Online romance ILLUS.jpg
  • Sex & Love

    De lo que idealizamos por Internet

    Share on Facebook284Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Nunca he sido de ligar en situaciones socialmente ‘normales’, es decir, en la calle, en un bar o en una cafetería. Por la calle lo máximo que consigo que me pase es que me digan cerdadas o me tiren del pelo porque no quiero dar mi número de teléfono (verídico, desde aquí te lo digo colega de Senegal, me sigue doliendo el tirón de pelo y el ego por dejarme en la L5 llorando desconsolada sin que nadie se preocupase por mí, ya te vale). Se me dan mejor las palabras, así los enamoro, conversando. No tengo que preocuparme de si se me ven demasiado gordos los muslos o de si mis tetas están bien colocadas dentro de las copas del sujetador. Solo somos mi móvil y yo. Puedo estar en pijama, puedo estar desmaquillada y puedo estar con 50 personas en la misma habitación, que si quiero hacerle creer que estoy en la cama vestida con un picardías y tomándome una copa de tinto mientras suena Biffy Clyro, lo creerá. En eso consiste lo de ligar por Internet, vendernos como mejor sabemos para que la otra persona no desconecte de nosotros.

    Sjh37Y5

    Después de muchas citas sabes que posponer el momento de veros es lo peor que puedes hacer, porque en una semana de hablar muchas horas puedes pasar de un ‘Hey gilipollas’ a un ‘Hey amor’, y ahí es cuando la cosa empieza a joderse y llegan las inseguridades y esa mágica frase que todos nos hemos hecho: no le voy a gustar, ya me tiene idealizada.

    Tendemos a idealizar todo, sus gestos, sus movimientos, su tacto, su olor y hasta su mirada. Por muchas fotos que hayas visto, o incluso vídeos, no sirve de mucho hasta que no os tenéis el uno frente al otro. Y a él le pasa lo mismo, cree que vomitas arcoiris, que tus mocos son rosas y que cagas palomitas de colores. Mira tus fotos de perfil, tu Instagram, tus frases ingeniosas de Twitter y se enamora de esa tú cada vez más, pero eso es como inflar un globo, inflado es precioso pero a la que se pica y pierde aire queda chuchurrío. Me gusta todo de ti pero, sobretodo, me gusta tu seguridad. Y tú mueres, porque sigues sin saber por qué proyectas ese tipo de seguridad a todo el mundo y luego en tu casa te miras al espejo y no sabes qué pensar. Damos lo mejor de nosotros en las redes, ya sea cagándonos de manera inteligente en Seur o comentando lo cachondo que es Diego de QQCCMH (Diegui te quieri). Subimos nuestras mejores fotos en Instagram, metemos filtros, posamos de esa manera que sabemos nos hace parecer más estilizados y evitamos un contrapicado. Nos ponemos esa foto en la que parecemos una modelo de Vogue en Whatsapp para que cada vez que nos habla piense que es la persona más afortunada del mundo.

    tumblr_m7md1fKDDq1r529ae

    Esto estaría bien si quedas con la persona a los 3 días, el tiempo justo para tenerle pillado/desubicado y con ganas de conocer a alguien muy interesante. Pero cuando llevas casi dos semanas jugando, el tema se vuelve algo peligroso.

    -Si quedáis y no os gustáis será una pena haber estado tantas horas contándole intimidades a alguien del que, probablemente, no vuelvas a saber después de esa cita (ya sea porque tú no le vuelves a llamar, porque él no lo hace o porque los dos dejáis enfriar el tema).

    -Si quedáis y uno de los dos no siente lo mismo sufrirás por lo mismo de antes, has mostrado una parte importante de ti y te sientes vulnerable ante esa persona, no quieres dejar de saber de él pero no te gusta o no le gustas, cagada pastoret.

    -Si quedáis y os gustáis será genial, pero como hemos tendido a idealizar, ese beso prometido, ese polvo o ese besayuno no será tan top como tú habías imaginado durante esas dos malditas semanas.

    -Si os habéis calentado mucho vía Internet quedaréis, follaréis y veréis que os poníais más diciendo lo que ibais a hacer encima de la mesa que haciéndolo.

    -Pero si quedáis y la cosa es mucho mejor de lo que habías imaginado (porque los dos os habéis guardado un as en la manga y tenéis más y mejor que ofrecer) felicidades, la jugada te habrá salido bien.

    love-talking-to-you-gif

    Desilusión, incompresión, decepción… no entender una puta mierda en general es lo que pasa una vez termina el periodo de idealización. Has exaltado sus virtudes hasta límites insospechados y ahora tiendes a exagerarlo todo. No intentes mantener el ideal Disney, no existe, no está ahí, y no querrás pasarte la vida pegada a la pantalla de tu pc o tu móvil. Piensa que todos somos imperfectos y que necesitamos mucha fuerza emocional para querernos y querer con perspectiva. Queda antes de los 3 malditos días, y si  no puedes, intenta poner tus pies en la tierra.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Rebeca Gómez

    Co-Founder.

    • nat

      A mi me pasó ,salió mal porque no le gusté o no sinitó eso que se tiene que sentir,y la verdad,que lo pasé mal,era mi primera experiencia de esta forma,y le idealicé demasiado..tanto que yo creo que aún cuando lo recuerdo le sigo entrecomillas idealizando.., y me costó un montón olvidarme de él…después todo lo que he tenido han sido intento fallidos….así que de momento paso de ligar más así….

    • Tricia Ross

      Hola! Después de leer este post me gustaría aportar mi granito de arena… Yo soy una de esas que han tenido suerte, que se encontró cara a cara con la persona a la que había conocido por internet y fue mucho mejor de lo que esperaba, tanto que ya hace un año de eso y como el primer día. No es ta raro. Pasa de verdad.
      Creo además que conocer gente por internet (ya sea con intención de follar simplemente o de algo más) está todavía mal visto… De hecho a mí me han puesto caras realmente curiosas cuando lo he contado. Me gustaría animar a la gente a intentarlo, no es tan malo como puede parecer 😉
      Ya veis, yo cada día doy gracias por el momento en que se me ocurrió la genial idea de abrir mi ordenador y escribir el primer “hola”
      Un saludo!!

    • aNITA

      buenas noches! acabo de leer este post… y bueno, querria aportar algo.
      Creo que no es necesario el limitar el tiempo de hablar con una persona a los dias que sean, uno, dos tres o trescientos (espartanoooooos!!!! XD cada vez que digo trescientos Gerard butler aparece en mi cabeza con sus abdominales perfectas gritando cual adonis… pero a lo que iba!) Creo que lo necesario es autoeducarnos para no crearnos tantas expectativas, pero ya no solo en el caso de conocer a un chico en internet, si no en cualquier otra situacion que se nos de en la vida.
      Me explico…. las expectativas, bajo mi punto de vista, son tan solo una paja mental que nosotros mismos nos hacemos. Imaginamos como tiene que ser esa persona, como tiene que hablar, oler, que comentarios ingeniosos tendria que decir… y un largo etc. Todas estas cosas que pensamos a piori hacen que en el momento en el que nos enfrentamos a la experiencia no venga pura, no la disfrutemos totalmente, ya que en el momento en el que una de nuestras expectativas se ha visto rota, algo ya no nos cuadra, nuestra mente ya esta poniendo pegas, ya nos sentimos defraudados… pero ojo! que somos nosotros mismos los que decidimos pensar en esa larga lista de cualidades que debe de tener el otro! Y lo que es peor… estamos tan obsesionados con ir tachando cositas de nuestra lista y dandonos cuenta de que algo falta que no vemos todas las otras cosas buenas que se nos estan pasando por alto!

      Con esto quiero decir que deberiamos de aprender a disfrutar de la vida, de las personas, de las situaciones, de lo que sea, de una forma mas libre, y eso solo podemos hacerlo liberandonos de esa interminable lista de cualidades que nosotros nos inventamos, nos imponemos y sufrimos cuando no estan presentes en lo que tenemos en frente.

      • Marta

        Pero es que es IMPOSIBLE no idealizar a alguien, es como cuando lees un libro y te imaginas al personaje. Según vas leyendo te vas conformando unas ideas que son fruto de lo que te dicen (descripción concreta como moreno, alto, fuerte etc.) + cómo crees que debe ser (textura del pelo, figura corporal etc) son cosas que autorellenamos con nuestra imaginación pero que no tienen por qué ser fruto de nuestras expectativas, de nuestros deseos anhelados… simplemente de una necesidad de concretar ¿Me explico?
        A lo que voy es que es cierto que hay que ser cautos cuando conocemos a alguien en la red, y que no hay que generar expectativas, pero es irremediable, y lo mejor para lucha contra ellas es poner un tiempo tope para hablar y quedar ( mi experiencia me da la razón) y concretar todas esas cosas abstractas que nos imaginamos…

    • La loca

      Yo también me siento muy identificada. No soy una chica enamoradiza y nunca he “ligado” por internet en plan de quedar a conocer cara a cara a alguien… pero un día leí un blog que me encantó. Como el autor tenía twitter lo agregué… y ay… me gusta tanto… es inteligente y además muy mono. Hasta nos agregamos al Facebook, cosa excepcional para mí que no agrego a nadie que no conozca en persona.

      En fin, que me encantaría conocerle en persona pero a la vez tengo ese miedo de tenerle idealizado y que en realidad sea un gilipollas xD

    • zorenne

      A mi me ha pasado, llegar a enamorar por internet, cuando ambos nos correspondíamos pues la relación duraba lo que tenía que durar, luego se acaba, lágrimas y al redil de nuevo.
      Pero cuando esto le ocurrió a mi madre, os juro que tuve ganas de asesinar a la otra persona, cuando la rechazó. Se conocieron por internet. Ella viuda de hace 5 años y estaba saliendo de la depresión. Ambos parecía que se llevaban bien, yo la veía tan feliz y sonriente, como hace 5 años que deseaba verla. Le dije “asegúrate que es buena persona, asegúrate que te corresponde”, ambos ya con sus edades de 40+, se supone gente adultisima ya. Y dieron el paso, se correspondían, ya tenían mes para conocerse en persona. ¿El error? Que mi madre no le había mostrado ninguna foto de ella, porque tiene muy muy baja autoestima, vive acomplejada (me cuesta muchísimo que se aprecie >__<) tiene varios problemas físicos que no describiré aquí, a parte de la obesidad (no es gordibuena, ella tiene unos problemas y está deseando bajar de peso al menos a una 50). Entonces ella, le contó todo esto a él. De repente él estaba más distante. Le aconsejé que acabase ya con eso, que le mandara 1 foto, si no la quería, no la merecía, era él un superficial.
      Como podréis deducir, el desapareció, los tios se asustan muy rápido, y los superficiales más.
      Está claro que ella debería haber dado una foto antes para evitarse sufrir tanto, así son las relaciones por internet, cuanto antes dar la cara, mejor.

      Ella sigue sufriendo todavía y hace ya un mes de esto. Me cuesta mucho saber como ayudarla pero estoy segura que en un tiempo todo quedará como otra experiencia más de la cual aprender.

      • nat

        Sonará a tópico,pero una persona con la que has estado hablando un tiempo,le has contado tu vida,te has reido,etc,que por una foto desaparezca,y ni te el benefecio de conocerte,sinceramente poco merece la pena,díselo a tú madre,

    • Lo

      Me ha gustado muchísimo el artículo. Yo también me siento más cómoda intentando “ligar” cuando no tengo que mostrarme fisicamente. Pero, por dios os lo pido y os lo ruego,¿ alguna sugerencia de páginas? Prometo manteneros informadas si sucede algo jugoso 😉

      • http://weloversize.com/mi-cuenta/lauragalache/ Lau_Gala

        Hace tiempo escribí un artículo recopilando diferentes tipos de estas webs, quizá te sirva para ver cuál te interesa más. Te dejo aquí el link! http://ctt.ec/le2bK+

        • Lo

          Me ha servido de mucho, es más, leerlo me ha servido para tener aún más claro que debo apuntarme en una de las páginas jajaja Muchas gracias :)

          • aNITA

            pof.com mola 😛

            Hay unos pocos menos salidos de los que normalmente hay :)

    • Breatheher

      Sentirme identificada con este post es poco.. (Y con lo de Biffy Clyro ya ha sido nivel sobrenatural xD) .Mi historia es aún más chunga de lo normal.. Tengo 30 años y cero experiencia con los hombres. Por cosas de la vida e infinitos complejos de mis lorzas (y la historia de siempre.. Soy mona de cara PERO) no he llegado a tener ese nivel de intimidad con nadie (una vez estuve a punto pero el susodicho se cagó x la pata abajo, no vaya a ser que quisiera casarme o algo jajajajj) . Total que ahora con mis 30, me ha entrado un ataque de soledad y se me ha ocurrido la fantástica idea de hacerme un perfil (lo más realista posible, con mis manias, fotos y peso .. Vamos que sólo me ha faltado un inventario de lorzas)en ADOPTA UN TIO. De momento sólo he quedado con un chico con el que me parecía que había mucha quimica. Y digo parecía porque ahi se quedó la cosa (yo que me habia puesto unas bragas bonitas x si acaso U_U).Estuvimos hablando DURANTE CINCO HORAS SEGUIDAS (con cena incluida). Me podría haber ahorrado la ilusión y haberse marchado durante la primera hora con la típica excusa de que tenía que darle de comer a sus gallinas. Pero no, se quedó todas esas horas siendo encantador y resultando inmensamente atractivo para luego decir que se tenía que ir y plantarme dos castos besos y un venga hasta luego.. Y a partir de ahi no responder a mis whatsapps.
      Sigo apuntada en la página pero me da terror volver a quedar..que mi autoestima no está precisamente a prueba de bombas. Gracias x vuestros posts!! En serio!! Me voy a acosar a mi gato :)

      • Mado

        En ocho meses me han hecho eso ocho veces, algunas después de un polvo… Me han roto tanto que ya no quiero contacto con nadie, no me puedo ni mirar, y en mi cabeza sólo resuena “qué tengo yo taaaaaaan malo??” Nunca he tenido una gran autoestima, pero ahora ya no sé ni lo que eso significa. Amigas, hecha mierda es decir poco, me ha cambiado hasta la cara.

      • Chikaruwynn

        Nunca he estado en ese tipo de webs, conocidos míos hombres si, así que no os sintáis así pensando que tenéis algo malo, la mayoría de hombres que se que se apuntan a eso, solo quieren tema y si ven que se complica salen por patas (oído de sus propias bocas)… De todas formas seguro hay alguno que realmente quiere algo más, pero vete tú a encontrarlo entre tanto pulpo :/

    • Alba

      A raíz de este post me gustaria contaros mi historia. Es antigua y larga en el tiempo pero viene como anillo al dedo. ¡Esto da para articulo aparte!

      Hace mucho tiempo, cuando el MSN era la única forma de contacto y no existía ni Facebook ni redes sociales sumado a una tierna adolescencia de mis 16 o 17 años, conocí gracias a la casualidad del destino a un chico que me pareció maravilloso. Era todo lo que había sonado en mi vida: guapete, estudioso, con mis mismos gustos y que me adoraba. El problema es que tenía novia y la distancia, yo vivía en Zaragoza y él en Málaga. Pero claro, estás en plena edad del pavo y todo te da igual, todo es maravilloso.

      Me gustaba si, pero sabía que no iba a llegar a nada más y nos convertimos “mejores amigos” inseparables vía online. Nos contábamos todo, estábamos conectados horas y horas (e incluso noches) solo por el placer de compartir momentos, canciones y tonterías varias. Él me contaba lo mal que estaba con su novia, una chica que según él le humillaba y ninguneaba (a todas estas ella vivía en Albacete) Por lo que vi que una relación a distancia que se tambaleaba tanto no podía funcionar, pero una conmigo si, ojo! porque yo le adoraría y querría eternamente.

      Lo idealicé más de lo que hubiese querido, suspiraba a menudo en mi mudo ideal, pensaba a todas horas en él e incluso imaginé una relación ficticia en mi cabeza como si él viviese aquí. A él le gustaba fantasear con también con eso. Tenía todas las papeletas para que saliese bien.

      Unos 8 meses después de conocernos llegó el momento del cara a cara. Aprovechaba que (querido destino, te adoro) su clase del instituto iba a hacer el viaje a esquiar y… sorpresa! Pasaba por Zaragoza de camino a los Pirineos.

      No podía estar más emocionada, repasé mentalmente frases ingeniosas, me arreglé como si mi vida dependiese de ello y me lancé al cara a cara como si saltara las cataratas del Niágara.

      El primer encuentro fue fantástico, no pudimos estar ni hablar durante mucho tiempo (tan solo fue una tarde y encima con más personas a nuestro alrededor) pero lo tenía tan idealizado que creía saber hasta lo que pensaba… pero en ese breve encuentro nos gustamos mucho y hasta nos rozamos la mano (que tierno e inocente eran las cosas antes)

      Después del viaje y ya de vuelta en nuestro querido Messenger… él estaba dispuesto a dejar a su novia porque estaba totalmente enamorado de mi, tan solo verme e imaginar todo lo que yo era por lo que habíamos hablado me hacían la mujer ideal.

      Unos meses más tarde quedamos en pasar unos días juntos… a base de mentiras a nuestros respectivos padres logramos coincidir durante 3 días en casa de la abuela de una amiga que vivía en Madrid (si, que rebuscado, verdad? Ahora lo pienso y me parece surrealista) No estaríamos solos pero nos serviría para estar juntos y pasear.

      Por supuesto fueron unos días maravillosos. Cogidos de la mano y dándonos besitos como unos tontos. Como hacía ya un año que lo conocía online y llevaba todo el año imaginándole, yo tenía su vida, sus pensamientos y su persona idealizadas… y de ahí no me podías sacar. Era lo que yo imaginaba y punto. Pero a él le pasaba lo mismo. Hasta nuestras formas de hablar al natural nos parecían distintas a lo que nos imaginábamos en nuestras cabezas. Era raro pero pasamos unos días felices entre la fantasía y la realidad.

      Otra vez de vuelta a nuestra rutina de ordenador, nuestras conversaciones se resumían simplemente en recordar los momentos de los días que pasamos juntos. Incluso a escribir un diario con todos los detalles y mandárnoslo porque éramos muy super flower happy power de la muerte.

      Pasaron los meses… y en nuestra cabeza solo recordábamos y volvíamos a hablar interminablente de lo bonitos que fueron nuestros días en Madrid, no avanzábamos en nada más. Estábamos estancados en una fantasía de la que teníamos miedo de salir por si la realidad nos pegaba dos bofetadas.

      Llegó la primavera y yo estaba loca por verle. Quería aprovechar la semana santa para ir a verle a su casa, me daba igual que me tuviese que pagar un hotel por mi cuenta pero necesitaba volver a retomar lo de Madrid.

      A base de mentiras a mis padres, romper mi hucha, compinchar a 2 amigas y sacarme un billete hasta Málaga conseguí finalmente 2 días en su propia casa. Sus padres sabían que yo era su “super mejor amiga” y no les importó habilitarme un sofá cama y pasar el fin de semana allí. Iba a conocer su propia casa!! No me lo podía creer!! Así seguiría en mi vida de ensueño palpando lo que llevaba 2 años imaginando.

      Sin embargo, una vez allí resultó mi temida bofetada con la realidad. Aunque era una familia de lo que se refiere a “normal” (Piso bueno, de clase media acomodada, padre-madre-perro y normalidad absoluta.) un jarro de agua fría se me cayó encima. Su habitación, sus cosas, su rutina, él… no, no era como yo le tenía en mi cabeza. Pero conservaba las esperanzas de que resultara… hasta que veía que se encerraba la noche entera a hablar con su novia “oficial” por el Messenger al igual que hacía conmigo. (Si, aquella novia de Albacete del principio de la historia) a la cual solo había visto también un par de veces y la seguía queriendo por las fantasías que tenía de ella en su cabeza.

      Tenía una vida real tan aburrida como la de todo el mundo y dos fantasías por la noche en un entorno online. La novia que le humillaba y yo, su salvación. No podía prescindir de ninguna pero tampoco las quería tener viviendo a su lado.

      No, él no era como yo imaginaba, todo lo que yo le quise en mis falsos pensamientos resultó eso, una fantasía y un espejismo en mi cabeza. Huí como pude de esa relación tan absurda y complicada que me había absorbido dos años y pico. Borrón y cuenta nueva, acabamos por dejarnos de hablar.

      Pasaron los años… empecé a salir con un chico de mi ciudad y estuvimos 5 años juntos, una relación que acabó siendo una de las más destructivas de mi vida. Cuando se marchó de mi lado, mágicamente apareció el sujeto de esta historia. Había pasado 5 años esperando volver a encontrarme, decir que lo sentía y que le diera una oportunidad para ser amigos de nuevo.

      Como estaba destrozada acepté, y marché 4 días a verle a su ciudad para que me consolara. Según él el cambiar de aires me ayudaría a superar un poco lo de mi ex. Pero esta vez me alojaría en un hotel, ya había dejado la adolescencia y estaba más curtida en la vida. Aunque él ya vivía solo no quería sorpresas.

      Una vez allí me recibió con los brazos abiertos, de buen amigo, de genial consejero y me dejé llevar. Mi cabeza empezó a recordar todos los momentos y las fantasías que tuve hacía ya tantos años. Volví a besarle, volví a cogerle de la mano y me sentí bien. Mi carácter estaba un poco más amargo que en mi adolescencia, pero no quería fingir, quería empezar de cero.

      Me sacó todos los malos pensamientos, cosas de lo más profundo de mi ser, reflexionar y hasta llorar. Nos acostamos juntos por primera vez desde que nos conocimos y ya habían pasado 8 años. Después, en la cama no hacía más que preguntarme el por qué lo había hecho… justo en ese momento me confesó que llevaba más de 5 años pensando en mi, en los días que pasamos en Madrid y lo bonita que yo era entonces. De los paseos, de cogernos la mano al atardecer y de muchas cosas que podían haber pasado y no pasaron, que se quedaron en su cabeza. En definitiva, de todo lo que podía haber sido y no fue. Yo no supe que contestar, me puse a llorar como una boba.

      Tras esos días y regresar a mi Zaragoza natal tuve claro que no podíamos ninguno de los dos anclarse en un pasado basado en la idealización de cada uno, no éramos lo que nos creíamos ser. Quería decírselo cuanto antes… pero él se me adelantó.

      Abriéndome ventana online me confesó que yo no era la chica de sus recuerdos, que mi carácter no coincidía con el que él tenía en la cabeza. Mi pelo no olía a lo que él creía recordar, mis frases no coincidían con lo que él pensaba y mi risa tampoco. Me quería pero no sabía bien si a la Alba de la realidad o a la Alba de sus pensamientos.

      “Quizás deberíamos ver si caminos distintos al final nos vuelven a conducir hasta nosotros… o no” – me dijo

      El último soplo de vida del MSN se desvaneció dejando de respirar en esa conversación. Y ahí acabó todo.

      Y no volví a verle… ni saber nada de él.

      PD: Debo decir que al final encontré al chico de mis sueños y no, no fue él.

      ¡¡Ya os dije que esto era tan largo que servía de artículo!!

      Gracias

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/lauragalache/ Lau_Gala

      Estoy muy de acuerdo, Rebeca! Me siento muy identificada con tu post!! Lo mejor es desvirtualizar después de un tiempo prudencial (3 o 4 días) y así no hay demasiada implicación y como tu bien dices, todavía hay lugar a la sorpresa (positiva o negativa). Si no sale bien, no sientes haber perdido tanto y si sale bien…mucho mejor verte, escucharte, mirarte, reirte…porque se aprecia de otra manera a una persona. Hay personas muy buenas con las palabras pero luego en vivo se “deshinchan”. 😉

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/perradesatan/ Perradesatan

      Yo creo que todo depende un poco. Es imposible no idealizar a la otra persona porque tu mente, sin querer, va a imaginarla (¿a vosotros no os ha pasado que habéis soñado con alguna persona de Internet antes de haberla conocido en persona?) y la va a imaginar como a ti te gusta, más que nada, porque a ti te gusta. Pero si tú ya eres consciente de que esto ocurre, entonces no hay ningún problema. Yo estuve hablando más de un año con un chico por internet, hacíamos skypes, nos mandábamos fotos y de todo, y finalmente, el día que lo vi, todavía me chocó un poco, pero esa sensación me duró dos minutos, y la última vez que quedé con una persona con la que había empezado a hablar por internet me pasó un poco igual. En persona no es que él fuera mejor ni peor, es que era diferente, y aunque los primeros minutos fueron un poco raros (quizás por parte de los dos) yo diría que la cosa fue bastante bien.

      • http://weloversize.com/mi-cuenta/rebequita/ Rebeca Gómez

        Sí, depende mil titi. Yo he tenido muchas relaciones así y ha ido bien. Pero muchas veces creo que es mejor quitártelo rápido de encima para no sufrir más de la cuenta :) Me gusta mucho cuando hablas sensillo.

    • Tere

      Buenas noches!
      Me viene como anillo al dedo este post. Estoy conociendo a un chico por internet y este sábado vamos a vernos por primera vez. Ha habido mucho cachondeo ya, mucho calentamiento, y además nos caemos genial. Él dice que le encanto, y él a mí también, pero no puedo evitar sentirme súper insegura porque me tiene idealizada, y una tiene sus carnes, su celulítis y sus complejos. Me da miedo no ser lo que esperaba y que sienta que ha perdido el tiempo conmigo. No quiero otra puñalada en mi autoestima. Pero bueno, la seguridad está en la mente, así que a ponerse sexy y a comerse el mundo. Y si no hay tema, pues ya lo habrá, será por peces en el mar!
      Buenas noches guapas!

      • http://weloversize.com/mi-cuenta/rebequita/ Rebeca Gómez

        Tere mucha suerte con tu cita mañana! Por favor, cuéntanos qué tal te fue <3

        • Tere

          Hola chicas! Como dije, el sábado tenía una cita con un chico que estuve conociendo por Internet, y a pesar de todos mis miedos, de todas mis anteriores citas fallidas con gente de la red, fue genial!
          Como siempre, iba arrastrando inseguridad: “¿Estaré más gorda de lo que él piensa? ¿Seré más fea que en las fotos? ¿Le gustaré?” y bla bla bla, (qué os voy a contar que no sepáis de inseguridades).
          Nos encontramos a la salida del metro y le vi. “Bueno, ha llegado el momento. Sonríe, y sé simpática”. Y eso hice. En poco tiempo estábamos hablando como amigos de toda la vida, y entre unas cosas y otras, pasamos del bar a su casa. Aún no me había besado, lo cual me chirriaba, pero me había invitado a subir. “¿Querrá enseñarme los álbumes familiares? ¿Por qué no me besa?”.
          El caso es que, nada más entrar al portal me giró y me dio un beso de película. Se me empañaron hasta las gafas, y siendo poco fina, estaba cachonda perdida. Subimos a su casa, y en poco tiempo pasamos a la acción. Reconozco que me costó un poco desnudarme del todo, ya sabéis, los michelines, las tetas no-perfectas, la celulitis…pero él me transmitió tal seguridad que dejó de importarme, es más, me alabó cosas que yo misma odio (mi pecho, por ejemplo). Fue una noche genial, somos totalmente compatibles en la cama y ambos queremos repetir.
          Así que aquí estoy, más contenta que unas castañuelas y con unas agujetas del 15!
          Un besazo a todas! <3

    

    Login