gordofobia
  • Querido diario

    El gordófobo, ¿nace o se hace?

    Share on Facebook296Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Que la gordofobia es un mal que afecta a muchas personas injustamente es más que sabido. Lo que quizás no esté tan claro son los motivos por los cuales nace dicha gordofobia. Y hace poco en una de mis tardes de aburrimiento, me dio por ponerme filosófica y en intentar averiguar cuál es el origen de esa mierdosa ‘’fobia’’. La pongo entre comillas porque al igual que la palabra ‘’homofobia’’, no me parece un miedo irracional ni algo a lo que de verdad se le deba ‘’temer’’, sino que más bien es algo ocasionado por prejuicios estúpidos.

    Y para hacer este análisis, me he fijado en el ejemplo de mi vida, en las situaciones que me han pasado desde que era una enana que devoraba  American Donuts día sí y día también (¡que vuelvan ya porfa!) y se embobaba con películas Disney (todavía) hasta la actualidad.

    Desde que era muy pequeña, siempre he sido gordita. He tenido mis épocas en las que estaba más y menos gorda, pero siempre lo he estado. En todas mis clases, siempre era de las que destacaba en cierto modo por su peso, pero de forma un tanto rara, ya que era la gorda de las delgadas, y la delgada de las más gordas. Nunca he sabido cómo catalogar a esa parte intermedia en la que todavía sigo.

    Las primeras experiencias con la gordofobia que tuve fue por parte de mi familia. Me encantaba comer. Disfrutaba comiendo, sobre todo cosas que no son precisamente saludables. Y como buena niña pequeña que se precie, adoraba las chuches. Me hacían muy feliz, hasta que familiares míos empezaron a soltarme frases tipo ‘’No comas tantas porquerías’’, ‘’Si comes tantas chucherías te vas a poner muy gorda y fea’’, y sobre todo, una de mi madre que me dolió en especial, ‘’Te vas a poner que no vas a caber por las puertas’’, me decía enfadada cuando apenas tenía ropa que me quedara bien.

    empoderarte-me-mariana-godoy-3

    Con los años, las cosas fueron a peor. Sufrí bullying en mi niñez y adolescencia, durante nueve duros años, pero ese tema da para otro texto. Me hicieron sentir tan mal, que la única vía de escape que encontré fue la comida. Y si juntamos mucha comida basura, más un metabolismo jodidamente malo, nos encontramos con un gran subidón de peso. Mis continuas depresiones me hacían pensar que no valía nada, y que mi sobrepeso era el culpable de todo ese bullying. Aun así, nunca me insultaron ni dijeron nada en relación a mi peso, al menos, no directamente.

    Pasamos a la pubertad y adolescencia. En una comunión estaba comiendo con los otros niños pasándolo bien, a mi bola, cuando una niña que no conocía me preguntó mi edad. Al decirle que tenía doce años, me contestó ‘’Pues pareces mayor, porque como eres muy gorda…’’ Me quedé en plan WTF. Tal vez no tuviese malas intenciones, pero esas cosas duelen mucho, sobre todo cuando estás en plena pubertad y tienes más complejos que pelos en la cabeza. Y además, que ella tampoco era lo que se dice delgada. No entendía por qué todo el mundo estaba tan pendiente de mi físico ni por qué era tan importante.

    Mi familia de vez en cuando seguía soltándome joyitas tipo ‘’Con la cara tan bonita que tienes, es una pena que estés gordita’’, o algunas chicas de mi clase, cuando un chico no muy agraciado se interesó por mi, y yo no estaba segura de querer hacer nada con él, y me dijeron con toda la mala leche del mundo ‘’Confórmate, ninguno de los dos puede aspirar a más’’. Sobra decir que nunca más quise volver a verla. De hecho, hoy en día sigo sin entender por qué se portaron así conmigo.

    Aparte de todo eso, crecí acostumbrada a ver imágenes y chistes de gordos, y creyéndome todos los estereotipos que se tienen sobre ellos. Y de hecho, sin ser consciente, yo también fui gordófoba, diciendo o pensando cosas como ‘’¿A la gente gorda le gusta estar así?’’,’’Solo siendo delgada seré feliz, los delgados siempre son guapos y no tienen ningún complejo’’…Ahora iría al pasado y me daría un par de hostias.

    He de decir que cuando me encontraba en una de estas depresiones relacionadas con esos kilos de más, descubrí Weloversize y me enamoré por completo. Me cambió la vida, y desde entonces puedo decir que soy la gordibuena más guapa y con las curvas más peligrosas del lugar. He aprendido a quererme mucho, y se lo debo a todos los que hacen esto posible. Muchas gracias <3

    Pero a lo que iba es, ¿es la gordofobia genética o un comportamiento aprendido? ¿Se nace odiando a las personas con sobrepeso, o es lo que te enseñan?

    Yo creo personalmente que la culpa de todo esto la tiene la sociedad hipócrita, injusta, exigente y superficial en la que vivimos. Nos bombardean día y noche con imágenes de cuerpos irreales y perfectos y nos dicen que sólo así se puede ser feliz. Y ya se sabe que los niños pequeños son como esponjas. Absorben todo lo que se les enseña, y esas ideas se quedan en sus cabezas sin que lo noten. Nunca ven una princesa o un superhéroe gordo. Los únicos personajes gordos que ven son los malos o personas de las que uno se puede reír, y crecen con ello.

    Y yo propongo cambiar eso. Yo propongo enseñar a los críos a respetar a todas las personas, sea como sean. A enseñarles que lo importante es el interior, y que ser una persona gorda no significa ser una persona fea, ni fracasada, ni que no pueda tener éxito en la vida. Y sobre todo, que puede tener una salud mejor que la de muchas personas delgadas.

    Mari Ángeles Utrera Martínez ha hablado.

    Foto destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a info@weloversize.com.

    • Haba Tonka

      Los estereotipos estéticos se crean por la sociedad, según la época, la cultura y las circunstancias.
      En el siglo XVII (“las Tres Gracias” de Rubens) estar gordita era lo más in, porque en una sociedad pobre las grasas eran símbolo de abundancia.
      En el siglo XXI, con demasiada abundancia a nuestra disposición, lo más in es estar amojamada/o.
      Y con un poco de suerte, para el siglo XXII, lo más in será ser auténtico, al margen de modas y modelos. O eso espero…

    • Txell028

      Pues a mí este post me ha recordado a la cita de Nelson Mandela que dice: “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”. Y eso obviamente, es extrapolable a la gordofobia… definitivamente se hace.

    • Ana M.

      Se hacen, desde muy pequeñitos u.u

    • lletres7

      Desde pequeños nos inculcan que hay características buenas y otras que son insultos, en vez de ser ambos adjetivos descriptivos.

      A los niños pequeños les dicen que son altos y guapos, no bajitos o feos. Lo mismo con los kilos. En cuánto oyen que es un insulto, como puede ser tonto, ya saben que es algo negativo.

      Ser feo, bajito y tonto es algo que no se puede cambiar, que viene de serie, y por eso la gente se lo mira más a la hora de usarlo como arma arrojadiza.

      Ser gordo, según sus teorías, es por elección propia y lo usan para hacerte sentir mal, como diciendo que tu elección o tu opción no es válida.

    • Lia Marañas

      Se hace. Sino, yo no hubiera dicho la frase estrella de mi niñez: “Mamá, yo de mayor quiero ser gorda como tu” <3

    • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

      Se hace. Los deportistas, los héroes… desde moco aprendes que estar gordo es lo contrario a ser el mejor, el más guapo, el que más liga. Y siempre es más fácil machacar al que es diferente que destacar por tus propios méritos.
      Pero me la suda, nadie me va a quitar nunca mi hamaiketako (no se como si dice en castellano, creo que con el gif se entiende) XD
      [GIF]

      • Ainhoa

        Hamaiketako=almuerzo jajaja

        • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

          Eeeeh! Es verdad, no me salia! XD
          Gracias Ainhoa 😉

    • Inma Rodríguez

      Lo que la sociedad impone es un ideal inalcanzable, fomentan
      que nos exijamos a nosotros mismos alcanzar ese imposible básicamente porque
      para ello hemos de invertir parte de nuestra economía, ese dinero enriquece a
      muchas empresas, incluida como no la industria de las dietas, mientras nuestra
      salud física y emocional, empobrece. Se como te sientes, de chiquita, también
      escuche por parte de mi madre el “no vas a caber ni por las puertas”.
      ¿El gordófobo se hace? no creo que se lleve en el ADN simplemente a los medios
      les interesa generar una sociedad gordofobica por que esa sociedad critica y
      hace daño al “obeso” y potencia que este se exija un cambio a si
      mismo, aunque este perfectamente bien. También quiero que todo cambie y que se
      criminalicen hábitos y no personas, opino que ese cambio comienza por educar
      distinto a nuevas generaciones, es complicado pero no imposible.

    • Perra de Satán

      Totalmente de acurdo contigo. Yo también fui educada en odiar a los gordos, además de una manera muy curiosa, porque pasé mi infancia entre mi madre y mi abuela, y mi madre odiaba la comida basura y me prohibía determinantemente hasta mirarla, diciéndome eso, que me iba a poner gorda, fea y de todo, y mi abuela, por otro lado, me cebaba que flipas, pero después de cebada luego me decía “hija, ten cuidado con la comida” y te estoy hablando de que yo no fui una niña gorda, era una niña normal, tampoco la típica niña delgadica pero la gorda ni de lejos. Pero desde muy pequeña se me ha metido miedo a engordar, esa es la palabra, me aterrorizaban y manipulaban con engordar, así que cuando por fin engordé, imaginarse cómo nos sentíamos, no solo yo, sino ellos… ¡¡¡lo peor que podía pasarle a esta familia!!!

      • Mari Ángeles Utrera Martínez

        No puedo creer que la gran Perra de Satán haya respondido a un texto mío jaja Soy muy fan de los tuyos x)
        Yo me he sentido igual casi siempre,con ese miedo a engordar,he tenido épocas en las que apenas comía,una vez tuve un bajón enorme de azúcar y me sentía fatal.Pero ya dije basta,estoy sana y sigo siendo guapísima con mis kilitos de más jaja

    • Nhiary

      Yo creo que es bastante sencillo. El ideal de belleza de la sociedad siempre va a ser de alguna forma lo más idealizado (a veces lo más difícil de lograr) y actualmente, en la parte del mundo en que vivimos, ser delgado está idealizado porque se asocia a esfuerzo, autocontrol, salud, e incluso posición social, aunque en realidad no sea necesariamente así. Ergo, se nos enseña de niños que si alguien está gordo es un glotón, flojo, descuidado, enfermo y por supuesto, feo. La sociedad nos enseña a que pensemos así, más aún considerando los medios de comunicación, publicidad, la industria de la ropa y la belleza, que privilegia una imagen esbelta. Así que dudo que la “gordofobia” sea innata, es una conducta aprendida.
      Personalmente no me interesa si la gente está gorda o no, porque no conozco sus vidas ni sus circunstancias, pero debo confesar que lo que sí detesto es a la gente gorda que se queja, se victimiza y se miente a sí misma. Me explico, si alguien está gordo pero se acepta tal cual está y las posibles consecuencias que eso trae (dificultad de encontrar ropa, salud, etc.), bien por esa persona; si alguien gordo se queja de que lo está, pero empieza a hacer cambios en su vida, bien; pero cuando conozco a gente gorda que se queja y en vez de cambiar su alimentación, pedir ayuda, hacer ejercicio, qué sé yo; le echan la culpa al metabolismo, a la genética, a la falta de tiempo, al clima y a todo lo que se les ocurra. Peor aún esos que afirman comer sano cuando saben que no es así en absoluto.
      En fin, lo de “odiar a los gordos” es simple cosa de asociación.

      • Yavestruz

        Yo creo que no te has explicado bien, porque tal cual lo has expresado ese odio hacia “el gordo que se queja” sigue en la línea de la gordofobia. No es un GORDO el que se queja, sino una PERSONA con un tipo de personalidad determinado. Es decir, que lo mismo daría que fuese un alcohólico que se excusa en que “sólo es una copa, que he tenido un día duro”, que, no sé, alguien con gafas que se queja de que siempre se le empañan, pero no hace nada por intentarlo con las lentillas.

        Aunque bueno, también hay un juicio implícito, que el gordo lo hace mal, que está mal estar gordo y debe cambiarlo (a no ser que seas un gordo feliz, claro, que estamos muy equivocados también, la relación con tu cuerpo es vivir en una montaña rusa y tenemos derecho a tener días malos). Y cada persona es única, detrás tiene una historia y unas circunstancias, puede compartir el tipo de cuerpo con alguien, pero eso no significa que tengan nada en común. Cuando metemos a todas las personas con sobrepeso (o lo que sea) en el mismo saco y nos olvidamos de las diferencias entre unas y otras, es cuando creamos un prejuicio. Es cuando nace la gordofobia.

        Quién sabe si esas excusas no son una manera de cuidarse a sí mismo, que el abuso por parte del mundo hacia su cuerpo es tan brutal, que esa cantinela de excusas hace las veces de discurso body positive hasta que se sienta con fuerzas para enfrentarlo.

        • Nhiary

          Creo que tener sobrepeso o, más específicamente, exceso importante de grasa corporal, es malo. No sé si eso me hace una “gordófoba”. En ese caso también soy una “fumadorfoba”. Cualquier factor de riesgo para la salud me parece malo, pero como dije en mi comentario, no me interesa andar juzgando a las personas gordas (o las que fuman) porque no conozco sus historias y principalmente porque no han preguntado mi opinión, pero me molesta de sobremanera cuando vienen a mí, me cuentan su situación, se quejan hasta el cansancio, me salen con miles de excusas o con frasecitas como “es que tú no sabes lo difícil que que es bajar de peso”, cuando no se han ni molestado en preguntar si yo he pasado por lo mismo.
          En fin, no creo que estar en contra de la gordura sea malo, lo que sí creo que es reprochable es apuntar a la gente con un dedo, burlarse de ella, creer que no deberían existir las tallas grandes ni las modelos gordas o opinar sobre el peso de la gente sin que te hayan preguntado.

      • https://www.instagram.com/mihevi/ Mihevi

        Estoy de acuerdo en todo menos en la última parte. En mi caso de toda la vida y desde adolescente siempre he sido una persona no delgada, que tampoco gorda o eso pensaba yo, hasta que en mi adolescencia a finales de los noventa y principios del 2000 con esos malditos cánones de delgadez máxima que se estilaban en esa época, me hicieron creer que con mi 1,72 m y con mi talla 42 era una gorda, que no gordita o rellenita, no, ojocuidado, una GORDA así de claro y contundente.
        Y eso en plena adolescencia te marca y te empiezas a odiar a ti misma por salirte de esos cánones impuestos, porque te crees a pies juntillas las críticas, mofas y los motes tan genuinos que se marcaban tales como (foca,ballena etc) y te empiezas a considerar a ti misma como un adefesio, porque obviamente por aquel entonces ser gorda solía ir de la mano en ser fea, o de otro modo, ningún adolescente se fijaría en una gorda, ni aunque le gustarán las chicas con carne realmente lo admitiría y más entonces donde solo se veían modelos del estilo Kate Moss o las actrices de moda eran del estilo de la que hacia de Valle en Compañeros.

        Todo eso creeme que te marca, y tienes que tener mucha templanza, confianza contigo misma y serenidad para salir adelante sin que esas cosas te afecten negativamente, cosa que yo no tenía , porque era muy vulnerable a todas esas críticias y mofas, y fue algo que arrestre cual losa durante muchos años.

        Además luego por cosas de la vida y como durante años me hicieron ver que como era una gorda y fea no merecía ni respirar el mismo aire que esas personas tan divinas, delgadas e ideales y mucho menos estar destinada a encontrar el amor y ser correspondida, por lo que acabe saliendo y casándome con el primer chico que al que yo le gusté, que me vió guapa y que se interesó por mi en aspectos íntimos y amorosos, pues porque no lo vi venir, y para mí era algo tan extraordinario que un chico se fijará en mi en esos aspectos que me cegué por completo. Un chico ocho años mayor, que más adelante resultó ser un maltratador psicologico y físico de manual, así y como bien han descrito más arriba yo aplicaba al 100% lo de “Me hicieron sentir tan mal, que la única vía de escape que encontré fue la comida. Y si juntamos mucha comida basura, más un metabolismo jodidamente malo, nos encontramos con un gran subidón de peso” y asi fue como después de aguantar bullying en la adolescencia, una pareja maltratadora en la veintena y dos embarazos (que aunque me dieran lo más maravilloso que tengo, los embarazos pasan factura al cuerpo) me engordé 30 kilos. Casi nada!
        Pero desde hace un par de años mi vida cambió cuando tome la decisión de separarme, y hace aproximadamente un año mi vida volvió a cambiar cuando descubri fruto de la casualidad a WELOVERSIZE y desde entonces empecé a ver mi negra vida a color, a sacarme partido aún siendo gorda, a verme guapa y sexy aún teniendo lorzas, a cuidar mi alimentación, a salir de casa sin la verguenza del que dirán, a enterrar el hacha de guerra conmigo misma, a dejar de odiar mi cuerpo y empezar a mantener con él una relación de amor que espero que dure siempre, y todo eso sin renunciar a ser feliz y a disfrutar en el proceso.

        Claramente yo nunca voy a usar una talla 38, tampoco lo pretendo, soy una mujer robusta, cual caballero andante, en mi génetica está la gordura, pues en mi familia la mayoría son gentes robustas y grandes, así que por mucho que yo cierre el hocico y me alimentase solo a base de lechuga, por mucho que hiciera ejercicio, nunca sería una chica delgada propiamente dicho, porque aunque ahora me cuide, la genética dicta como es tu complexión, y eso no se puede cambiar.

        Otra gente con otro tipo de complexión quizá ya habrían adelgazado mucho más, no lo sé, pero yo haciendo mi propia dieta ya llevo perdidos 13 kilos y aunque todavía me falte más de la mitad para llegar a mi meta, sino hubiera sido por estas chicas de Weloversize que tanto cariño y mimo le ponen a este proyecto y tanto se lo curran, ellas que han sido mi panacea y tanto bien me han hecho, posiblemente yo seguíria siendo una gorda desgraciada e infeliz. Ahora soy una gorda, menos gorda de lo que era hace un año, pero inmensamente agradecida y feliz. Porque si algo he aprendido en este año, es que NADA en la vida puede salirte bien si no te quieres a ti misma. Quererte es el comienzo de todo. En mi caso, de mi nueva vida que me por cierto, me encanta y en parte se lo debo a Weloversize.

        • https://www.instagram.com/mihevi/ Mihevi

          Ahhh y a todo esto, en base a mis experiencias diré que el gordofobo se hace, y lo moldea la sociedad a su antojo y beneficio!! He dicho xD.

    

    Login