Sin título-2
Sex & Love

Igual no hay un roto para mi descosido y no pasa nada

Imagen de perfil de Beatriz Emperatriz
Share on Facebook129Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Que decía mi abuela que en esta vida hay un roto para cada descosido. Y digo yo, ¿y si no tenemos nada roto? ¿Si tenemos la camisa preciosa y perfecta?

Yo la verdad es que soy un poco desastre y siempre ando por ahí enganchándome con las cosas y haciéndome agujeros (cada uno que entienda lo que quiera) pero últimamente estoy un poco más cuidadosa con lo que viene siendo mi armario, la verdad.

¿Habéis visto que bien coso?

Toda la vida nos han enseñado que para ser una mujer completa teníamos que casarnos, tener un trabajo, tener hijos y una casa en propiedad. Teniendo eso, ¿quién se iba a quejar? Si es que lo tiene todo, que decían las vecinas de mi pueblo. Mira qué buen partido se ha buscado fulanita, o fíjate, solo le falta casarse ahora que ya tiene trabajo.

¿Por qué cojones hemos tenido que vivir con esa idea en la cabeza? ¿Por qué no podemos concebir que igual ya somos mujeres completas sin ningún hombre que nos complemente? ¿Por qué nuestro ideal de vida tiene que ser el clásico? ¿Por qué tenemos la necesidad de juntarnos con otras personas a nivel sentimental para dar por concluído nuestro ciclo social?

A ti lo que te falta es un buen novio me han llegado a decir. Pues mira no, señora, no me da la gana vivir con sus normas sociales que lo único que me hacen es generarme ansiedad y frustración. No me hace falta ningún roto para mi descosido porque yo solita me apaño y si decido que mi vida la voy a compartir con alguien que sea porque a mí me da la gana y no porque es “lo que toca”.

Vivimos angustiadas con la idea de conseguir una pareja, nos frustramos porque llegamos a la treintena y nuestras amigas empiezan a casarse y a tener hijos porque así está establecido. Pues no. No me da la gana angustiarme por eso, ¡solo faltaba!

Yo seré la que decida qué necesito en mi vida para sentirme realizada. Yo seré la que decida cuántas veces quiero cambiar de pareja o de bragas y no la maldita sociedad.

Seamos libres joder, libres de pensamiento, de sentimiento. Dejemos de buscar consuelo en las normas sociales medievales que parecen imperar. Disfrutemos de la vida y lo que tenga que llegar, llegará. Porque solamente siendo libres podremos disfrutar de nuestra plenitud.

Imagen de portada: Photo by Cole Patrick on Unsplash



Login