p03dqn61
  • Sex & Love

    Follodrama: De cómo una mamada acabó en potada

    Share on Facebook754Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Le conocí en un concierto. Lo típico, amigo de mis amigos, nos hacemos megaíntimos porque somos unos freaks de Harry Potter. Chupito por aquí y cubatazo por allá, jiji jaja, ay qué mona eres, ay qué bueno estás. Sonaba Arcade Fire y ahí estábamos, perdiéndonos el directo porque decidimos comernos las bocas con todas las ganas y pronto esas ganas dieron paso a la urgencia y la necesidad de comernos algo más que la boca.

    Nos despedimos a la francesa, pillamos un taxi y nos plantamos en su piso. El subidón se nos había bajado un poco por culpa del frío y de estar esperando a nuestro transporte, así que cuando llegamos a su habitación el ambiente no era igual que el del concierto; por eso él decidió romper el hielo y traerse la botella de jagger a los aposentos. “Brindemos, por Harry Potter”. Y lo hicimos, pero unas 3 veces y cuando nos dimos cuenta los chupitos estaban haciendo de las suyas y los cubatas anteriores volvían a resurgir de las cenizas uniéndose a la fiesta.

    tumblr_my4mpfs4lk1sfgj54o1_400

    Yo llevaba una mierda fuerte, pero controlaba; él iba mucho mejor que yo y decidió tocarme. Pero me puse tan nerviosa por no haberme pasado ni una toallita ni nada, que le aparté la mano rollo esquizo y le empecé a comer la polla. Una buena mamada ayuda a relajar el tema y seguro que al acabar podría ir al baño a “refrescarme” el potorro y recibir una buena comida por su parte.

    girl-dance-funny-gif-animation

    Debí haberlo intuido, pero iba tan pasada que ni pensé. Me metí demasiado en el papel y quise demostrarle que mis mamadas eran mejores que las de las pelis porno; empecé a darle a la lengua a tope, y él me dijo que prefería tenerla entera dentro de mi boca. Accedí a ello y él cada vez estaba más empalmado y duro. Empezamos a pillar un buen ritmo y él me cogió de la cabeza como si mi boca fuese un coño enlatado. Y pasó.

    Me la metió tan hasta el fondo que en vez de una arcada lo que salió de ahí fueron todos los chupitos y los cubatas que me había metido. Le vomité en toda la polla, pero es que no podía parar de hacerlo y parecía la niña del exorcista. Él gritando de tal manera que pensé que era una mujer, y yo como una manguera sin control que necesita ser apagada. Acabé, y él se fue gritando al baño bañado en mi vómito y escuché lo que no debía escuchar, a él vomitar.

    gag-me

    ¿Sabéis la peli de los Goonies, cuando Gordi explica que gasta una broma en el teatro tirando una vomitona por el palco y que al final consigue que todo el público acabe vomitando del asco de verse los unos a los otros vomitar? Pues me sentí igual porque me pasó lo mismo, empecé a vomitar de nuevo y él de escucharme vomitaba más. En cuanto me recompuse pillé mi bolso, mi dignidad y me fui sin hacer ruido, con la esperanza de seguir siendo recordada como la fan de Harry Potter y no como la Pottah que le eché en la polla.

    Autor: Ari Pottah.

    Imagen destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login