mujeres-de-treinta
  • Sex & Love

    Mujeres de treinta: lo tenemos todo

    Share on Facebook1,942Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Tenemos treinta y lo tenemos todo.
    Treinta y dos. Treinta y seis. Treinta y trece, da igual: lo tenemos todo.

    Tenemos la vida organizada, los pies en la tierra y la cabeza bien amueblada (con muebles del IKEA, pero muebles al fin y al cabo). Tenemos señoras que nos limpian el piso una vez por semana, el autoestima colocado, seguro dental y la GHD. Hemos vivido entre crisis y crisis –económicas y emocionales– pero nos hemos agenciado una vida sin renuncias: un trabajo que nos paga, un destino nuevo cada Agosto, cañas en Chueca, copas en Malasaña, resaca en Chamberí. Vivimos de alquiler porque no nos atamos a la tierra (no nos atamos, y punto) y compramos mes a mes la libertad de poder marcharnos cuando nos venga en gana.

    Tenemos tripa y papada, arrugas y canas, pelos enquistados, heridas. Se nos han caído las tetas pero nada de eso importa, porque somos muy lo más y todo el resto es muy lo menos. Tenemos un Máster en el currículum, cenitas delis los sábados y un pito distinto cada tanto entre las piernas (y que apenas deja huella en el colchón luego de follar a gustito y marcharse). Nos hemos enamorado: hemos perdido, hemos ganado, nos han roto el corazón y hemos roto otros tantos. Olé nosotras, currantas, fuertes, canallas, tercas, borrachas, vulnerables. Somos superhéroes (no hay otra palabra) y cada mañana nos ponemos las bragas de Star Wars para que la fuerza nos acompañe.

    Hasta el día aquel en que no nos acompaña la fuerza
    la cabeza se nos desamuebla
    y pensamos por un instante breve (a veces tan solo unos segundos)
    Que quizá no tengamos nada.
    No sé vosotras, pero a mí me pasa todo el rato.

    A veces pienso que no tengo nada porque creo que todo aquello que le dará sentido a mi vida está aún por venir. Me mato buscando espacios que me impulsen a ese destino (el que sea, pero que sea el mío) y a veces temo que quizá no exista. Que no haya más. Que no haya un destino como tal, que el destino sea esto, gracias por concursar, next. A veces pienso que quizá he vivido una vida sin renuncias pero que en el camino hayan tantas cosas que han renunciado a mí: oportunidades. Trabajos. Hijos. Parejas. A veces miro mi móvil (ese cementerio de relaciones muertas) y me pregunto si ahí, enterrado, me habré dejado algo importante. Si quizá le haya hecho demasiada profilaxis al corazón y ya no tenga ni idea de dónde está aparcado en tantos aspectos.

    A veces pienso que no tengo nada porque siento que no vivo una vida escrita por los lápices de la normalidad: el novio del insti, la boda en primavera, la hipoteca a 30 años, los hijos en el concertado. Miro a mamá y papá, amándose tanto, dos adultos que a mi edad tenían la vida resuelta y yo, pues yo he dejado el resolverla para mañana. Pienso que no tengo nada cuando me ronda la cabeza la pregunta de qué mierda estás haciendo con tu puta vida, Mari. A donde coño vas. Con tus años y tu piso y tus tetas y esos pelos. A dónde. ¿Qué es lo que quiero? Quizá haga falta irse lejos (otra vez), empezar de cero. Pero a dónde.

    Yo no sé vosotras, pero yo sigo sin tener ni puta idea.

    Esta es mi historia, pero podría ser la de cualquiera de vosotras, mujeres de treinta. Una historia en la que lo tengo todo y a la vez, no tengo nada. Unas cuantas páginas escritas pero muchos folios en blanco. Una historia en la que, cagada, aprendo a asumir día a día la incertidumbre de todo. Una historia en la que me pinto los labios de rojo y salgo a la calle a dejar que las cosas (las buenas, las malas, los fracasos, los triunfos) me pasen. Por si suena la flauta. Por si encuentro algo que hasta ese entonces no sabía que estaba buscando.

    Hoy me he despertado con resaca, sola, desorientada. Y en un momento breve de lucidez he recordado que las mejores cosas de mi vida me han pasado cuando pensaba que no me estaba pasando nada. Quizá esté ahí mi felicidad, entre pitos y flautas.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mariella Villanueva

    (Lima, 1980) Escribo porque me permite abrir una puerta o cerrarla para siempre. Escribo porque es más barato que ir al psiquiatra. Escribo porque no sé, y quiero saber. Escribo para perder los escrúpulos y gritar cosas que yo nunca gritaría. Escribo porque cuando escribo miento y cuando miento, digo la verdad. Escribo porque escribir es una forma de nostalgia. Escribo porque no sé hacer nada más.

    • Helen

      Genial! Siempre aciertas, soy adicta a tus posts :)

    • Lorena Barjola

      Un beso tamaño máximo por el empujón q acabas de darme

    • Eva Luque Marin

      Me ha encantado… es realmente como me siento. Muchos dias arriba, y muchos otros abajo pensando en que “tengo la casa por barrer”…

    • Laurisima del Paraiso

      Totalmente de acuerdo,lo tenemos todo y a veces de la sensación que no tenemos nada. Yo me siento como tú constantemente. Cada día más me gustaría escribir en este blog de amigas que cuentan los pensamientos de muchas de nosotras. Con 30 y fabulosa.

    • Isa Peña

      Pues tu imaginate las que tenemos 30 y un trabajo de mierda que no nos permite ni el pisito de alquier, seguimos viviendo con nuestros padres, tus amigas estan todas casadas o con novio y tu no tienes ni un follamigo ni nada. Y nada de cenitas guays los sabados. NADA.

    • Myriam

      Si lo hubiera escrito yo, no me sentiría más identificada. Grande!

    • Ana G. Ruiz

      pedazo de post con cancionzaca incluida!!

    • Marta

      Parece que has relatado como me siento en estos momentos! Me siento muy identificada con ello. Enhorabuena por el artículo. Voy a seguir buscando mi rumbo ” entre pitos y flautas” :)

    • Raquel Venancio

      Buf. O mejor dicho: BUF.

      Treinta y cuatro. Después de una gran crisis personal. O más bien dos: una solapada con la otra porque nunca me gustaron las cosas a medias. Labrándome la salud día a día. Re-labrándome un futuro con los codos hincados en la mesa de nuevo (aunque creo que nunca dejé de hacerlo. ¿A qué edad se deja de ser estudiante?). Ahora tengo menos que nunca, porque poco más que el colchón en el que duermo puedo decir que es mío.

      Me he pasado años pensando que siempre estará por venir lo mejor de mi vida, y no me daba cuenta de que estaba viviendo lo mejor de entonces.

      Quizá me hizo falta que todo se rompiera para poder seguir adelante.
      Ahora, con más estrías y con arrugas que se anuncian,me quiero más que nunca.
      Ahora, que dudé de mi capacidad, sé que puedo hasta el infinito (y más allá)
      Ahora, aunque a pesar de todo no dejen de preguntarme “paracuandolaboda”, “paracuandolosniños”, “paracuandoladieta”, es cuando menos prisa tengo por todo. Está siendo divertido estar conmigo misma a tiempo completo. Bueno, y con él. Porque hay una pequeña gran verdad: él está ahí. Ha estado ahí todo el rato. Y cuando todo se cae pero decidís seguir en pie, tenéis la increíble oportunidad de decidir cómo y cuándo queréis hacer las cosas.

      La sensación de pérdida es la peor manera de desprestigiar la cantidad de cosas bonitas que nos pasan todos los días. A los treintañeros nos contaron que la vida era correr a por un premio y es la peor mentira que nos pudieron colar.
      Yo he decidido dejar de correr: me va mejor sentarme a tomarme esa caña o ese vino que me “presta la vida”. Con todo el tiempo del mundo.

      PD: mal momento para tu texto, que mira que tostones puedes provocar 😀
      Gracias

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Gracias a ti por leer :) Me quedo con esto: “Me he pasado años pensando que siempre estará por venir lo mejor de mi vida, y no me daba cuenta de que estaba viviendo lo mejor de entonces.” Muak!

    • http://espandetumente.com/ Cristian Rodriguez Gutierrez

      un pito distinto cada tanto entre las piernas (y que apenas deja huella en el colchón luego de follar a gustito y marcharse).
      Totalmente de acuerdo. Que buen post. Me pasaré más por tu blog.
      Saludos

    • http://espandetumente.com/ Cristian Rodriguez Gutierrez

      Hola buenas tardes Marsella, tienes un blog muy bonito y curioso. Felicitaciones.

      Te quería hacer una pregunta, ¿que plug-ins utilizas para compartir por las redes sociales pero desde el móvil.
      Gracias y saludos, besos

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Hola Cristian, gracias! Sobre los plugins no lo sé, no administro el blog, soy una colaboradora :)

        • http://espandetumente.com/ Cristian Rodriguez Gutierrez

          Vale muchas gracias Mariella. saludos

    • Annie Doors

      ❤️❤️❤️

    • http://www.glopdesign.com/ Elena

      ¡Me ha encantado, es una maravilla leerte! Me quedo con “aprendo a asumir día a día la incertidumbre de todo”. La vida de nuestros padres es imposible para nosotras, hace tiempo aprendí a vivir sin hacer planes a muy largo plazo porque no servía de nada. En realidad nos quejamos de vicio porque la vida es mucho más emocionante así 😉

    • Chopicita

      A veces me pasa que miro a mi alrededor y veo gente de mi edad y de mucha menos con vidas hechas, estables… trabajos buenos, casas buenas, coches caros, hijos y cenas familiares y me pregunto ¿pero yo no debería querer todo esto? Pues mira, resulta que no. A pesar de tener pareja hace diez años no tengo hijos, no me caso, no me hipoteco y si no fuera necesario ni firmo cuando paso la tarjeta. A mis tiernos 34 añitos prefiero saber que un día puedo levantar el campamento y huir (no sería la primera vez) y empezar en otro lado. ¿Lo bueno de nuestra edad? Que a pesar de ver todo eso.. quizá si no lo tenemos es porque realmente no nos ha dado la gana. La gente ‘normal’ a veces está deseando lo que nosotras tenemos…

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        The grass is always greener on the other side of the fence, como dicen en inglés. Qué fantástico es empezar a verlo súper verde y bonito en nuestro propio jardín <3

    • http://www.mamanoleas.com/ Gwen Mamanoleas

      Tal cual… Un gran artículo, con verdades que a veces nos duele reconocer pero que no por ello son menos ciertas.

    • Leo

      Uy, ya quisiera yo la mitad de cosas que tienes. Lo único estable que tengo en mi vida es la pobreza, la precariedad laboral, emocional y el no llegar no ya a final de mes, sino a principios de mes.
      Eso sí, me me ha gustado mucho el post.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Ánimo. Precisamente las cosas materiales son lo menos estable que tenemos… vamos a por las cosas verdaderamente importantes!

      • Mary Maria

        No sé por qué no hay artículos sobre la gente de 30 y pico que está o ha tenido que volver a casa de sus padres porque no tiene curro ni un puto duro. Que la hay eh, con estudios y demás… y sin pareja también, venga, el lote completo! O quizás soy una pringada de campeonato y varios de mis amigos…

    • Sara P.

      ¡Maravilloso cómo lo expresas! Creo que reflejas muy bien a un gran espectro de gente, aunque entiendo que lo acotes en torno a los 30. También te digo que la gente que vive “en la vida escrita por los lápices de la normalidad” tienen la misma clase de problemas existenciales, y creo que todo se resume en que simplemente somos inconformistas y nunca todo lo que hagamos va a ser suficiente, siempre va a faltar ese algo que no sabemos qué es. Es una mieeeeerd*, pero a la vez te impulsa a no parar.

      Pero sobre todo me quedo con esta frase (Que no me he tenido que dar hostias ni nada en la vida para acabar dándome cuenta de ello) “que las mejores cosas de mi vida me han pasado cuando pensaba que no me estaba pasando nada”.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Por naturaleza somos exploradores, y siempre estamos buscando algo (aunque no sepamos qué.)…

    • Cristina Sanía Taboada

      Me flipa lo que escribes, siempre. Pero lo que acabo de leer…has puesto palabras a algo que siento desde hace muuuuchos meses y no conseguía expresar, pensando que era la única, que estaba sola. Gracias!

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Gracias a ti por leer, Cristina :) No estamos solas!

    • Elisabeth Morales

      Que sepas que me ha hecho llorar… es que me has tocado la fibra. Por otro lado también me ha hecho sentir que claro que no, coño, que no estoy sola.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Solas jamás, estamos todas en esto. Y créeme que yo me rompí un poquito al escribirlo también…

    • Mercedes

      Precioso, me ha encantado y me ha tocado muy hondo.

    • Sarah

      Mi vida. Tal cual.

    • Noelia Jiménez Yepes

      A veces se pierde el rumbo sí… La culpa la tienen los convencionalismos que se encargan de recordárnoslo. Yo tengo la suerte de tener mi timón: mi hijo. Para muchos es un decimal, un régimen de visitas, una pensión alimenticia. Eso ha hecho que el género masculino, de uno u otro modo, para mí, haya perdido valor. Alguna vez me pierdo, y me enamoro, o eso creo. Pero al mínimo desplante, a la mínima falta de consideración, me retraigo y escucho lo que mi timón tiene que decirme sobre su superheroe favorito de turno. Y entonces entiendo que soy feliz.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Así sí!

    • Amanda Lzn Pzs

      Impresionante Mariella! no suelo comentar mucho, pero me has tocado la fibra!

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Yo es que sigo con todas las fibras tocadas, jajaja!

    • Rebeca Loversize

      “Vivimos de alquiler porque no nos atamos a la tierra (no nos atamos, y
      punto) y compramos mes a mes la libertad de poder marcharnos cuando nos
      venga en gana.”

      Te quiero.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Y yo a ti, cuando vuelvas a los Madriles os venís todas a mi piso alquilao de cenita :)

    • Mado

      Aaaaamén, hermana… <3

    • http://xarcadex.tumblr.com xArcadex.tumblr

      “A veces miro mi móvil (ese cementerio de relaciones muertas)” d( ❛ᴗ❛ )
      Te robo esa frase

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        De robos nada, prestadita nomás 😉

    • Sartpo

      Precioso! seguiremos esperando que pase algo cuando en realidad sucede todo. Gracias

    • Mireia

      Me ha encantado. ¡Muchísimo!
      Me ha hecho catacrac dentro.
      Escribes TAN bonito.

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Me hice catacrac yo al escribirlo, no te digo más. Gracias guapi :*

    • analactea

      Maravilla en mayúsculas amiga!

      • http://www.sonmishistorias.com Mariella Villanueva

        Muákote!

    

    Login