landscape-1490957358-woman-relaxed
  • Querido diario

    El olor a tinta de los libros escolares y otros recuerdos felices

    Share on Facebook143Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    No solía hacerlo mucho, pero me lo recomendaron encarecidamente. Recurrir al pensamiento positivo cuando estás atravesando un mal momento, o cuando tus pensamientos se oscurecen. Justo cuando veas que te abocas al desastre, y con desastre también me puedo referir, que te apetezca desesperadamente volver a echar mano de los cigarrillos, o estés demasiado estresado estudiando, o las llamadas telefónicas en el trabajo te estén agobiando… toma un solo instante en recordar alguna de las cosas que te hacen feliz.

    Juro que pensaba cuando me he sentado con la página en blanco, que no encontraría ni uno para poder poner, pero creo que he reunido unos cuantos bastante importantes para mi. Cada cual tiene los suyos, evidentemente, pero puede compartamos algo.

    Estos son los míos…

    El calor que sientes en los brazos y en el pecho cuando te atreves a comenzar a llevar manga corta en primavera.

    El olor a lejía que queda después de haber hecho limpieza en tu casa.

    El movimiento involuntario de los ojos, las patas y el morro de mis gatas, cuando se quedan dormidas en mi regazo, y comienzan a soñar.

    El suspiro de alivio después de haber estado llorando mucho rato, y muy fuerte.

    giphy

    Oír las risas de puro gozo de mis sobrinos, y ese ruidito agudo que hacen al final.

    El olor de mis sobrinos.

    El calor que te sube a las mejillas cuando abres la puerta de casa después de haber estado en la calle con un frío intenso.

    El primer trago de coca-cola después de meses de no haberla tomado.

    giphy (1)

    La ducha caliente del gimnasio después de un entrenamiento.

    El sonido del tecleo el ordenador.

    El olor a tinta de los libros de texto escolares.

    El olor de los libros viejos.

    giphy (2)

    La piel de gallina que te eriza el cuello cuando la persona deseada, sin saberlo, te toca.

    Las ganas de cantar o bailar cuando has tenido una conversación satisfactoria con él/ella.

    La anticipación al primer beso con tu posible pareja, que nunca sabes si alcanzará tus expectativas.

    El olor a comida cuando entras en un salón donde se celebra una boda.

    Que los zapatos que te estés probando te queden bien a la primera.

    giphy (3)

    Entrar en una tienda y encontrar el vestido negro perfecto, por menos de 20 € (ciertamente es una expectativa, pero no pierdo la fe y me hace feliz pensar que algún día lo encontraré)

    El silencio cómodo, mirando al infinito con un amigo, arreglando el mundo sin hablar.

    Reír hasta llorar, hasta que te duelen los costados.

    Y eso es todo. Por hoy. Por ahora.

    Tamara Aguilar

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a info@weloversize.com.

    

    Login