Queer As Folk / Queer As Folk
USA 2000
Regie: Russell Mulcahy; Kari Skogland
Darsteller: Randy Harrison, Gale Harold
Rollen: Justin Taylor, Brian Kinney
  • Sex & Love

    Follodrama: mierdipolvo con sorpresa

    Share on Facebook77Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Junio de 2017.

    Un pobre chico se atreve por primera vez a abrirse una de las apps para ligar, cansado de estar más en sequía que el chichi de una Barbi. Al minuto de abrir la app empiezan a llegar muchísimos mensajes, lo que sorprende a este pobre ignorante de la vida. No me malinterpretéis, no soy feo ni guapo, por eso me he pasado la mayoría de mi vida siendo invisible a los ojos de los rolletes, por lo que me sorprendió que en la app tanta gente se sintiera atraída por mí. 

    239647bb91f4d39b1f3c9afe50f50fa242a9fbf2_hq

    Uno de estos mensajes me llamó la atención. No parecía como el resto de babosos, era refinado, tenía dos neuronas bien conectadas y era guapo. A medida que hablaba con él me iba interesando más y más y cuando llegó el punto que me dijo de quedar no me lo pensé dos veces y le dije que sí. Quedamos en un centro comercial, nos tomamos algo y hablamos sobre la agricultura y las vacas. No me preguntéis cómo llegamos a esa parte. Aún pienso que me metió algo en el helado.

    Llegó el esperado momento de la vuelta a casa. Yo no tengo coche y él muy amablemente se ofreció a llevarme. Me dejó en una curva cercana a mi casa, bastante transitada, pero relativamente vacía a las tantas de la noche. El beso de despedida se transformó en un rollo de despedida en el que tenía su lengua en mi garganta. Mi cuerpo oxidado volvió a la vida después de tantísimo tiempo sin acción.

    kd9z6v

    Creo que me sentía como el maldito Adonis griego porque me lancé y le ofrecí una buena limpieza a su manubrio. Guiño, Guiño. Obviamente él acepto. Lo di todo al mismísimo estilo peli porno, no duró dos minutos. (Esto me hubiese servido de aviso para lo que vendría después). En el mismo segundo que él terminaba yo me estaba bajando del coche, mis complejos impidieron que llegara a más, así que me fui a casa cojeando de una pierna. Auch. Nada que no arregle una ducha fría y un buen meneo.

    La segunda vez que quedamos nos dejamos de boberías, estuvimos dos minutos comiendo algo y nos fuimos a un sitio apartado para darlo todo en el coche. Al principio empezó bien, toqueteo allí y allá pero mi cuerpo no respondía al verlo desnudo. Era como si estuviese viendo un documental de la dos. Él estaba más duro que una piedra y yo solo podía pensar en llegar a casa y dormir. Era tan malo con lo que estaba haciendo… un tío muy egoísta con menos coordinación que Kesha borracha y más sosainas que el arroz sin sal. Fue un muermo, ni siquiera llegamos a la parte de la penetración porque, sorpresa sorpresa, no duró nada. No estuve ni cerca de una erección pero a él no parecía importarle. Nos vestimos y pa casita. Ascazo total.

    tumblr_o0v1bcCmAn1v1oiu2o1_500

    Nunca más lo volví a ver y doy gracias por ello, pero ahora viene la guinda del pastel. A los dos meses me encontré una pequeña pupa en la punta de la chorra y me saltaron todas las alarmas. Me hice una analítica y efectivamente, el muy hijo de putin me había pasado sífilis… En ese momento odié a ese tío con toda mi alma y con la de algunos más. Afortunadamente todo salió bien y  estoy completamente curado y sin problemas derivados, pero lo que mi historia quiere decir es que hay que tener muchísimo cuidado con el sexo esporádico, las apps para ligar y que el fiarse de alguien que no conoces. Que soy imbécil, pero eso es algo que tengo asumido desde el nacimiento y que las heridas de guerra son parte de la vida y hay que aprender de ellas.

    Anónimo.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login