Dirty-Dishes-feature
  • Querido diario

    10 cosas que no echarás de menos de compartir piso

    Share on Facebook58Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    A mí me encantaría vivir sola pero la economía no da para más así que a lo largo de mi vida he tenido y tengo que compartir piso. Siempre digo que con tal de no compartir me iría a un zulo con el w.c al lado del frigorífico,  pero tendremos que seguir esperando.

    Para muchas personas vivir compartiendo piso es una grata experiencia, pero yo lo odio y aquí os cuento unas cuantas cosas que detesto de compartir vivienda.

    1. Que acaparen el cuarto de baño. Pues sí, hay compañeras que se toman el momento de la ducha como un momento de esparcimiento a pesar de saber que tu tienes que irte a trabajar y también necesitas ducharte, peinarte, etc. Ellas van a su ritmo y si se tienen que dejar la mascarilla 15 minutos se la dejan, cuando podrían haberlo hecho la noche anterior o levantarse antes. Por supuesto ella irá divina al curro y tu hecha unos zorros.
    2. No limpiarle las mierdas a nadie, que sí que os lo estoy pintando muy mal pero hay que ser realista, hay gente muy guarra y que encima va dejando sus cosas por toda la casa, que vale que tu cuarto sea una leonera, pero las zonas comunes hay que mantenerlas con un mínimo de higiene.

    giphy (3)

    1. No siempre quieren compartir la comida. A mí se me ha dado el caso de que me digan que no compartían los huevos porque eran de gallinas libres y alegres de la granja de una amiga, o de no querer compartir el aceite de oliva porque eran de la cooperativa de su pueblo. Esto como en todo depende de la persona que te toque.
    2. Tener que aguantar al novio/s de tus compis. Vale que su novio venga de vez en cuando, pero hay personas que literalmente se van a vivir con su novio compartiendo piso con 3 personas más. Sí, hay gente con mucha cara porque encima el chico no apoquina nada y gasta luz y agua como todo el mundo.

    giphy (4)

    1. No poder ver en la tele lo que te apetezca, con lo cual acabarás recluida en tu cuarto con tu tablet/portatil viendo series, lo cual mola bastante, pero a veces te apetece cenar viendo algo que te apetezca. Comprueba que tus futuros compañeros de piso no son fans de Sálvame Deluxe si lo tuyo es ver algo que no destruya  neuronas.
    2. Que no te acosen, vale, esto no suele pasar a menudo pero a mí me ha pasado. La primera vez que me fui a compartir piso al irse una de mis compañeras, los caseros sin consultarnos ni nada metieron a un chico, y desde el primer día fue a por mí. Ahora lo cuento en tono humorístico pero realmente pasé bastante miedo. Eso de que te dejen notitas, que te  traigan regalos y demás detalles creepys hacían que durmiera con una silla detrás de la puerta y que alguna vez tuviera que huir de madrugada hasta que acabé abandonando el piso. Si el compañero de Chandler daba grima este no se quedaba atrás.

    giphy (5)

    1. Pues igual que tu no aguantas que haya chicos metidos cada dos por tres y poder pasearte medio en bolas porque estás en confianza lo mismo cuando tu quieras llevar a algún chorbo. Que lo mismo te apetece que ese chico con el que estás medio liada te haga una visita a las 3 de la mañana y hacerlo en mitad del salón, porque a ti el sofá te pone mucho. Si vives sola no tienes que cortarte y puedes hacerte un nueve semanas y media por toda la casa.
    1. Ser antisocial, pues eso, que igual que hay días en los que te apetece desahogarte de lo estresada que estás en el curro  otros días no te apetece hablar ni ver a nadie sin tener que recluirte en tu habitación. Si vives sola podrás vegetar en el salón y ponerte Love Actually por vigesimoquinta vez y llorar a moco tendido.
    2. Poner la lavadora, tender cuando te haga falta. Esto también depende de la gente con la que convivas, por eso yo a partir de mis experiencias anteriores solo comparto con una persona como máximo. Llamadme exagerada pero tenía una compañera que adelantaba la lavadora para poder poner la suya y otra que quitaba mi ropa del tendedero y la dejaba tirada en cualquier parte.
    3. Llevar visitas, hacer fiestas. Aunque tengas unos compañeros supermajos siempre habrá ocasiones en las que no te apetece que haya gente en casa. Ni para quejarse, ni para unirse.

    Por supuesto también podéis tener experiencias estupendas compartiendo piso pero eso ya depende de varios factores y si os vais a vivir con gente desconocida siempre estaréis jugando a la ruleta rusa.

    Cristina A. Alonso

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login