pexels-photo-307791
  • Sex & Love

    El amor llega cuando menos te lo esperas, pero llega mal

    Share on Facebook189Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    ¿Sabéis eso de que “El amor llega cuando menos te lo esperas”? Pues a veces llega cuando menos lo quieres, o cuando menos lo necesitas, o con la persona menos indicada. En un mundo ideal me llegaría como a una amiga mía, quien después de una larga y tormentosa relación tras la que juró no volver a creer en el amor, conoció al hombre de su vida, que ya se ha convertido en su marido y padre de su hija. O como a otra amiga, quien tras muchos años de amigos en común y de verse mil veces sin pensar en tener algo más, encontró el amor como quien dice, al lado de casa.

    tumblr_myevqyVbsJ1t4mk28o1_500

    Pero no. A veces el amor te llega a destiempo, a veces te llega cuando la otra persona no siente lo mismo, o le llega a esa persona cuando tú no estás emocionalmente preparada para ello. A veces te llega con una persona que ya está enamorada, y no precisamente de ti. A veces te obligas a ti misma a no enamorarte de alguien pero por más que intentes convencerte a ti y a los demás, Cupido hace de las suyas y cuando te quieres dar cuentas estás enamorada hasta las trancas de alguien con quien no vas a poder tener nada.

    Qué bonito sería que todos pudiéramos coordinarnos a la hora de enamorarnos… Qué bonito sería no enamorarse hoy de alguien que se enamoró de ti hace 2 años, pero que ya se ha desenamorado… Qué bonito sería no romperle el corazón a nadie porque no sientes lo mismo que esa persona… Qué bonito sería poder enamorarnos a la vez…

    giphy (35)

    Sin embargo la realidad nos tiene preparadas otras sorpresas, nos tiene preparados llantos, disgustos, desamores… Nos obliga a desenamorarnos de quien no nos tendríamos que haber enamorado en un principio. Y qué difícil es eso de desenamorarse, ¿verdad? Un día de repente, tu corazón hace click y sin haberte dado cuenta estás colado por otra persona. Pero ay, cuánto cuesta darle a rebobinar a ese click y volver al punto anterior en el que no sentías nada por esa persona. ¿Cómo algo que ocurre en un segundo puede tardar tanto en volver a su estado original?

    El amor no siempre llega cuando uno quiere, y eso no siempre es una buena noticia. Cupido podría coordinarse y disparar sus flechas correctamente en vez de hacerlo a lo loco, como si el amor fuera un juego de azar y sólo algunos fueran los afortunados ganadores. Cupido, a ver si atinas, que todos queremos ganar en ese juego de vez en cuando…

    Foto destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login