maxresdefault-1
  • Querido diario

    Cuando el Facebook te recuerda que antes estabas flaca

    Share on Facebook253Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Yo no sé ustedes, pero yo, una de las primeras cosas que hago por las mañanas es abrir el Facebook y ver qué recuerdos me salen ese día. Es un poco de enganchada y un poco de masoca, pero me encanta. Y últimamente me salen fotos de hace unos 6-7 años, cuando vivía en Sevilla, en las que pesaba alrededor de 20 kilos menos y, JODER, me veo es-pec-ta-cu-lar. Obviamente seguía siendo una tía grande, porque siempre lo he sido y siempre lo seré, pero con mis antiguos 80kg, estaba realmente en forma, más guapa, más saludable y, en definitiva, mejor, a nivel físico.

                                                                            Resultado de imagen de recuerdos facebook meme

    Pero entonces me entra una rabia tremenda. Y me entra una rabia tremenda porque en esa época estaba continuamente sufriendo por la comida, continuamente haciendo dietas extrañas, y continuamente sintiéndome una mierda gorda. Todo el mundo me decía y me recordaba que era más grande que la media. Que estaba gorda y que tenía que adelgazar. Me privaba de mil cosas cada día, pero no para mantenerme así de estupenda y de sana, sino porque supuestamente estaba gordísima y tenía que adelgazar mucho más. Recuerdo ciertas personas que continuamente me ‘obligaban’ a ponerme a dieta y me instigaban con el tema. Recuerdo lo mal que me hacían sentir, recuerdo lo poco que me quería a mí misma y lo poco que me valoraba en general, y me cabreo muchísimo.

    Y sin embargo ahora, que estoy mil veces más gorda que entonces, no tengo esa presión que sentía en aquellos tiempos. No tengo ni la mitad de complejos que antes, y me quiero a mí misma mil veces más. Me siento valorada, por mí y por mi entorno. Nadie me presiona para que adelgace o cambie mi cuerpo, y sin embargo se supone que ahora estaría mucho más justificado que me sintiese fatal con mi peso y me obsesionara con el tema como entonces, ¿no?

    Pero resulta que no. Que yo sé que me sobran esos kilos y que me encantaría volver a estar como en esas fotos. Pero ahora disfruto del día a día, del proceso, de la vida en general. Ahora me quiero infinito y no permito que nadie me haga sentir mal por esos kilos que yo ya sé que me sobran. Y lo más rabia que me da de esos recuerdos, es haberme pasado tantos años sufriendo y sintiéndome tan mal cuando, en realidad, estaba mejor que nunca, estaba en forma, estaba sana y estaba perfecta con mi talla 42-44.

    Supongo que llegar a este punto de amor propio se consigue sólo con la experiencia y los años de perdonarme a mí misma y aprender a quererme como soy, pese lo que pese en cada momento de mi vida, porque, les recuerdo, somos mucho más que un número en una báscula, y ojalá haber sabido todo esto en aquella época; hubiese empezado mucho antes a ser feliz.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ceci Wallace

    Gordibuena consumada con más de 20 años de experiencia en el sector. Me gusta llamar a las cosas por su nombre. Adicta al Maquillaje y a McDonald's.

    

    Login