitocentrismo y a creer, aunque sea de forma inconsciente, que nuestra vida sexual gira en torno a una polla.

    LOS PROBLEMAS DE CONSIDERAR EL COITO EL EPICENTRO DE LA RELACIÓN Y DE USAR LA PALABRA “PRELIMINARES”

    PROBLEMA 1: Las mujeres homosexuales están cansadas de escuchar que son lesbianas porque nunca han probado una buena polla o porque nunca han follado como tienen que follar, así como que sus encuentros sexuales son incompletos. ¿De dónde crees que vienen estos mitos? Exacto, de considerar que un encuentro no es pleno si no hay coito. De usar la palabra “preliminar” y menospreciar el resto de prácticas.

    PROBLEMA 2: Extendemos la creencia de que las mujeres necesitamos una polla para tener buen sexo. Me gustaría recalcar esta frase pero no la voy a repetir porque me da la risa.

    PROBLEMA 3: Terminamos asumiendo que hay encuentros sexuales normales y anormales. Los normales son los falocéntricos y coitocentristas y los anormales todos los demás, los incompletos, los raros, los parafílicos. El circo, vamos.

    PROBLEMA 4: Los hombres asumen la presión de tener que rendir bien durante el coito, o sea asumen que todo depende de su pene y de cómo éste reaccione durante la relación sexual. Al asumir esta responsabilidad elevan su ansiedad ante el encuentro, aumentando así las probabilidades de sufrir problemas de erección, eyaculación precoz o retardada. Por otra parte, las mujeres también interiorizan la idea de que para tener sexo es necesario practicar el coito, aumentando así las probabilidades de sufrir problemas de bajo deseo sexual, vaginismo, dispareunia e incluso miedo y fobia al sexo.

    PROBLEMA 5: Acabamos pensando que la excitación y la lubricación genital sólo sirven para realizar el coito, pero lo cierto es que la finalidad de la respuesta sexual de cada persona no tiene un objetivo universal.

    EL GRAN MITO

    Durante muchos años e incluyendo el cambio evidente del concepto de la erótica (relacionado con los cánones de belleza, físicos o no), las sociedades en general han delimitado nuestras prácticas sexuales en torno a lo que está bien o lo que está mal, creando así presión social, invasiones de estereotipos y falsas creencias que van pasando de boca en boca, de unos a otros y van desde el rumor a los mitos de la sexualidad. Hay muchos mitos al respecto dado que el desconocimiento en sexualidad es brutal, pero amigos y amigas, desde mi punto de vista, esta mentira podría ser la madre de todas las mentiras que giran en torno al sexo. El gran mito de todos los mitos.

    Finalmente cualquier práctica que permita expresar la sexualidad es sexo, por ejemplo, besar, abrazar, dar un masaje erótico, realizar sexo oral, lamer unos pies, atar, leer relatos eróticos, fantasear con un encuentro, practicar el coito anal o vaginal, etc. Estas prácticas desencadenan una respuesta sexual, ninguna es menos importante que otra, cada una tiene unos objetivos y efectos distintos en cada persona ¿por qué separar entonces por orden, prioridad o importancia? Con lo maravillosa que es la diversidad y las opciones que nos brinda… ¿Qué opináis vosotros/as?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Maria Esclapez

    Psicóloga, Sexóloga Clínica especializada en sexualidad positiva, Terapeuta de Parejas y Sex Coach. Autora de "Inteligencia Sexual. Desarrolla tu potencial sexual, practica sexo inteligente". Ed: Arcopress.

    

    Login