cats
Querido diario

Mi novio delgado no es un premio

Imagen de perfil de Emma Primera
Share on Facebook146Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Muchas chicas me preguntan por redes sociales dos cosas que me sorprenden. Una es cómo he conseguido tener novio, ya que se ve que a las gordas les cuesta ligar, y la otra como he logrado que un chico delgado se fije en mi. Porque parece que su peso es un premio que no todas las gordas merecen. Como si yo hubiera tenido suerte de que un tío deportista me quiera. Cuando no es por nada, pero el premio gordo, soy yo. Y no por mi peso.

giphy

A la primera pregunta la respuesta está muy clara. No es que no se ligue porque estás gorda, no ligas por tu actitud. Me explico. Yo cuando me veía fea y gorda no me comía un colín, de hecho era invisible y no me miraban ni los delgados, ni los gordos, ni siquiera los viejos verdes. Pero no era mi peso, era mi actitud, me escondía, me hacía invisible y eso que abulto…

Cuando empecé a quererme, a verme guapa y a aceptarme, empecé a ligar. Fue así de repente, un día un chico me paró en la estación de tren para pedirme el teléfono, otro día uno en un bar, y así sucesivamente. Yo no había adelgazado ni un gramo, lo que había cambiado era mi actitud, no mi físico. Lo que atrae es la seguridad en ti misma, y si tú te ves como una diosa, en general los demás también te ven así. Ahora bien, esto no te asegura que le vayas a gustar a todos, pero es que las delgadas tampoco les gustan a todos, aunque lo tengan más fácil querida, cada uno se siente atraído por un tipo de personas, y todos tenemos nuestro público. Pero si tú no te quieres, raramente alguien lo hará.

Y sobre el punto dos, tengo que dejar claro que yo no elegí a mi pareja porque fuera delgado o atlético, y él tampoco me eligió a mi porque soy gorda.  Ni a él le gustan todas las gordas ni a mi todos los tíos fibrados. Me gusta él, sobre todo por su actitud. porque a mi lo que me pone de los hombres es cierta actitud que no todos tienen.

Está claro que todos tenemos como un estereotipo físico que nos atrae más que otro a simple vista. A mi por ejemplo me atraen físicamente los hombres altos y fuertes, pero si son imbéciles dejan de hacerlo, y eso no quiere decir que no me pueda enamorar de un bajito flaco. Y no solo enamorarme sino que me ponga más caliente que los tubos de escape de las Dervi Variant de mis novios de juventud.

Algunas chicas me han explicado que parece que por ser gordas tengan que “conformarse” con chicos feos o gordos como ellas. Y eso también es un error. Porque ni todos los rubios van con rubios, ni todos los altos con altos, ni todos los gordos han de ir con gordos. Eso es para el casting de First Dates.

Pero si eres gorda tener un novio flaco tampoco te va a hacer ser más guay, o estar mas aceptada por la sociedad, ni sus kilos de menos harán que tu felicidad sea más grande. Porque entonces tu estás haciendo exactamente lo que no te gusta que hagan contigo, y es elegir a las personas con las que estás por su físico. Y eso, o vives en Mujeres, hombres y viceversa, o generalmente es un error.

Lo que si no vamos a negar, es que cuando se ve una pareja en la que uno de los dos es gordo por muy guapo que sea, y el otro tiene un cuerpo normativo, siempre hay miradas, y la gente se pregunta: ¿Qué hace esa flaca con ese gordo? o ¿Qué tendrá esa gorda para que ese pedazo de tío se fije en ella? Y los que se preguntan eso pues no se si son flacos o gordos, pero lerdos un rato.

A mi me han preguntado muchas veces si cuando mi pareja me conoció yo era delgada y engordé después. Como pareciéndoles inverosimil que él se pudiera fijar en mí estando pasada de kilos. Lo que no saben es que me conoció igual de gorda que ahora, pero es que yo lo molo todo, gorda o flaca, eso no influye. Y el que no lo vea, no me interesa, por lo tanto ¿para qué quiero ligármelo?

En resumen, que lo que debemos buscar es personas que nos hagan felices, que nos quieran, que nos respeten y por que no decirlo, que nos echen unos polvos que nos dejen sin respiración. Y no tallas o físicos determinados. Porque os recuerdo, que si tenemos suerte todos seremos viejos y feos.



Login