518629
  • Querido diario

    Querer no lo es todo

    Share on Facebook196Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    ¿Qué se hace cuando tu pareja daría todo por ti pero tú no serías capaz de hacerlo por ella? Cuando te estancas en una relación que aparenta ser perfecta, no hay malos rollos ni palabras inadecuadas. Vuestra vida social es la hostia, pero al llegar a casa no te provoca tumbarte a su lado.

    Nunca hay quejas. Todo está bien. Menos tú.

    En esta sociedad parece (o lo dan a entender) que si tienes una pareja que te cuida, te adora y respeta tienes que permanecer a su lado. SIEMPRE. Aún sin quererla.

    tumblr_n4fxizBhT91rhmt2qo1_500

    No digo que no tenga que cumplir esos “requisitos”, porque qué menos que te respete y te quiera, ya puestos a compartir una vida (o parte de ella) juntos. Me refiero a que…

    Tengas cuidado. No te confundas. NO estás obligada a querer a alguien, ni permanecer a su lado si tú no lo quieres. Te mereces un amor sincero por lo que no le (te) engañes. No va a funcionar.

    Puedes tener una pareja que sea idílica a ojos de los demás, que esté enamorada de ti. Sin embargo, que haya algo que no encaja. La relación no da para más. Llámalo feeling, química o nudo en el estómago que te revuelve y te hace vibrar.

    Pero no hay de dos.

    Habrá personas que refuercen el “debes intentarlo”. Cómo decir que no y dejarlo pasar si daría todo por ti. Qué egoísta. Esto ocurre. Nos enfrascamos en relaciones duraderas por monotonía, aburrimiento, porque es alguien muy noble, muy bueno. No lo discuto, pero quizá no es para ti. Ni tu misión acompañarlo.b9bf9cc76b76dee4cfc3f7f8b829448e

    Hay veces que decir “no” es necesario. Al igual que decir “sí”.

    No, no quiero compartir mi vida contigo.

    Sí, me apetece estar sola.

    A veces, tengo la sensación de que estar sola es un lastre, cuando es una necesidad básica. Debería ser obligatorio apartarse de la sociedad durante un tiempo. Pensar y descubrir si nos gusta la vida tal y como la tenemos (des)ordenada, aunque dé miedo. Arriesgar es ganar, porque a quién no arriesga siempre le quemará la duda.

    Y, las dudas no son para el querer. Mucho menos para el QUERERTE.

    Autor: Sara Trejo

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login