experimento inditex
  • Moda

    Experimento WLS: ¿es realmente Inditex para todos los públicos?

    Share on Facebook3,953Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Cada cuerpo es un mundo, y cada prenda que lo viste también. Deberíamos no vivir pendientes del nº de pantalón o la talla de camiseta que vestimos, esa cifra que, queramos o no, nos define más de lo que debiera. Vivimos en un mundo en el que gente todavía por formar, gente joven, está descubriendo cómo estar a gusto con su cuerpo, y va a catalogar ese mismo cuerpo en una cifra o una letra. Las que hemos pasado esa etapa y hemos sobrevivido estamos ahora, desde aquí o como buenamente podemos, tratando de ayudar a que los y las jóvenes no pasen por lo que pasamos nosotras siendo adolescentes. ¿Cambiar las cosas? Weloversize lo intenta.

    Es por eso que ayer, a raíz del post sobre la cazadora amarilla, la más famosa de las prendas en lo que va de año, se abrió debate en redes OTRA VEZ (por llamarlo de alguna manera, porque acabó aquello como el rosario de la aurora haciendo florecer haters) sobre la gente que opina sobre nuestros culos y si caben o deben caber o no en la ropa de Inditex.

    No es la primera vez que hablamos sobre cómo otras muchas marcas han hecho el salto ya, abrazando al público de todas las tallas, y cómo parece que el gigante se siente reticente a sacar abiertamente línea plus size. Defensores y detractores se esparcen por la geografía…

    Es por eso que, ni corta ni perezosa, en el calor del momento, ayer decidí ir a hacer un experimento, nada científico ni súper concluyente. Ninguna Universidad de Estados Unidos pondrá su sello.

    Misión

    Probar en una tienda Inditex a coger tres prendas al azar, la talla más grande que tengan del modelo y de departamentos diferentes, cubriendo las 3 grandes áreas del cuerpo: pecho, cintura y caderas. Acto seguido, ir a la tienda contigua que no fuera del grupo y buscar en corte 3 prendas similares, de la misma talla (que no la talla más grande que tuvieran) y comparar.

    Datos relativos

    • Mido 1’79m (no llegué al 1’80, como os he contado otras veces)
    • Peso habitualmente 69/70 kg (si me paso con la pizza, 72).
    • He llegado a pesar en mi vida 57kg por debajo en la báscula y 84kg por arriba.
    • Talla europea 40, UK talla 12, USA talla 8 (por lo general)
    • Mis medidas actuales son 98 – 73 – 99 (cosa que hace que, en muchas ocasiones, tenga una talla de cintura y cadera, pero de pecho otra más).
    • Tengo 32 años.
    • No hago mucho deporte y como sano por lo general, pero me pirran los daiquiris y los dulces.

    Experimento

    Antes de entrar, llevaba un vestido Talla M de una cadena no-Inditex.

    IMG_13631ª prenda Imperio Inditex.

    Vestido de cremallera en la espalda y ajustado a cintura y pecho.

    Talla más grande L (no existía XL), sección juvenil.

    Cadera justa, cintura no cerraba, pecho ni hablamos.

    De lado la cosa prometía

    De lado la cosa prometía

    Pero a la hora de subir, nada de nada

    Pero a la hora de subir, nada de nada

    1ª prenda tienda No-Inditex.

    Vestido cremallera espalda, figura lápiz, ajustado.

    Talla correspondiente 42 -o lo que se supone que corresponde a un vestido L- (había 2 tallas más grande que esta).

    Cremallera subió sin problemas y sobraba en cintura.

    Con amplitud

    Con amplitud

    2ª prenda. Imperio Inditex.

    Crop-top negro.

    Talla XL, sección mujer.

    Pechera ridícula en tamaño, no tapaba ni el sujetador, apretaba (no sé cómo no se rompió).

    3ª prenda. Imperio Inditex.

    Skinny jeans negros, elásticos, modelo CURVE

    Talla 42, sección juvenil

    Sin problema de piernas, gracias al elástico, cerraban sin problema pero apretaban la cintura.

    De pecho no había donde meterse

    El pantalón entraba, pero apretaba la cintura y ‘rebosaba’

    2ª prenda tienda No-Inditex.

    Crop-top negro con volante y cremallera.

    Talla 42, había 2 tallas más grande.

    El pecho entró, la cremallera subió sin problema, quedaba suelto de cintura.

    3ª prenda tienda No-Inditex.

    Super Skinny jeans negros elásticos

    Talla 42 (había dos tallas más)

    Muy fácil subida de piernas, sobraba de cintura, se podía coger tela a la altura de las caderas.

    El look de frente

    La parte de arriba suelta, no ajustada a cintura

    El pantalón sobraba

    Conclusiones

    Es obvio que nada de esto es concluyente porque las prendas no son las mismas, ni el material, cada casa tiene un tallaje diferente, etc. Obviamente, tres prendas al azar no definen un imperio entero.

    No voy a ser hipócrita tampoco, tengo mucha ropa de Inditex, hay prendas que me valen, y hay otras que no. No me puedo comprar todo lo que venden porque tengo mis limitaciones.

    De antemano, que sepáis que no iba con la idea de no querer entrar en Inditex (porque, insisto, tengo prendas de allí) quería hacer la prueba, no sabía qué iba a pasar y a la vista está.

    Mi impresión es que yo no soy una persona delgada, pero no soy una persona gorda. Mi cuerpo no es perfecto pero está equilibrado, podría decirse que soy una inbetweenie. Mi IMC es de 22, por si eso significa algo o ayuda a alguien para el caso.

     

    Reflexión

    El caso es que si yo soy la XL, si en mi cuerpo no cabe sin problemas -o lo hace pero a base de esfuerzo- la talla más grande de un imperio que viste a millones de jóvenes hoy en día, no quiero ponerme en la tesitura de una persona con la mitad de mis años.

    Porque si yo no quepo en ese vestido, pues busco otro, como si tiene que ser un XXL o una 46, busco la prenda que me guste. No me voy a comer la cabeza, no voy a ir a casa a llorar, enfadada, triste porque no estoy a gusto con un cuerpo que no cabe en la ropa de una tienda.Pero hay gente que sí y eso es peligroso.

     Cada cuerpo es un mundo, decíamos y repetíamos. No todas las tiendas puede vestirnos a todos, pero sí todas deberían tener conciencia de la responsabilidad que tienen cuando ponen un número o una letra en una etiqueta.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Lara A. Serodio

    Autora de la novela "Una vida M", guionista, Beatlemaniaca perdida, ex Coca-cola adicta, cantante de karaoke ocasional, loca de los gatos desde 2015. Me sale rica la empanada y tengo tres tatuajes de frases porque me gustan los libros y a este paso acabaré siendo uno andante.

    

    Login