13226059204_5e5f8f6f28_b
  • Querido diario

    Gracias, papá

    Share on Facebook275Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Me pasé diez años de mi vida escuchando «eres igualita a tu padre» sin creérmelo del todo, me comparaba contigo y no veía parecido en nada, y ahora que he alcanzado la veintena no paro de encontrar las semejanzas. No me refiero a nuestra idéntica nariz ni a nuestros horrorosos dedos meñiques del pie, hablo de todas esas cosas que son invisibles pero que marcan la diferencia. Me gusta pensar que herede lo mejor de ti, y es que hasta tus defectos me resultan entrañables.

    Te estresas, gritas, dices muchas palabrotas, necesitas tener el control de la situación y como te pille en un mal día igual me matas con la mirada. A pesar de todo me gusta vacilarte para que te enfades y hables en tu indescifrable idioma. Hablamos rápido, pronunciamos mal y tartamudeamos cuando nos ponemos nerviosos, la genética es así. Gracias por enseñarme lo necesario que es tener carácter.

    original

    Eres la persona más testaruda, perfeccionista y trabajadora del mundo. Te vas de casa a las siete de la mañana y vuelves a las doce de la noche, y aunque hayas tenido el día más duro del mundo te quedas una hora más despierto para hacer cuentas y escuchar las bobadas que te cuento. Gracias por regalarme tu ambición aunque, dando la razón a mamá, a veces tendríamos que tomarnos las cosas con más calma.

    Tienes una gracia que no todos entienden pero que adoro, y tu sentido del ridículo es nulo. Cuando era pequeña y me portaba mal no me amenazabas con castigarme sin ver la televisión, tu frase estrella era «a que te monto un escándalo». Haces el idiota en cualquier lugar y te da igual quien mire, le cuentas chistes hasta a los cajeros del supermercado y sacas sonrisas incluso a los desconocidos. Gracias por contagiarme tu alegría, con el tiempo he aprendido la importancia de reírse de uno mismo.

    anigif_enhanced-20322-1401648763-1

    Si buscas gordibueno en Google sale tu foto. Eres la persona con más autoestima del mundo, y no seré yo quien te quite la razón cuando dices que te duele la cara de ser tan guapo. Te miras en el espejo sin camiseta mientras te afeitas, con tu maravillosa barriga de buda y orgulloso gritas «soy un sex-symbol». Gracias por darme la seguridad suficiente para ignorar todos los estereotipos que rodean el físico y la belleza.

    Tu sinceridad es odiosa y lo peor de todo es que siempre tienes razón. Mi primer novio era un jeta, es verdad. Los tacones no me favorecen y parezco un ciervo herido, ahora lo sé. Me queda mejor el pelo largo y moreno, aunque podrías habérmelo dicho antes de cortármelo y teñírmelo. Mis zapatillas blancas están llenas de mierda, eso no te lo discuto. Ay papá, gracias por demostrarme que las verdades duelen pero que las mentiras matan.

    kqn8nGW

    Admiro tu manera de plantarle cara al mundo por aquello que crees justo sin necesidad de faltar al respeto a nadie, eres la demostración de que la sensatez no se aprende en la escuela. Gracias por hacerme ver que uno pierde la razón cuando rebaja a los demás, que la educación te abre todas las puertas y que hay que pensar primero y actuar después.

    Me has dicho te quiero más veces desde que me independicé que en toda mi vida y es que aunque por fuera parezcas duro, por dentro eres más blando que una gominola. Gracias a ti sé que las películas hay que llorarlas, las canciones hay que bailarlas y las experiencias hay que aprovecharlas.

    anigif_enhanced-5541-1435272766-7

    Recuerdo el día que compraste tu primer smartphone, en vez de pedirme que te instalase WhatsApp me preguntaste como buscar fotos e información sobre los distintos países del mundo en Internet. Te prometo que cuando te jubiles te llevaré hasta el fin del mundo, nos bañaremos en las playas del Caribe y exploraremos cada rincón de Argentina, para que tu fondo de pantalla sea una foto sacada por ti en vez de una foto sacada de Google. Gracias por contagiarme tu curiosidad y por hacer que el entusiasmo pese más que el miedo a lo desconocido.

    He tardado mucho tiempo en comprender que nuestras diferencias se deben precisamente a nuestras semejanzas. Infinitas gracias papá, porque además de darme la vida me has enseñado a vivirla.

    papa y yo

    Por muchos más bailes juntos.

    Imagen destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Marina Pinilla

    Escribo sobre psicología por amor al arte y a la ciencia, no necesariamente en ese orden.

    

    Login