rebel2
  • Querido diario

    No es gordofobia, es odio a tu felicidad

    Share on Facebook249Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Desde hace unos años hacia aquí he hecho un estudio en la universidad de mi casa, que no es Massachusetts,  pero es igual de fiable. Y es que según el resultado de la reacción ciudadana ante los gordos, cada vez tengo más claro que la gordofobia no es el odio a los gordos, sino a los gordos felices.

    Porque si tú eres una gorda que estás amargada de la vida, que te odias a ti misma, que eres triste, que vas siempre con ropa negra ancha y mirando al suelo, pues  no incomodas a nadie, simplemente eres el cubo de basura donde tú y los que te rodean pueden echar toda su mierda, y ya de paso, tapar la suya. Eres solo una pobre gorda comedora compulsiva que no sabe controlarse y no tiene voluntad para parar. Digna de lástima porque como no tienes vida, ni novio, ni gato, ni nada, pues llenas tu vacío con la comida (Eso es lo que les da placer pensar).

    4f210a4c91c00ad143ac4f4eaf655d1e874850a9

    El problema viene cuando eres una gorda feliz. Sí, una  gorda contenta todo el día, que ríes, que eres cachonda, que haces deporte, que comes lo que te sale del chirri delante de todo Dios, que vistes bien, y que tienes un estilazo que  las modelos de Zara para ellas lo quisieran. Ahí es cuando SI molestas, pero tela. Porque no sé si sabéis que la delgadez no da la felicidad. Que hay mucha gente amargada con una 38, más de la que os imagináis. Con vidas de mierda, con parejas tóxicas y trabajos precarios. Y que pagan su frustración fumando o entrenando como locos en el gym, y por eso no se les nota tanto como a ti.  Lo que no quiere decir que no estén peor.

    item0_rendition_slideshowVertical_rebel-wilson

    Y luego la televisión y los medios se encargan de fomentar la gordofobia. He oído y leído últimamente cosas como que la obesidad se está cargando los presupuestos de la seguridad social, que los gordos no tienen las mismas posibilidades de tener trabajos bien remunerados, ni parejas con un buen estatus social… y veinticinco millones de gilipolleces más.

    Y  entonces ¡Tachán! Aparece una gorda,  que es feliz con su vida, que tiene un trabajo de puta madre y que le encanta, que tiene unas amigas guachis, algunas hasta son delgadas, rubias y listas (sí, existen) y un novio que a parte de estar bueno tiene personalidad. ¡Meeeegggggg!. Se enciende la puñetera alarma roja. “mayday mayday. Tenemos un grave problema. Puta gorda feliz a la vista“.

    cohete

    Se preguntan ¿Cómo una gorda puede ser tan feliz? ¿Por qué ella tiene cosas que yo no tengo? ¿Por qué su novio está mas bueno que el mío, y la mira como si fuera Beyoncé, mientras el mío solo mira el móvil? ¿Si yo estoy amargada porque tengo una estría, que hace ella feliz pareciendo una ballena? Y la última ¿De qué coño va, quién se cree? . Pues de Diosa , querida. ¿De qué voy a ir? De lo que soy.

    Y en ese instante aparece su odio hacia ti, pero no es por tus kilos, sino porque tú tienes algo que ellos no, además de carne. Autoestima y seguridad. 

    gorditas-felices-bikini

    Y eso te hace feliz, que es la palabra tan ansiada en nuestra sociedad, que nos impone unos cánones casi imposibles para que no lo seamos. Y claro tú te has quitado esas cadenas, y te pasas las normas por el arco del triunfo y no eres esclava sino libreeeeeeeee. ¡Cómo te atreves!

    Y ahora que llega el verano, cuando llegas tú con tus carnes morenas al chiringuito y te pides unas bravas y una cerveza, y te ríes sin parar mientras te las comes, y los amargados de tu vera, beben algo light y ponen en su Instagran que son felices, cuando ni le hablan al que tienen al lado y su cara de besugo lo dice todo… pues chica, que quieres que te diga, gordofobia es poco. Lo normal sería que sacaran un hacha y se originara allí la matanza de Texas.

    Así que sed felices, con la talla que sea. Y si sois gordos aún más, porque según las estadísticas, vuestro corazón va a explotar en cualquier momento. Eso sí, esperemos que sea al lado de un gordófobo, y por lo menos le salpique.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Emma Abril

    Soy gorda, feliz, egocéntrica y tocapelotas. Me gusta escribir, molestar, y los haters. Y si escribiendo puedo juntarlo todo me parece un plan perfecto. Instagram: emmaabril39

    

    Login