nrm_1410531462-bridget-jones-breakup
  • Querido diario

    Si tú no te quieres, nadie lo hará

    Share on Facebook1,150Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    El amor no es fácil. Fin del spoiler. Sí, hay rachas súper Mr. Wonderful donde todo parece una canción de La Oreja de Van Gogh, pero también hay que saber mantener el equilibrio en los baches, y sí la cosa ya es jodida de por sí, imagínate como se complica la tragicomedia cuando te enamoras de una persona que no se ama a sí misma.

    Querer a quien no se quiere es difícil, sobre todo cuando quieres recordarle lo maravilloso que es, pero él no se lo cree, no acepta tus piropos, y hasta los llega a considerar burlas o compasión. Pero no, tú ves el encanto que desprende, tú sabes que ilumina tu mundo cada vez que te deja entrar en el suyo, tú conoces todos los pequeños trucos que le convierten en magia. Y de repente el mago se queda sin poderes cuando tiran sus hechizos a la basura.

    tumblr_ny0xz9JT1t1uz0gs9o1_500

    Haced memoria, todos hemos sido las dos caras de la moneda. Hay días que ni una foto de Fassbender desnudo arregla, y nos encontramos todos los “peros” habidos y por haber. Que si vaya pelo de mierda tengo hoy, que si este grano me convierte en un orco de Mordor, que si cuánto se notan los kilos de más, que si qué mal me sienta la ropa hoy… Que sí maja, que tienes el día tonto. Y llega tu churri, le preguntas «¿este pantalón me hace el culo gordo?», te suelta «gorda me la pones tú a mí», Y NO TE LO CREES. Vale, un día –o semana premenstrual– de mierda lo tenemos todos, y a veces también nos ha jodido ver como la otra persona esquiva nuestros piropos con la fatídica frase de “es que me ves bien porque estás enamorado”. El problema aparece cuando nuestra vida –y por consiguiente nuestra relación– adopta una dinámica chunga, y pasas de no mirarte en el espejo en una ocasión puntual a rechazar cualquier muestra de afecto o comentario que aluda a tus virtudes.

    giphy

    La falta de amor propio no solo afecta a quien la sufre, ya que también puede ser duro para su pareja. ¿Por qué?

    • Porque empeora la comunicación

    Entre lo que piensas, lo que quieres decir, lo que crees decir, lo que dices, lo que quieres oir, lo que oyes, lo que crees entender, lo que quieres entender y lo que entiendes, existen nueve posibilidades de no comprender nada.

    Las personas con falta de autoestima pueden llegar a malinterpretar las palabras asumiendo siempre lo peor. Como en ocasiones han sido víctimas de comentarios maliciosos, acaban interiorizándolos y aceptándolos como parte de su “yo real”, adoptando una visión completamente distorsionada de si mismas. Al final los piropos son considerados condescendencia bien disimulada o mentiras piadosas por amor. Muchas personas son incapaces de manejar esta situación, sobre todo cuando sus parejas proyectan sus inseguridades y defectos en ellas.

    10-things-to-do-in-your-20s

    • Porque hay más discusiones

    ¿Ves cuando tienes las hormonas montándose una rave? Que no sabes si llorar, si reír o si abroncar al repartidor del chino por llegar cinco minutos tarde. Pues esa revolución emocional puede ser el pan de cada día de las personas con baja autoestima, y es que aunque parece un problema muy “leve”, la escasez de amor propio es una dificultad psicológica que hay que trabajar.

    Los obstáculos en la comunicación dan pie a discusiones absurdas, de esas que cuentas a tus amigos y te dicen «¿estáis cabreados por esa gilipollez?». Frases inofensivas como un «que guapo estás hoy» pueden volverse un terremoto de magnitud 7 en la escala no-me-comas-la-oreja-cómeme-la-almeja. «¿Hoy? ¿Qué pasa, qué otros días no soy guapo?», una frase que suena infantil desde fuera pero que a veces nos sale del alma.

    Es muy tedioso consumir tu energía tratando de hacer feliz a una persona que no parece querer serlo, porque a veces todos adoptamos una conducta pesimista en vez de una buena actitud. Al final acabas pensando que por mucho que te esfuerces tu pareja jamás confiará en ti, no valorará tus palabras y acabará reprochando lo que en principio eran “buenas intenciones”.

    tumblr_inline_nzp6guXZZ91slrvm0_500

    • Porque el amor se convierte en dependencia

    Una característica inerente de las relaciones sanas es poder contar con la otra persona cuando tienes un momento bajonero, porque si no ya me dirás tú que gracia tiene salir con alguien que solo está en las situaciones buenas y te deja más solo que un calcetín en la lavadora en las malas.

    Esta conducta tan sana se convierte en algo tóxico cuando tu media naranja depende única y exclusivamente de ti para ser feliz, algo también llamado “dependencia extrema”. No me malinterpretes, puedes adorar a tu pareja y ser más feliz que una perdiz a su lado, eso es bueno. Pero si piensas que es el único motivo para sonreír y le asfixias con comentarios como «si tú te vas yo no soy nada», la cosa no es tan bonita.

    El problema es que las personas con falta de autoestima sí llegan a creer que no son nada, y haber encontrado a una persona capaz de “aguantarles” –como si fuera un esfuerzo inmenso– se convierte en el único atisbo de felicidad en su vida. Hay algo que ellos no saben, y es que las personas no vienen en pack, solo te necesitas a ti para sobrevivir. Ámate primero y se feliz sin depender de los demás, porque no podrás dar a otra persona lo que no te das a ti mismo.

    tumblr_mlg294Kryv1ru055qo1_500

    • Porque no se puede ayudar a quien rechaza tu apoyo

    Cuando queremos a una persona, ya sea un amigo, un familiar o nuestra pareja, buscamos su bienestar siempre que esté en nuestra mano. Sin embargo hay personas que sencillamente rechazan la ayuda porque no quieren mostrar signos de debilidad, porque consideran que se les está echando una mano por lástima o condescendencia, porque su orgullo les impide aceptar el apoyo de otras personas, o porque tienen tanto miedo a lo desconocido que prefieren permanecer en su zona de confort.

    Al final acabas cansado de llevarte palos cada vez que intentas ayudar, así que simplemente toca aceptar la situación esperando que por arte de magia la otra persona sufra un cambio repentino de actitud y decida cambiar. Siento decirte que la magia solo existe en las películas de Disney, y ni tú puedes cambiar a una persona que no quiere progresar, ni ella va a dejar atrás su esencia si no comprende el daño que se hace a sí misma y a los demás.

    lskywalkerrescue

    • Porque la confianza desaparece

    Si tu no te amas dificilmente entenderás por qué otras personas pueden hacerlo. Ese pensamiento tan destructivo hará que entres en un ciclo de preocupación constante, temiendo que tu pareja se de cuenta de lo que realmente eres –o más bien de lo que tú crees ser– y te deje tal y como te han acabado dejando otas personas.

    Esa sensación de ansiedad inminente hace que sea practcamente imposible formar un sólido vínculo de confianza, e irónicamente es el temor el que acaba provocando que te quedes all by yourself. ¿Cómo? Pues porque como bien  dijo Yoda, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento, el sufrimiento al lado oscuro. Una vez formas parte del lado oscuro adoptas un comportamiento repleto de negatividad, celos, críticas y, en definitiva, mala hostia. Mira lo mal que acabo el pobre Anakin, que ni Padmé con sus moñitos fue capaz de arreglar el estropicio que se lio en el Imperio Galáctico.

    haters-gonna-hate-darth-vader-version

    Si tu pareja tiene la autoestima por los suelos, te has sentido identificado con lo dicho anteriormente y realmente quieres ayudarle a mejorar –y ya de paso enriquecer vuestra relación –, siento decirte que tengo una mala noticia: las cosas no van a solucionarse de la noche a la mañana con una conversación. Hay que tener en cuenta varios aspectos. Primero, el cambio debe nacer de la otra persona, jamás logrará solucionar sus problemas si no pone de su parte. Segundo, si la relación se ha vuelto completamente disfuncional y el único motivo para mantenerla a flote es no hacer daño a la otra persona, lo mejor que puedes hacer es decir adiós. Puede parecer cruel pero no somos tontos, sabemos cuándo alguien está con nosotros por compromiso, aunque a veces no lo queramos reconocer. Es más duro vivir en una mentira con alguien que no te ama que cortar por lo sano, sufrir durante un tiempo, empezar de nuevo y aprender a estar solo. Con suerte algún día la compañía se volverá una cuestión de elección y no de necesidad.

    Ross-Rachel-Love-Plane

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Marina Pinilla

    Psicóloga por amor al arte. Consejos vendo y para mí no tengo. Hablar con mis gatos me mantiene cuerda. A veces bailo por la calle y siempre canto en el coche.

    

    Login