d5022065c520ea2a359d56b424837261
  • Querido diario

    Luchar contra uno mismo

    Share on Facebook141Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Ya no tengo memoria de cuando comenzó todo esto. Puede ser cuando era chiquita, apenas tenía unos 7 u 8 años cuando terminé en la puerta de la dirección de la escuela, al defenderme de un compañerito que, en una actitud premonitoria, me dijo gorda por primera vez. En ese momento, algo se desacomodó en mi pequeña cabecita de niña, algo que hasta el día de hoy trato de acomodar.

    Y después de ese insulto, porque decirle gorda a alguien siempre fue un insulto, vinieron otros. Algunos que no me importaban, y otros que me hicieron llorar. Algunos que generaron un cambio positivo en lo que hacía, y otros que me llevaron a tener conductas enfermizas en cuanto a la alimentación, rozando la enfermedad.

    La adolescencia fue terrible, divertida, pero terrible de todas formas. Es una época donde ser distinto, de otro tamaño, duele más. Cuando  para salir todas sacaban sus polleritas, sus remeritas, y una no tiene más remedio que usar alguna camisota con unos pantalones que son de abuelita, la cosa se pone difícil. Esto también permite, por supuesto, que nuestra creatividad crezca a pasos agigantados, buscando soluciones de una galera de donde deberán salir prendas creadas a medida, y con mucha onda, me ha pasado de que me pregunten por mi ropa y les diga alegremente que era de mi propia colección!!!!

    No obstante, siempre tuve conciencia de la diferencia con los demás, y en ese punto tenía dos caminos para tomar: ser retraída, y para colmo de males gorda, o desarrollar de manera casi sobrenatural mi encanto, y ser simpática, graciosa, atrevida, loca. Alguien con quien reírse y pasarla bien. Utilicé la segunda estrategia. Pasaron los años, y alguna vez logré estar cerca de la flacura, un mundo casi desconocido para mí. Ni yo me lo creía. Duró algunos años, que fueron bien disfrutados, pero ante un descuido, y otro, y uno más, acá estoy, con 35 años y peleando de nuevo con este cuerpo que se puso grande otra vez.

    Muchos días me levanto pensando que es posible cambiar, que no va a ser difícil, que si una vez pude, nuevamente voy a poder. Otros días, menos positivos, pienso que esta lucha es igual que escalar descalzo el Everest, tomar unos mojitos en la cima y bajar, todo en un día. Y siempre me cuestiono, cuestiono el qué, el cómo y el cuándo llegué a ser esta que soy, y no entiendo porqué no me di cuenta de lo que estaba pasándome. ¿Cómo llegue a estar en tres cifras, y no lo noté? ¿En qué estaba pensando? ¿Es este un camino sin retorno?

    Y es en ese momento que entiendo que esta es una lucha bien difícil, porque no hay otro con quien luchar: esto es con uno mismo, o contra uno mismo, como cada uno quiera verlo. Entonces llega la iluminación, que claramente viene junto con los años: éste es mi cuerpo y tengo la obligación de cuidarlo y de quererlo, sea como es hoy, como fue ayer y como será mañana. Y en éste  mundo pensado para los flacos, vengo a decirles que yo existo, y que pienso, y que hablo y escribo, y que necesito un lugar que ocupar aquí, más voluminoso que el de alguien que pese 55 kilos y tenga las medidas reglamentarias para esta sociedad que no acepta los rollos ni en el cuerpo ni en la cabeza. Estoy acá, y voy a luchar todos los días para sentirme mejor, verme mejor,  con dignidad, con la alegría de saber que soy única, que soy absolutamente irrepetible y de que finalmente, empiezo a amarme así, como soy.

    Autor: Lic. Mou

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login