_niagara-1953-06-g-77661636-ddc4-102e-a30c-0019b9d5c8df
  • Sex & Love

    ¿Es mi relación de pareja tóxica?

    Share on Facebook892Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    ¿Qué te parecería algún día hablarnos sobre las recaídas con los ex; que por muy mal que te traten, siempre vuelves? Luego desaparecen (o desapareces) hasta que uno de los dos busca al otro, y vuelta a empezar. ¿Qué nos dirías? Yo llevo años así y parece que estamos anclados ahí. Ambos lo intentamos con otras personas, pero al final volvemos a caer. Íbamos a intentarlo de nuevo juntos, pero le entró el miedo y me dijo que ya no me quería. Sin embargo después me busca… El otro día me di cuenta de que antes de conocerlo e irme a vivir con él me consideraba una persona feliz. Mi vida cambió el día que lo conocí.

    Quieremesiteatreves_FichaCine

    Hace un par de semanas, una lectora me mandaba este correo. Lo leí atentamente varias veces mientras pensaba en la cantidad personas que pasan por una situación parecida sin saber qué les está pasando y cómo salir de esa espiral que reconocen tóxica.

    ¿Qué hemos hecho mal? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

    Todo era maravilloso hasta que él se terminó convirtiendo en tu peor enemigo y al mismo tiempo en tu mejor amante.

    De algún modo lo sabes; sabes que esa relación ya no te conviene, pero no puedes evitar volver a quedar aunque duela. Hasta que llega un día en que te ves a ti misma buscando ese dolor para calmar el dolor anterior. Un círculo vicioso y dañino que no eres capaz de abandonar aferrada a la esperanza de que algún día todo cambie.

    Sabes que es más fácil consumir esa droga que te aparta de una realidad que no te gusta. También que es más fácil volver a caer en ella que enfrentarte a la realidad y al dolor de la separación; que cuando no tienes esa droga sufres algo parecido a un “síndrome de abstinencia” emocional con intensos deseos de retomar la relación, e incluso con pensamientos obsesivos o síntomas de ansiedad y depresión. Lo que no ves o no quieres ver es que esa relación está condenada a la autodestrucción. Y es que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Cuando ambos miembros de la pareja tienen una forma de sentir y actuar dependiente o pseudodependiente*, es probable que, con el tiempo, se establezca un patrón de relación con apego inseguro que impide que ésta sea satisfactoria a largo plazo.

    ¿Te sientes identificada con lo que has leído hasta ahora? Vamos a hacer una cosa.

    Sin título

    Piensa, ¿cómo te ves dentro de 2 años? ¿Y dentro de 10? Si tu respuesta conlleva seguir con esta persona que te trae de cabeza, entonces pregúntate:

    ¿soy feliz?

    Depositar nuestras ilusiones en objetivos fáciles de alcanzar pero a la vez tan difíciles o estar CASI rozando nuestra meta pero nunca llegar a ella, engancha; mantiene una ilusión constante.

    Que razón tenía aquel que dijo que “de ilusiones también se vive“, porque el ser humano sólo necesita eso: ilusión. Esta ilusión se ha mantenido por mucho tiempo sin llegar a término, obteniendo como consecuencia un agotamiento físico y mental que ha ido aumentando de forma exponencial hasta un “Ya no puedo más“. Y cuando eso pasa sólo queda una opción: cambiar de estrategia.

    Hoy te quiero, pero mañana no“. No te autoengañes más. Pasa página. Es el momento de actuar porque nada va a cambiar si no ha cambiado ya. La relación es tóxica, invasiva y dependiente. Ese vacío que sientes lo volverás a sentir cuando esa persona vuelva a alejarse (porque lo volverá a hacer). La has idealizado y condicionado tu bienestar a ella y a la relación, y esto es lo peor que podrías haber hecho. Tu felicidad no depende de nada ni nadie que no seas tú. Si sola no vas a estar bien, acompañada tampoco. A veces hay que aprender a estar solos para poder estar acompañados, porque por muchos esfuerzos y sacrificios que realicemos, nunca valen la pena si van todos dirigidos a empezar la casa por el tejado.

    Busca ayuda profesional si crees que sola no vas a poder afrontar la situación. Muchísima fuerza y ánimo. Nadie dijo que la vida fuera fácil. Hay que ser fuerte e incluso a veces un poco egoísta y pensar primero en uno mismo, y luego en los demás.

    Y no tengas miedo, esto no te va a suceder de manera sistemática en todas las relaciones. La dependencia se produce en el contexto de una pareja en concreto, no teniendo por qué ser así con el resto.

    Tu-corazon-no-esta-bien-de-la-cabeza-de-Lucia-Etxebarria

    Tu corazón no está bien de la cabeza” Autora: Lucía Etxebarría. (Libro recomendado)

     

    ¿Quieres aclarar alguna duda relacionada con tu relación de pareja o realizarme alguna consulta sobre sexualidad? Escríbeme a [email protected]

     

     

    * Importante aclaración para no dar pie confusiones: Al citar la dependencia o la pseudodependencia me estoy refiriendo a una forma de sentir y actuar, no al “Trastorno de la personalidad por dependencia emocional” que encontramos en el DSM 5, manual diagnóstico que usamos los psicólogos y los psiquiatras en clínica.

    Fuentes:

    http://www.huffingtonpost.es/david-martin-escudero/la-trampa-de-la_b_5919068.html?

    http://es.wikipedia.org/wiki/Dependencia_emocional

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Maria Esclapez

    Psicóloga, Sexóloga Clínica especializada en sexualidad positiva, Terapeuta de Parejas y Sex Coach. Autora de "Inteligencia Sexual. Desarrolla tu potencial sexual, practica sexo inteligente". Ed: Arcopress.

    

    Login