fofisanos
  • Querido diario

    Sobre ser gordo y odiar la moda del ‘fofisano’

    Share on Facebook383Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Como logro a cumplir en 2015 sé que no soy el único que optó por incorporar el “bajar de peso” en un puesto importante. Y es que sí, ya lo sabemos en esta web, ser gordo es un hecho que acarrea bastantes problemas en estos tiempos de abdominales Toblerone y peinados patrocinados por Oral-B. Ah, y que no falte la barba sietemesina. Estos problemas, lejos de enfocarse en la salud, siempre están dirigidos a aspectos psicosociales. Aún así, ser perfecto a ojos del mundo nunca había sido tan simple, y esto ha producido una oleada de hombres clónicos e idénticos entre sí. Todos perfectos y, a su vez, sumidos en la profunda depresión que conlleva seguir modas al pie de la letra. ¡Cuán triste debe ser la vida de aquellos que pierden lo propio para adueñarse de lo ajeno! Joder, me ha quedado todo Tolkien.

    Recuerdo que hace unos años la moda era ser un Justin Bieber, un chico Tumblr, un delgadito pálido con pelo de micrófono vestido con gorras planas y sudaderas de colores llamativos y, cómo no, un tatuaje muy friki que resaltase el amor que tenían por Zelda y sus verdes ropajes. Pronto pasó a llamarse postureo porque, como pasa con todas las modas, llegó un punto en que comenzó a rallar siempre lo mismo.

    Ahora, mórbidos míos, ha llegado nuestro momento. La moda es ser un “fofisano”. Tenemos que estar agradecidos, pues el Dios olímpico de turno ha decidido que ya era hora de ver michelines tapando abdominales. Y oigan, tampoco tenemos que quejarnos. Por fin podremos ir a la playa sin espantar a la humanidad, intentar ligar con una muchacha en una discoteca antes de las 14 copas (suyas, claro, que somos nosotros los gordos) o estar con una chica de buen ver si que nadie se pregunte cómo demonios conseguimos tantas provisiones de cloroformo, porque estar con un gordito ahora refleja ternura, compromiso y sensatez. Somos los Totoro del momento.

    Que les den. Sí, chicos, que les den. Somos gordos y lo llevamos siendo toda la vida bajo insultos y chistes humillantes. Todos hemos intentado bajar de peso por falta de autoestima en algún momento y lo hemos dejado. Siempre nos ha alejado de nuestra meta el amor a comer, tener una vida sedentaria o (me disculpo por los chistes previos si tu motivo es el siguiente) los problemas de salud.

    giphy

    Presentándome un poco, me llamo Israel, pero en Internet me conocen como Rubik Yogomix, aunque también me dejo llamar Panda. Y no sólo he sido Panda, Israel y Rubik. He sido Doraemon, Gordi, Mochi o, simplemente, “el Gordo”. Llevo desde enero a régimen a base de una dieta que funciona pero que, como daño colateral, angustia si te encanta comer mucho, variado y colorido, como a mí. Como resultado aquí estoy, con 20 kilos menos y rozando, como a los 15 años, 100 kilos en esa máquina de tortura bajo el lavabo de mi baño. Y ha costado, ¡vaya si ha costado!

    Y es ahora… Ahora, después de 6 meses llenos de “pa, se me están acabando los batidos” que me dicen que no tengo que cambiar para gustarle a los demás. AHORA, después de 18 años siendo rechazado en el amor y en la amistad por vestir cómodo y esforzarme más en llenar el interior que en vaciar el exterior, me dicen que no estoy tan mal. Que te den, Dios olímpico. Me paso tus yogures por el arco de Légolas, nunca me gustaron los trocitos marrones esos. Me voy con Thor, que sus pelis molan más.

    Nunca entenderé las modas, de verdad. Llevo toda la vida siendo friki y cuando se puso de moda el “chico Tumblr” más de uno me llamó posser por hacer lo que llevaba haciendo desde los 3 años. Cuando se puso de moda ver anime y todos, como borregos, buscaban una Death Note en el salón manga más próximo, yo disfruté mucho destripando cómo iba a ser la muerte de [insertar tu personaje favorito aquí].

    Ahora ha llegado lo mejor: “Hombre, tú puedes quedarte así, ahora se llevan los fofisanos”.

    Que te den, humanidad. A partir de ahora me consideraré una seta, que aparte de no molestar, también tiene que aguantar mucha mierda.

    Y esto ha sido, simplemente, un desahogo casual. Yo seguiré con mi vida en Internet, con mi Ramona, con mis consolas y con mi ropa cómoda durante todo el finde. Esta es mi vida. Me gusta jugar de vez en cuando a Magic con otros gordos incomprendidos, me gusta que Ramona no use maquillaje conmigo porque sabe que me gusta tal y como es, me gusta estar contento  con lo que he logrado cuando he querido, no dejándome llevar por el resto. Me gusta mi vida  sin modas estúpidas u oportunistas. Sin cambios, como la de otro hobbit cualquiera en La Comarca.

    Un saludo y gracias por la oportunidad que le han otorgado a esta seta de metro ochenta para desahogarse. Espero poder aparecerme pronto de nuevo por aquí.

    Autor: Rubik Yogomix

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • NovatoJack

      No crees que eres demasiado pretencioso al considerarte fosfisano?

    • Carmunchi Karmenxu

      en las mujeres se llama “gordibuena”. son formas de filtrar la gordura y hacerla apta para el sistema y el consumo de masas. podemos ser gordos y gordas pero eso sí, sin demasiadas estrías, carnes apretadas, intentando no tener demasiada tripa, vestidos a la moda… es decir, el gordo y la gorda atractivos y sexys de la fiesta. resulta que me quité los complejos por no ser delgada y ahora resulta que me añaden uno nuevo; debo ser la gorda que la sociedad quiere que sea, la gordibuena. ahora resulta que debo esforzarme por resultar sumamente sexy y sumamente atractiva. y si no, os invito a poner gordibuena en google y mirar que pibones aparecen. pues eso.

    • Ana

      A mí me pareces simplemente un friki repelente, ya seas gordo o delgado.

    • peter

      A mi me ha pasado lo mismo, lo que pasa es que nunca me ha importado lo que me digan, soy una persona que nunca me he fijado en el fisico de las chicas, solo en su personalidad, su forma de ser, y esas cosas, si alguna chica que saliera conmigo me dice que estoy gordo, lo primero que le diria es ” mira chata, vete a tu casa y no me llames mas”. Odio a las personas que te hacen radiografias con los ojos y te miran de arriba a abajo, y juzgan a las personas por esa radiografia que te han hecho.
      Un saludo

    • Flor Igielski

      Pues yo he llegado a la conclusión de que cuánto más me gusto físicamente a mí misma, más asco me da la humanidad.
      Bajé mucho peso (hará dos años) a base de tener un trabajo de mierda, que me tenía corriendo todo el día y sin tener literalmente tiempo para comer (lo menos sano de la tierra, vamos). Y entre todo esto, mi curro se caracterizaba porque durante el año que estuve allí, NO VI UN FIN DE SEMANA LIBRE.
      Cuando volví a salir (al hacer el año te enseñan la puerta, cof, cof), yo me sentía igual que siempre… acostumbrada a estar no en un segundo plano, sino en el tercero más bien. Sólo que la última vez que había salido pasaba 82 kilos, y en aquél momento 68 (he recuperado casi 4… a ver cómo lo soluciono, jajajaj)… Y EMPECÉ A VER CABEZAS GIRANDO, Y PIROPOS, Y GENTE ACERCÁNDOSE…
      Doy fe de que no era una cuestión de actitud, pero cuando se me pasó el efecto “¿Me han hecho una cámara oculta?” y empecé a darme cuenta de que aunque era igual de guapa (soy guapa a rabiar jajajaja), inteligente e interesante… la única diferencia era el físico. Esos 14 kilos menos hacían que de pronto un montón de peña empezara a darse cuenta de mis cualidades y, lejos de sentirme “halagada”… PILLÉ UN CABREO MONUMENTAL CON EL UNIVERSO…

      AMÉN: ¡¡¡QUE TE PETEN, DIOS OLÍMPICO!!!

    • Inma Rodriguez

      Lo mejor olvidarnos de las modas y de todas las estupichorradas que nos quiera meter en la cabeza la sociedad de consumo, ni gorda ni delgada yo seguire haciendo ejercicio a diario cuidando mi alimentación, sin pretensiones ni deseos de bajar de peso, me quiero y me quieren tal como soy ¿Para que cambiar?.

    • Vikinga

      Muy interesante tu reflexión. La moraleja es que no deberíamos seguir esas modas que nos tratan de imponer a toda costa. Y que si decides adelgazar (que por lo que he leído, te has esforzado mucho por bajar de peso, bravo por ti) sea por sentirte bien contigo mismo/a, por tener tu autoestima alta y no sentirte inferior a nadie por tener unos kilos de más, por llevar una vida más saludable y no cansarte al hacer un mínimo esfuerzo, para cuando te mires en el espejo y te veas reflejado/a, que te guste lo que veas y no sientas vergüenza, disgusto o pena, por ti, jamás hacerlo por gustar a los demás, ni por tratar de encajar, ni por sentirte aceptado/a en la sociedad.

      Sé de lo que hablo, tengo 30 años y en mi adolescencia el prototipo de belleza femenina eran las chicas ultra delgadas, y yo con mi talla 40 de pantalón y mi 1,75 metro, no me consideraba una chica gorda u obesa, pero los adolescentes de mi colegio ya se encargaron de hacerme ver de que esto no era así, de que yo estaba gorda, y por ende, sujeta a todo tipo de calificativos peyorativos tan genuinos y poco comunes, tales como (gorda,foca,vaca etc) bastó con que uno lo dijera una vez, para que todos los demás le siguieran cual rebaño de ovejas. Y a ellos al parecer, les resultaba muy divertido porque cada día se repetían e iban a más, mientras mi autoestima iba menguando. Y eso a esa edad te marca, y no para bien precisamente.

      Yo que era una niña extrovertida, pase a ser una chica tímida y llena de complejos, la cual iba por la calle mirando hacia el suelo, tan solo por no cruzar la mirada con ningún desconocido, no fuera a ser que me hiciera burla sobre mi aspecto.
      Complejos, los cuales por cierto, algunos sigo arrastrando de esa época y poco a poco voy aprendiendo a deshacerme de ellos.
      A veces pienso que si yo hubiera vivido mi adolescencia en la época actual, donde el canon de belleza femenino que desde hace algún tiempo se ha implantado con fuerza, es el de las mujeres con curvas, mi adolescencia hubiera sido feliz y plena, pero no fue así, me tocó vivir y crecer con complejos que terceras personas me crearon, cuando actuaban cruelmente como jueces y verdugos, y juzgaban sin respeto alguno mi aspecto físico, y sí, soy consciente de que la culpa en realidad fue mía, por tomarme tan a pecho esas burlas y mofas, y por no ignorarlas y pasar de ellas. Algo que haría y hago hoy en día.

      Y sobre lo del tema friki ¡Ay cómo te endiendo! hace unos años el término “friki” era empleado como insulto y término despectivo, a día de hoy parece que el término “friki” es más bien un halago. Y no digo que eso sea malo, ojo, yo he vivido eso también, además de ser gorda era la rarita, por gustarme cierto tipo de cosas que no solían gustar a la mayoría, las cuales me hacían ser un poco el bicho raro. A día de hoy el frikismo es una forma de vida bastante bien aceptada, nada que ver con lo que era antes. Ojalá algún día ocurra lo mismo con el término “gordo/a”, y deje de emplearse como un término despreciativo hacia otra persona.

      Y sobre lo de fofisanos, que no te quite el sueño, es otra moda pasajera, como lo fueron en su día los emos, los “justin biebers”, o los hipsters, tiempo al tiempo.

      PD: Continua con tu lucha y con tu compromiso contigo mismo. Ánimo!!!

    • menta

      Me encanta lo que has dicho
      Sabes que mido 1.67 y peso 68 kilos
      Y siempre me visto bien ni complejos ni nada pero ahora resulta que la gente en la que incluyo a un tío mio dicen que estoy aupergorda que tengo que adelgazar pero vamos como si eso les importara mucho como si les fuera la vida en ello incluso hay gente que le ha dijo a mi novio que me deje. Yo me planteado adelgazar por ellos pero hw llegado a la conclusión de que si ellos tienen un problema conmigo yo no voy a solucionarselo yo me veo bien a los demás que les den.

    • https://anonimoesnombredemujer.wordpress.com/ Anonimilla

      Como la de un hobbit cualquiera, ten cuidado, que lo mismo pones un pie en el camino al salir de casa un día normal de tranqui y no sabes cómo pero de repente vuelves meses después con los amigos, hablando de dragones y convenciendo al resto de que no te has pasado con la hierba de la Comarca 😉
      Y hablando en serio, las modas van y vienen, pero siempre ha habido gente a la que le han gustado los tíos normales, gente a la que le ha gustado lo friki y gente a la que le ha encantado leer y escuchar lo que no hacía la mayoría. Simplemente la moda de turno lo acaba revistiendo de forma bonita para que sea más digerible a la mayoría. Aunque esto siempre lo suaviza, ya que muchas, cuando dicen fofisano, no se refieren al protagonista de Escuela de Rock, si no a un tío que podría pasar por novio de Carrie en Sexo en Nueva York. Cuando dicen amar lo friki, no quieren al que lleva años escondido en su tienda de cómics, si no al que socializa bien y lleva camisetas chulas de space invaders, y así.
      Mi estrategia es no rayarme por estas cosas, y simplemente cuando se pone de moda algo que hago o me ha gustado siempre, disfrutar el momento y aprovechar los descuentos, el triunfo o que se amplíe la variedad, y no preocuparme mucho cuando deja de estar de moda, pues sé que sigue habiendo gente a la que le guste.
      Ánimo con tus objetivos de año nuevo 😉

    • Maika

      Si amigo, ahora está de moda ser un tío normal, así es esta sociedad en la que nos consumimos. A mi sinceramente no me gusta el anime, nunca me ha llamado la atención pero siempre he sido fan de comics, y hace unos cuantos años, cuando estaba en el instituto si me ponía una camiseta de flash, me cosían a insultos, y era la friki de la clase a la cual ni se la tocaba con un palo. Ahora me la pongo y para muchos seres descerebrados sigo siendo friki pero, ahí llega lo interesante, molo mucho.
      Llegando a la conclusión de que la sociedad la marca una moda, sea cual sea, y aunque queramos nadar a contracorriente en algo nos afectará. Simplemente vivir la vida y reirte de todos aquellos que se suman a la moda como unos borregos.
      Se feliz con tu cuerpo y sobretodo con tu mente.

    

    Login