• Sex & Love

    Mi amor no cabe en tus normas

    Share on Facebook427Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Vínculos, pareja, deseo, amor.  Muchas palabras que parecen girar en torno a una misma realidad, pero que nombran partes íntimamente relacionadas aunque diferentes de un concepto que podemos definir como las múltiples maneras en que dos (o más) personas son capaces de entenderse y construir, en positivo.

    ¿Relación estable? ¿Folla – amigos? ¿Rollo? ¿Novios? ¿Matrimonio?. Etiquetas que intentan marcar los límites y perversiones de estructuras que, en muchos casos, son consideradas como inmóviles en el tiempo, y cuya transformación puede conllevar una crisis irremediable, una ruptura o un proceso de dolor que desgarra corazones y rutinas. “Ya no le quiero como antes” o “las cosas han cambiado” son frases catalogadas automáticamente como “de alerta” por medios de comunicación, test pseudocientíficos, o supuestos profesionales iluminados por teorías más vinculadas al capitalismo emocional que al desarrollo de la potencialidad afectiva.

    Claro que no le quieres como antes. ¡LOS SENTIMIENTOS EVOLUCIONAN Y SE MUEVEN, COMO LA VIDA!

    ¿Amigxs?

    Resulta (muy) difícil vivir en lo líquido en una sociedad que, a pesar de estructurarse bajo supuestos que obvian totalmente la estabilidad económica, política o social, parece llevar por estandarte un concepto de “familia” que poco o nada tiene que ver con las realidades de las mujeres y los hombres que las forman. Relación de pareja para toda la vida, monógama, que controle más que transforme, y que garantice una seguridad basada en la perpetuación de roles de género.

    Y si NO queremos situarnos en este paradigma… ¿Estamos condenados a sentirnos inseguros para siempre? ¿A no poder demandar afecto o respeto en público? ¿A que nadie nos reconozca como “su otro significativo”? ¿A esconder nuestros sentimientos, por el simple hecho de que lo que construimos es algo diferente a lo que las superestructuras legitiman como “legal” o “correcto”?

    Lazy Girls by Autumn Sonnichsen

    Y aquí llega un problema social, una dificultad añadida a la construcción de relaciones cambiantes y flexibles: ¿Dónde quedo YO? ¿Cómo expandirme apreciando mi libertad, pero demandando el cariño que necesito a la persona que deseo y amo? ¿Cómo entenderme en cada momento, decidiendo lo que quiero, actuando con coherencia y respetando las emociones de las personas que me rodean?

    La idea está clara: el reto es sobrevivir a un mundo de explosiones que puede dar miedo… pero cuya potencialidad es demasiado excitante (física, mental, intelectual… y demás -mente) como para no correr ese riesgo.

    Experiencias, momentos,”exigencias del guion”, filias personales… ¿Qué es lo que a ti te hace sentir que tu amor está fuera de sus normas?

    (Foto de cabecera perteneciente a la sesión “Blade runner” de Ludovic Taillandier)

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Soraya Calvo

    Pedagoga y sexóloga asturiana probando suerte como profesora e investigadora universitaria. La educación sexual no consiste en enseñar a follar, si no en ayudar a vivir.

    • Pingback: 5 ideas para rebelarte contra el sistema (emocional) - WeLoverSize.com()

    • Laura

      Se me ha quedado corto el artículo. Me hubiese gustado leer más. A ver si sale la segunda parte, no?

      • Soraya Calvo

        Estamos trabajando en ello 😉

    • http://pixonsalvaje.deviantart.com/ Paloma

      muy interesante!
      justo ahora me encuentro en una relación con mi antiguo mejor amigo, somos novios? no, somos amigos? tampoco, es difícil, yo a veces le pido un poco mas de cariño y el no esta seguro de lo que siente, es un caos de sentimientos
      en algunos momentos del día me da igual y estoy bien en nuestra situación, a veces quiero mas y a veces quiero menos
      terremoto de sensaciones, pero sinceramente, cada mensaje suyo merece la pena, así que aquí seguimos al pie del cañón xD

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/soraya-calvo/ Soraya Calvo

      Las dos libertades tienen que conjugar, y por supuesto las dos (o tres o cuatro o…) personas deben de estar de acuerdo. Por otro lado, la seguridad y la confianza en el otro o en la otra es una de esas cosas que hay que trabajar, así como los pactos y los consensos :)

    • Manu

      El problema es que la persona que desees o amas también tiene la libertad de valorar tu punto de vista y aceptarlo o no, apostar por una persona que da la sensación de que se va a evaporar en cualquier momento o tener que compartirlo no es fácil, es una sensación de que puedes contar con algo pero no. Una relación en la que cada uno tenga su libertad y tenga tiempo para hacer lo que quiera es necesario e incluso ideal, pero si te tomas la libertad de hacer algo que no estaba pactado la otra persona tiene la libertad de mandarte a la mierda, no sé, es de estos debates que durarían horas

    

    Login