Kill-Bill
  • Sex & Love

    8 gilipolleces que tú también has hecho por despecho

    Share on Facebook2Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Creo sin duda que entre los sentimientos más democráticos que existen en el mundo se encuentra el despecho (bueno, y el alivio tras poder cagar, pero de eso ya haremos otro post). Puedes ser guapo, feo, viejuno, un yogurín, rico, pobre, vivir en la Antártida o en una aldea perdida de Murcia… el despecho jode. Siempre. Y no conozco a nadie a quien no le haya tocado padecerlo al menos una vez (o una docena de veces) en su vida.

    Siendo adultos y maduros, podríamos transformar una situación dolorosa como es que la persona amada pase de tu culo en una oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal pero…no nos engañemos, amigas, el ser humano no suele caracterizarse por ello. E incluso si la alcanzamos, suele ir precedida de un periodo de indignidad y decisiones estúpidas con las que seguro que te sentirás identificada. Puede que con una. Puede que con todas. Puede que con ninguna porque eres la única persona del planeta Tierra que nunca ha pasado por un amor no correspondido o ha sido abandonada cual sucia colilla en la acera. AL IGUAL TE CREO, EH.

    Vamos allá:

    • Encerrarte en la habitación a escuchar Álex Ubago (no me digáis que no sabéis quien es, que me voy a sentir muy vieja), regodearte en tu pena y releer hasta que se te caigan los ojos todas las conversaciones de whatsapp que tuvisteis y sus fotos.Rezar para que un rayo te atraviese y jurarte que jamás volverás a ver la luz del sol. MODO EMO ON.
    • Inundar las redes sociales de indirectas salvajes para tu ex y/o memes de 1998 con gatitos parpadeantes que dicen YO NUNCA TE ABANDONARÍA PERO TÚ LO HISISTE PINCHE PENDEJO WEY VERGA DE LA MADRE.
    • Colgar ochocientas fotos en más redes sociales demostrando lo ultra feliz que estás, la de cosas molonas que estás haciendo desde que estás [email protected], lo ultra sexy que te encuentras y que, en resumen, tu vida ahora es una party continua. Además, has coaccionado apropiadamente a tus colegas para que no paren de comentar cosas tipo “Jo tía, qué bien te lo montas” y si no lo hacen…te creas cuentas falsas para autoaplaudirte en esta fase super feliz de tu vida en la que lloras cada noche hasta el amanecer y deseas cortarte las venurrias en diagonal. Pero de eso no subirás fotos, OBVIO. Pa orgullosa, tú. Ligar desaforadamente con sus amigos, conocidos y hasta con su primo El Navajas y, POR SUPUESTO, esforzándote supremamente en que él tenga constancia de ello. Muy lógico y maduro, lo sé. Así semos.
    • Mandarle cartas anónimas llenas de odio y harina simulando ántrax para que se cague de miedo y sufra una décima parte de lo que estás sufriendo tú.Ah, ¿Qué esto no lo habéis hecho? Yo tampoco, que conste. Lo he incluido porque me lo contó la prima de la amiga de una vecina que…
    • Espiarle de forma obsesiva, controlar cada uno de sus pasos y sospechar de que cada ser humano con el que se cruza es, SIN DUDA, el nuevo amor por el que te ha sustituido. Y ahora que lo pienso…esa señora le mira con ojos muy golositos últimamente… A VER SI VA A SER ESA PUTA VIEJA LA QUE ME LO HA ROBADO. Ah no, calla, que es su abuela.
    • Intentar buscarle defectos cumpulsivamente o restar importancia a los sentimientos que tenías hacia el. ¿Del puto calvo ese me estás hablando? Pfff…ni me acordaba de su existencia.
    • Volverte loquer del coño mandándole mensajes de 238485 parrafos o audios de media hora sin descansos en lo que detallas lo asqueroso que es y las vilezas que te hizo. Estarías encantada de gritárselo por teléfono pero ya no te coge las llamadas.Fundar un club con todas sus ex, a las que te has encargado de localizar, para ponerlo verde y cagarte en su estampa. No sé cómo pudieron caerme tan mal..CON LO MAJAS QUE SON.
    • Difundir por toda la ciudad, comunidad autónoma y parte del extranjero lo mala gente que es, su tendencia a la halitosis y su mediocridad en la cama. Lo mismo te has pasado un pelín con la fama pero… estamos hablando de despecho, es lo que tiene.

    Contadme bonicas, ¿os ha resultado familiar alguna de las idas de olla anteriores? ¿Os arrepentís de ello o seguís bordando muñecos de vudú sospechosamente similares a vuestro ex – loquesea? ¡Confesad, insensatas! 😉

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Miss Candela

    Risueña y habladora, pluriadicta y respondona. Un culoinquieto sin remedio, sagitario de manual. Adoro maquillarme, tomar café y bailar para espantar lo negativo. Adoro soñar y hablar de lo que sueño. Adoro la música muy alta y reírme con todo el cuerpo. Escribo para encontrarme... y ojalá para ayudarte a encontrarte.

    

    Login