my road
  • Querido diario

    Adiós a los Ninis, llegan los Sisis

    Share on Facebook308Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Cada vez más jóvenes estudiamos y trabajamos. Muchos se echarán las manos a la cabeza diciendo que es algo imposible de mezclar, cual agua y el aceite. Pues no señores es algo posible y a veces necesario. Aún teniendo la ayuda de los padres, muchos no pueden darnos más de lo justo y necesario. Así que si queremos ya sea desde caprichos varios como muchos, muchísimos libros, hasta viajes de verano a Logroño, tenemos que:

    1. Currar.
    2. Comprar muchos boletos de Navidad.
    3. Meternos a trabajar en una fábrica de maniquíes.

    Definen a los Ninis como “Jóvenes de entre 18 y 31 años que mecen su incierto futuro entre la pereza y el conformismo, acostumbrados a que todo les viene dado y que han conseguido de la sociedad todo lo que han querido sin esfuerzo alguno”.

    Pues eso se acabó, nos hemos plantado y hemos dicho ¡BASTA! Primero que ese nombre parece de teletubi. Definen así a aquellos que son inactivos a efectos laborales, es decir, ni trabajan ni buscan un trabajo, aunque nada se lo impida, pero además tampoco estudian o se forman para integrarse en la sociedad. Osea, todo el día tirados en casa. Que mierda de vida resulta solo el pensarlo, he de decirlo. Pero eso no es generalizable para todos los jóvenes españoles, ahora nos toca hablar a los Sisis (Uuuh cuanta imaginación con los nombrecitos) ¡que también existimos leñe! Se puede estudiar y trabajar, aunque al principio cuesta adaptarse a la nueva rutina, la satisfacción de sentirse independiente aplaca todas las dudas del turbio comienzo.

    230eb97cdfbd7da10187a2b065c322ee

    Ceci Wallace una de nuestras colaboradoras lo tiene más que claro, “Es la satisfacción de haber aprendido a ser responsable antes que el resto, la satisfacción de que hasta las bragas que llevas las has comprado con tu dinero y que con tu propio dinero y esfuerzo has pagado por tus estudios y por todo lo que tienes. Que gracias a tu experiencia laboral no te falta trabajo en estos tiempos tan duros que corren…”

    Carla Potter añade otro punto de vista que muchas compartimos “Lo mío era part time, pero sigo teniendo la mentalidad de tener que hacer algo siempre.”

    Las estadísticas están cambiando, cada vez más jóvenes están mentalizados de la necesidad de tener estudios pero sin ignorar el hecho de que necesitamos trabajar en muchos casos. Ya sea por necesidad o para tener experiencia en el sector laboral. No es en absoluto imposible y aquí os traigo algunos truquitos para intentar hacerlo más sencillo y sin perder los papeles.

    tumblr_nx6oigpKkb1uo9949o1_500

    Trucos para compaginar trabajo y estudios sin morir en el intento:

    1. Organiza tu tiempo. Vete a la librería más cercana y píllate un calendario, el más económico y horrendo de todos, da igual. La cuestión es que puedas colgarlo en un lugar visible y así crear un horario flexible que siempre tengas a mano. Escribe lo que necesitas lograr cada día. Cuando cumplas una tarea, táchala. De esta manera, podrás observar todo lo que has logrado y mantener organizadas tus futuras tareas. Algunas partes de tu horario no podrán modificarse, como tus horas de clase y tus días de trabajo. Desarrolla una rutina que puedas seguir, pero que puedas modificar si otras cosas importantes surgen. Al ser un estudiante que trabaja, debes estar listo para adaptarte a las nuevas asignaciones, los recados inesperados y las crisis repentinas en el trabajo que deben resolverse de inmediato. Incluye en tu horario un tiempo suficiente para estudiar; de esta forma, si algo surge, puedes pasar el estudio para otro momento de la semana.7e3cb6ca8447989bcb1e829a75a94a11
    1. Aprovecha tu súper móvil última generación para algo más que las selfies y fotos de comida cuqui. La mayoría de los teléfonos inteligentes tienen un calendario y las funciones de lista de cosas por hacer. Los productos de Apple y Google cuentan con la función de sincronizar tu tablet y ordenador con el teléfono para que puedas compartir tu horario entre tus dispositivos. Si tienes algo programado en el calendario de tu teléfono super duper inteligente (quizás un plazo límite para un trabajo de clase), también aparecerá en tu ordenador y así mientras estés viciada viendo Orange is the new black no podrás escapar a las garras de tu calendario.
    1. Planifica tu trayectoria académica. Es decir determina cuales son los pasos que debes seguir para alcanzar lo que buscas y establece metas. ¿Necesitas aprobar mínimo 5 asignaturas? Averigua cuándo serán los parciales y trabajos, crea una serie de pasos a seguir durante los próximos meses para conseguir sacarlas adelante. Cada carrera o estudio básico es diferente. Acude a tutorías y explica tu situación quizás la profesora/profesor que la importan pueden echarte una mano en planificar todo tu programa para que sepas qué es lo que tendrás que afrontar.
    1. Reserva tiempo para ti. Cuando llenes tu horario, también incluye un tiempo para tu familia, tu churri, la cera brasileña etc. Crea una columna aparte para las cosas que tienes que hacer para mantener tu casa en orden, a tu cónyuge feliz y a tus ingles en buen estado.
    1. Programa una actividad social. Aunque sea ir a darle de comer a las palomas al parque, ¡pero sal! Además te propongo que intentes mantener tus amistades entretenidas, todos sabemos que con la madurez esto es más costoso, pero haced un hueco en vuestras agendas para cogeros una buena tranca de vez en cuando. Al inicio de cada mes, programa una actividad divertida que puedas realizar con tus amigos para algún día que tengáis todos libres. Y ya sabes, cread un grupo, hablad de todo menos de la quedada y al final salid a donde os pille aunque sea a comer pipas.tumblr_m3ar76AEMF1qcqbdbo1_500
      Y sobre todo, mentalízate que esta es una forma más de crecer como persona, enriquecer nuestra madurez afrontando responsabilidades nunca está de más. “Y que la fuerza te acompañe..”

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Liza Peter

    Estudiante de periodismo y esperanzada futura escritora. Domadora de gatos a tiempo parcial, escribo para comprobar que no soy la única que pensaba que la vida sería otra cosa. Escorpiona de pies a cabeza, me encanta viajar, adoro leer y disfruto viviendo.

    

    Login