brazo gordo
  • Querido diario

    Soy de brazo gordo

    Share on Facebook564Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Soy de brazo gordo. ¿Vaya tontería, no? Pues lo soy. Y mi chico, cada vez que digo estas tonterías/verdades, siempre me dice que no sea boba, que mi brazo es normal. Y quizá aquí esté el quid de la cuestión. Ahora os explico, pero antes un poco de contexto.

    Fui una de esas niñas a las que las tetas les crecieron de repente aún cuando seguían siendo unas niñas: a los 10-11 años me veías llevando un sujetador de Playtex y jugando a las barbies. Sí, además nunca he sido de pocas tetas, sino de bastantes. La naturaleza a veces es muy cruel.

    El caso es que puede que una de las razones de mis mollosos brazos sea la forma de mis tetas. Véase: me crecen muy separadas, definiendo lo que yo de broma llamo “la Gran Llanura Europea”, y sin embargo luego chocan con mis brazos. Viva el cuerpo humano. En fin, puede que por ese choque se cree ahí una tensión que dé lugar a un brazo más corpulento de lo normal, acompañado de una preciosa raya en forma de T que en lugar de ir entre mis domingas está situada en cada una de mis axilas. Todo precioso.

    Pero de ninguna manera es para tanto. Muchas me veríais y me dirías como mi chico: que no sea tonta, que estoy estupenda. Y puede que sea verdad. Es más, sé que mi cuerpo está en su sitio, con sus más (mollas) y con sus menos. No me puedo quejar. Además, desde hace unos años me he estabilizado en una de las tallas más anheladas por muchas mujeres (36/34, según quiera Inditex), y eso está mejor que bien habiendo llegado a usar una 42 en el instituto, que aunque no es nada grave, para mí en su momento fue un trauma por los comentarios que me llegaron a hacer algunos de mis compañeros. Sí, todos eran unos palillos.

    unnamed

    Me podéis ver en las fotos, ahí estoy yo, una chica sanota. ¿Y lo del brazo gordo? Una manía. Con todas sus letras: m-a-n-í-a. Porque como observáis, estoy bien. Mirad mi brazo: es todo salud. Yo seguiré poniendo cara de “bueeeeno”, pero es más o menos salud. ¿Pero qué es lo que ocurre? ¿Cuál es el problema para que yo haya días que maldiga mi ancho brazo porque no me quedan bien las camisetas o vestidos de tirante fino?

    Pues esto de misterio tiene muy poco. Resulta que es la historia de siempre, la historia que a tantas nos tiene hasta los mismísimos: que nos bombardean constantemente con anuncios e imágenes descaradamente photoshopeadas y protagonizados por mujeres seudoenfermas (no digo directamente enfermas, no vaya a ser que alguien de la industria se me indigne, Dios no lo quiera) con piernas mega delgadas, boca entreabierta porque es sexy que te cagas (modo sarcasmo puesto, cuidao) y bracitos mini.

    unnamed (1)

    Sí, dichosos mini bracitos… ¿La consecuencia? Muy obvia: nos acabamos viendo defectos donde NO los hay. Aquí, una servidora se ve los brazos gordos cuando los tiene normales. Y habrá otras que se vean el culo gordo, las piernas gordas o todo gordo. Pero lo tengo muy claro: de vivir en una sociedad donde no se fomentara la esclavitud al cuerpo femenino raquítico esto no pasaría y estoy segura de que habría mujeres con menos problemas de autoestima, imagen o trastornos alimentarios.

    Así que, mujeres de todo el universo (y aquí me incluyo a mí): no seamos bobas. Somos más que una imagen, más que una talla y más que un cuerpo. Oídos sordos a las absurdas modas y a los cuerpos photoshopeados y/o enfermizos. Ellos son los anormales y no nosotras. Y que vivan los cuerpos normales. Y que vivan mis brazos sanotes.

    Autor: Rocío Martínez

    Fotos: Edgar Bahilo

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login