matthew-leland-nighttime-rockabilly-engagement-1800x1200
  • Sex & Love

    Follodrama: la matanza de Texas

    Share on Facebook93Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Hace muchos, muchos años, me fui a follar a un tío de 40 tacos y yo tenía 23, así que era una perita en dulce, que se dice. Él cantaba en un grupo de Rockabilly y yo me creía la nueva Bettie Page, así que todo apuntaba a mis bragas bajándose en cuanto se acercó a hablar conmigo. Unas cervecitas, unos tonteos, un jaja- jiji, y empezamos a liarnos. Como es lógico, la cosa se puso calentita, pero como estábamos con más amigos, seguimos la fiesta y dejamos lo de follar para más tarde.

    Acabamos en la discoteca más decadente de mi ciudad en aquella época, todos borrachos (y algunos más que eso) y él no paraba de comerme con la mirada, pero yo le hacía la cobra y jugaba con él, como la niñata que era. Nos dieron las 5 de la mañana, cieguísimos ya, y por fin fuimos al coche. Empezamos a comernos por todos lados, estábamos ya mega cachondos, así que decidimos ir a su casa y darlo todo. tumblr_nvt6o7EQ1a1uzvbylo1_400

    Como habremos hecho casi todas más de una vez, me pasé todo el trayecto en coche con la mano en su polla. No parábamos de decir guarradas, estábamos ya a tope. Aparcamos y comenzamos el camino hasta su piso sin dejar de tocarnos, comernos, guarrearnos… La cosa prometía muchísimo, y para una niña de 23 años con muy poca experiencia (pero muy cachonda) esto era muy heavy. Seguimos toqueteándonos a saco en el ascensor, abrió la puerta de su casa y todo estaba, como es lógico, muy oscuro. Pero nosotros seguimos el guarreo sin mirar atrás. Me bajó las bragas en el sofá, empezó a comerme el coño, yo le comí también todo a él… seguimos por el pasillo y, por fin, acabamos en su cama.

    Eran como las 6 de la mañana y ya empezaba a amanecer, y yo no estaba acostumbrada ni a fiestas tan tardías (nunca fui de salir hasta hacerse de día, salvo en contadas ocasiones) ni, sobre todo, a beber tanto como aquella noche, así que, increíblemente, y a pesar de lo cachonda que estaba, llegamos a la cama y no recuerdo ni tenerle encima: no llegó ni a meterme la puntita, que yo ya caí en coma profundo y me dormí. raw

    Un momento tenía su picha en la boca, y lo siguiente que recuerdo es despertarme ya de día. Él también se despertó y me dijo que me había quedado en coma profundo, que le dio mucha pena y me dejó dormir, así que obviamente no follamos (desde aquí doy gracias por haberme topado con un tío respetuoso, porque si es otro… a saber cómo amanezco). El pobre hombre seguía con esperanzas de darme lo mío por la mañana, pero yo sólo quería levantarme y vomitar, así que eso hice. Me fui corriendo al baño y eché hasta la primera papilla. Luego me senté a mear y vi que me había bajado la regla, así que bajona total, le dije que definitivamente teníamos que dejar la fiesta para otro día.

    Al par de horas me escribió para decirme que, por lo visto, la regla me había bajado la noche anterior, porque al ver su casa ya con la luz del día, se encontró TODAS las zonas de la casa por las que habíamos estado magreándonos, manchadas de sangre: suelo, sofá, cama… Así que nada, el pobre hombre no sólo se quedó sin follar aquella noche, sino que encima se pasó el domingo entero limpiando manchas de menstruación mías por toda su casa. Y a mí me dio todo tanta vergüenza que jamás quise volver a quedar con él.

    tumblr_nvx0osDw9D1qdqllqo1_500

    Fdo.: Una loca del coño

    Foto destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a info@weloversize.com.

    

    Login